Skip to main content

Noticia

Competición

Alonso gana sus segundas 24H de Le Mans y el campeonato

Alonso gana en Le Mans

Fernando Alonso gana por segunda vez las 24 Horas de Le Mans 2019 y se proclama Campeón del Mundo de Resistencia 2018/2019.

Fernando Alonso ha conseguido su segunda victoria en las 24 Horas de Le Mans 2019 junto a sus compañeros en el Toyota TS050 Hybrid número 8, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, y se ha proclamado Campeón del Mundo de Resistencia de la supertemporada 2018/2019. Su coche no tuvo el ritmo suficiente en la carrera como para plantar cara al favorito, el Toyota TS050 Hybrid número 7, pero un problema mecánico en este coche a una hora del final puso en bandeja el triunfo al prototipo de Alonso.

Te puede interesar: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

La andadura de Fernando Alonso en el WEC, el Mundial de Resistencia de la FIA, ha terminado con la consecución de un nuevo título por parte del piloto español. Su segunda victoria en Le Mans ha servido para sellar la consecución del que es el cuarto título mundial del asturiano tras los logrados en Karting (1996) y Fórmula 1 (2005 y 2006).

Una carrera cuesta arriba desde el principio

A diferencia de 2018, Fernando Alonso no ha contado esta vez con un coche capaz de luchar por la victoria contra su mayor rival: su coche hermano, el Toyota TS050 Hybrid número 7. El Toyota con dorsal 8 de Alonso, Nakajima y Buemi no tuvo el ritmo de sus compañeros de box desde el inicio. Por algún motivo, el prototipo alcanzaba una menor velocidad punta (entre 5 y 10 km/h menos) que el otro coche y eso le hacía imposible luchar por el primer puesto en condiciones normales.

Salida de las 24 Horas de Le Mans 2019

Fernando Alonso lo dijo tras su primer relevo, después de rodar Buemi: “El otro coche es más rápido, es muy difícil seguirlo por prestaciones. Esta mañana en el calentamiento descubrimos que perdíamos 5 km/h en las rectas. Necesitamos suerte para ganar la carrera. Por el momento no hemos asumido riesgos, intentaremos asegurar el podio”.

El único momento en el que el Toyota #8 consiguió colocarse en cabeza de carrera fue a media tarde del sábado, entre las ocho y las nueve de la tarde, beneficiado por la llegada de la lluvia y la aparición de varios coches de seguridad por diversos accidentes. El más fuerte, el de Thomas Laurent con el Rebellion Racing. Entre tanto, Kazuki Nakajima llegó a colocarse en cabeza en varias ocasiones, una de ellas aprovechando un error de “Pechito” López 

Toyota de Fernando Alonso en Le Mans

Una vez estabilizada la carrera, después de unas paradas en boxes y sin diferencia entre coches, Mike Conway salió por delante de Sébastien Buemi en una parada a las once de la noche y se colocó en cabeza de carrera. Desde entonces, la victoria para el coche número 7 no peligró en ningún momento.

La historia del coche más rápido de la historia en Le Mans

El enfado de Fernando Alonso y la "imposibilidad" de luchar por la victoria

Durante la madrugada de Le Mans hubo tensión en Toyota. Se esperaba con ansia el relevo nocturno de Fernando Alonso, que tan bueno y crucial fue para que consiguiera la victoria en Le Mans 2018. El español se preparó para subirse a las dos de la madrugada en el lugar de Sébastien Buemi, pero Toyota decidió mantener al suizo durante una tanda de vueltas más.

Esto provocó un gran enfado en Alonso, que ya tenía el casco puesto y tuvo que esperar nada menos que cuarenta minutos hasta regresar al cockpit del Toyota TS050 Hybrid. La televisión captó el momento.

