Skip to main content

Noticia

Baches creados por las lluvias duplican los riesgos de reventón en 22 millones de coches

Los baches provocados por las lluvias han duplicado los riesgos de reventón en 22 millones de turismos
Las lluvias caídas sobre la red viaria española en las últimas fechas han elevado el número de socavones peligrosos para los neumáticos en más de un 165 %.

Los baches provocados por las lluvias han duplicado los riesgos de reventón en 22 millones de turismos. La colisión violenta de cualquier rueda con un socavón causado por las lluvias torrenciales castiga tanto la estructura interna de la cubierta como su banda de rodadura, recuerdan los especialistas del distribuidor que comercializa anualmente 2.000.000 neumáticos de reposición en más de 20.000 talleres especializados. Dichos daños pueden extenderse hasta la llanta, comprometiendo gravemente la estanqueidad del conjunto.

La plaga de neumáticos dañados por choques contra agujeros en el asfalto en 2018 ha lanzado una señal de alarma por lo que el Director General de Grupo Andrés, Eduardo Salazar, recomienda a los automovilistas: “Valorar primero los daños en la cubierta de la mano de los especialistas de un taller. Si el veredicto es negativo debe procederse a la sustitución de los dos neumáticos del mismo eje”. Para añadir: “Es la única solución posible para prevenir un reventón, que podría originar un accidente grave por pérdida de control del vehículo”.

Siete atenciones capitales con los baches traicioneros

  • Frene al máximo cuando descubra uno de estos baches en la trayectoria de su coche. Se trata de reducir, en lo posible, el impacto de cualquier rueda contra los bordes del socavón.
  • Revise la rueda golpeada nada más producirse el incidente. Busque las huellas del impacto en la banda de rodadura, en los flancos de la cubierta y en la llanta.
  • Si percibe visualmente cualquier tipo de daño consulte con su servicio de ruedas de confianza.
  • Desconfíe si siente el menor traqueteo en el volante o si percibe que lleva el volante ligeramente girado hacia uno u otro lado cuando el coche avanza en línea recta.
  • En caso de daños graves que impliquen la sustitución de un neumático cambie las dos ruedas del mismo eje.
  • Si el golpe es muy violento tendrá que sustituir también la llanta, ya que puede perder su estanqueidad, con pérdidas peligrosas de presión de inflado.
  • En situaciones extremas, aquellas en las que el bache genera un accidente de inmediato, reclame oficialmente a la Administración responsable de la vía.

La proximidad del primer gran viaje vacacional del año, Semana Santa, en el que se cubrirá un alto número de kilómetros por vías rápidas y con el coche cargado, impone esa revisión minuciosa de las cubiertas. Es una tarea imprescindible si se ha chocado con uno cualquier de los millones de socavones aparecidos en el asfalto durante los últimos días.

Y además