Skip to main content

Noticia

Motor

Las ciudades españolas toman la iniciativa sin esperar a la DGT y reducen su velocidad a 30 km/h

Ciudades a 30

Hay una fórmula para conseguir rebajar los más de 200 atropellos mortales que, cada año, tienen lugar en las calles de las ciudades españolas. Una manera con la que los accidentes se reduciría en un 40% y los niveles de contaminación atmosférica y acústica bajarían. Una solución que ya se ha aplicado a lo largo y ancho de nuestra geografía: más de la mitad de las capitales de España han limitado a 30 km/h la velocidad de sus calles.

Cómo pedir cita previa en la DGT

No han querido esperar a la reforma del Reglamento General de Circulación con la que la Dirección General de Tráfico (DGT) pretende mejorar la seguridad vial de las urbes: 28 de las 51 capitales de provincia ya cuentan con estos límites en una parte o en todas sus calles. Y entre ellas destacan dos: Pontevedra y Bilbao. La localidad gallega fue una de las primeras en tomar esta determinación y desde 2011 no ha fallecido nadie por esa causa. La ciudad vasca ha sido la primera con más de 300.000 habitantes que ha limitado todo el casco urbano.

Ciudades a 30

Aprovechar la desescalada

No son las únicas. Barcelona fue la pionera cuando decidió rebajar el listón en 2007; ahora, trece años después, ha incluido vías secundarias con más de un carril por sentido para, en 2021, instaurar esta norma en el 75% de su dibujo urbano. Valencia se unió en 2019 aplicándolo en el 64% de sus calles y Madrid, Málaga, Murcia o Zaragoza han hecho lo propio en la última década.

Si hacemos las cuentas en esta enumeración no están las 28 capitales de provincia a las que hacíamos referencia antes. Las últimas en llegar lo han hecho aprovechando la pandemia del coronavirus: el confinamiento domiciliario del primer Estado de Alarma y la desescalada fueron los momentos clave para que lugares como A Coruña, Albacete, Alicante, León, Córdoba, Lleida, Palma de Mallorca, Palencia, Santander y Tarragona se convirtieran en Ciudades 30. Granada lo intentó, pero echó marcha atrás por la imposibilidad de controlar la velocidad, Valladolid, por su parte, sólo lo hace cuando hay episodios de alta contaminación y Ávila está estudiando su aplicación.

Ciudades a 30

¿Por qué a 30 km/h?

La reforma de la DGT llevará este límite genérico de 30 km/h únicamente a las ciudades y a aquellas vías que sólo tengan un carril por sentido. ¿Qué razones tiene para ello? En 2018 el 47% de los accidentes que ocurrieron en estas calles fueron atropellos y en ellos, 232 personas perdieron la vida. Pasar de 50 a 30 supone bajar la probabilidad de muerte cinco veces.

Hay más datos que apoyan la decisión ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), si en un atropello el vehículo va a 30 km/h la probabilidad de que el peatón muera es del 10%. Si circula a 50 km/h esa cifra crece hasta el 50%. Además, la distancia necesaria para detener un coche que va a esta velocidad es de 30 metros: si va a 20 kilómetros menos ese espacio se reduce a catorce metros y el accidente se puede evitar más fácilmente.

Seguridad vial aparte, la ciencia señala que las Ciudades a 30 son más caminables porque hay menos coches, menos ruido y más espacio para el peatón y el ciclista. Algo especialmente relevante si tenemos en cuenta que parte de nuestra buena salud depende de una movilidad activa que implica andar más y movernos más en bici para no sólo controlar la condición física, también mantener a raya enfermedades como la diabetes o la hipertensión.

Etiquetas:

seguridad vial DGT

Y además