 

 

Alonso no pudo hacer milagros con el TS050 Hybrid. Su ritmo no fue mejor que el de “Pechito” López y solo pudo recortarle unos pocos segundos. Además, tuvo que hacer una parada extra para que los mecánicos de Toyota cambiaran la puerta derecha de su prototipo, donde pensaban que residía parte del problema durante la carrera. Además, cambiaron la parte delantera y trasera del coche en varias ocasiones, modificando los reglajes para intentar mejorar el rendimiento.

Cuando se bajó del coche, Alonso perdía más de un minuto con respecto al Toyota número 7, una diferencia que luego se amplió hasta más de dos minutos con Buemi y Nakajima al volante. La estrategia estaba clara desde entonces: no atacar, no arriesgar y asegurar el segundo puesto en el podio, que les valdría para ganar el título mundial de resistencia. Todo lo que fuese forzar la máquina, podría acabar mucho peor. Pero nunca tiraban la toalla, manteniéndose todo lo cerca que podían del líder a pesar de sus problemas, y eso al final fue clave.

Toyota en tráfico

Los otros dos pilotos españoles en las 24 Horas de Le Mans, Miguel Molina y Antonio García, tuvieron peor suerte y el mediodía del domingo ambos ya estaban descartados en la pelea por la victoria en LMGTE Pro. El primero de ellos tuvo que abandonar por un problema en el motor de su Ferrari y el segundo perdió toda opción de victoria por un error de su compañero Jan Magnussen cuando luchaban por la victoria.

Parecía que ningún español subiría a lo más alto del podio, pero... en Le Mans todo puede pasar hasta el último segundo.

¡Pinchazo del líder a una hora del final!

Toyota de Fernando Alonso en Le Mans

Cuando faltaba solo una hora para el final de la carrera, el coche número 7 sufrió un pinchazo y las 24 Horas de Le Mans cambiaron absolutamente cuando menos se esperaba. El líder cayó a un minuto del coche número 8, el de Alonso, que se colocó entonces en cabeza. A falta de 28 minutos, una rápida parada en boxes del coche número 7 permitió que José María "López" volviese a ser el líder de la carrera, con la duda de si tendría que volver a parar y de si habría órdenes de equipo a su favor.

A falta de veinte minutos para el final, el 7 volvió a parar en boxes y el coche 8 recuperó la cabeza de la carrera con Nakajima al volante. A López le dijeron desde el box que "trajese el coche a casa", un mensaje con el que claramente le indicaban que no atacase al número 8, el de Alonso, dejándole vía libre para ganar la carrera.

Fernando Alonso, Campeón del Mundo de Resistencia

Alonso celebra su victoria en Le Mans

A las 15:00h de la tarde los Toyota TS050 Hybrid 8 y 7 cruzaron la línea de meta en la primera y segunda posición de las 24 Horas de Le Mans 2019. De esta forma, Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi ganaban sus segundas 24 Horas de Le Mans consecutivas por delante de Kamui Kobayashi, Mike Conway y "Pechito" López, al que un pinchazo le impidió ganar. Al mismo tiempo, los integrantes del coche 8 (Alonso/Nakajima/Buemi) se proclamaban Campeones del Mundo de Resistencia de la supertemporada 2018/2019. Para Alonso, que no continuará en el WEC el año que viene, la relación con Toyota ha sido muy productiva.

Victoria de Alonso en Le Mans

El español se marcha del certamen de resistencia con el triunfo en las dos 24 Horas de Le Mans y en otras tres carreras más, con dos segundos puestos y con un título merecido, fruto de una intensa batalla con el otro Toyota.

Fernando Alonso seguirá ligado a Toyota de alguna forma en el futuro. Es una incógnita dónde competirá ahora el español, pero todo apunta a que se lanzará a una nueva aventura en su carrera deportiva, que podría llamarse Dakar.

Primeras declaraciones de Fernando Alonso tras ganar en Le Mans

Imágenes: Toyota/Motorsport Images

Lecturas recomendadas

Y además