Skip to main content

Noticia

Motor

Una ciudad alemana prohíbe los coches eléctricos en los aparcamientos subterráneos

Alemania prohíbe los coches eléctricos en los aparcamientos subterráneos

En 2020 y comparando los datos con los del año anterior, en Alemania se triplicaron las ventas de coches eléctricos con unas 194.000 matriculaciones tal y como informó la Autoridad Federal de Transporte a Motor (KBA). Ahora, algunos de esos conductores puede que se encuentren con una nueva traba: la ciudad de Kulmbach ha prohibido los coches eléctricos en los aparcamientos subterráneos debido al riesgo de incendio de sus baterías.

Así será la mayor estación de carga ultrarrápida de España: 20 coches eléctricos 'listos' en 15 minutos

Tal y como explica la web Infranken.de, no hace mucho se produjo un incendio en un parking originado por un Volkswagen Golf. Aunque no era la versión eléctrica del compacto alemán, cuando terminaron las obras de restauración de las instalaciones (que duraron cinco meses y costaron 195.000 euros) y éstas volvieron a abrir, los usuarios se encontraron con una nueva normativa: los coches eléctricos ya no eran bienvenidos.

Alemania prohíbe los coches eléctricos en los aparcamientos subterráneos

El departamento de Ingeniería Civil de esta ciudad alemana situada al lado de Núremberg ha establecido que, en el futuro, “los vehículos eléctricos e híbridos ya no podrán aparcar en un parking subterráneo”. ¿A qué se debe esta decisión? Al riesgo de incendio… a pesar de que las posibilidades de sufrir este tipo de incidente en un modelo cero emisiones son más bajas que en uno de combustión interna.

Los incendios de los coches eléctricos

Aunque las estadísticas son inferiores, existen. No obstante, las autoridades de Kulmbach han añadido una explicación más técnica a su determinación. Las baterías de los coches eléctricos suelen ser de iones de litio y cuando se incendian, el procedimiento para extinguir el fuego no es el habitual: hay que dejar que se quemen.

Alemania prohíbe los coches eléctricos en los aparcamientos subterráneos

Esto se debe a que es una reacción química: sólo pueden enfriarse, no extinguirse. Razón por la que, en algunos casos, terminan ardiendo durante varios días. Algo que dañaría la estructura del aparcamiento: es más, en el caso de estar ubicados directamente debajo de un edificio, la estructura de toda la construcción también quedaría afectada.

Plan Cambia 360: así son las ayudas a los coches del Ayuntamiento de Madrid

Dejar que se consuman no es una opción y sacar el coche en llamas tampoco: los techos no son lo suficientemente altos como para que los bomberos operen con seguridad. Por todo ello, Kulmbach ha decidido prohibir el acceso a los coches eléctricos, híbridos, e híbridos enchufables a los aparcamientos subterráneos. Sobre todo ahora que las ventas y la presencia de estos vehículos han aumentado, un fenómeno que seguirá creciendo si, además, tenemos en cuenta las prohibiciones a los modelos de combustión interna.

Y además