Skip to main content

Noticia

Acude con su ambulancia a prestar auxilio en un accidente y la Guardia Civil se percata de que está borracho

Control de alcoholemia
Su tasa de alcohol era ocho veces la permitida

Imagina la situación. Se produce un accidente de tráfico y acuden los servicios de emergencia: médicos, agentes de tráfico... Entre ellos, un conductor acude con su ambulancia para trasladar a los heridos, pero resulta que está borracho y la Guardia Civil se da cuenta.

Suena chiste, ¿verdad? Pues no lo es. Ha sucedido en Alcantarilla, Murcia. El conductor de la ambulancia acudió al lugar del accidente para trasladar a los heridos. Al verle, los agentes de Tráfico presentes se percataron de que no estaba en condiciones de realizar su trabajo y le pidieron que se sometiera a un control de alcoholemia. Acertaron. Dio positivo: nada menos que 1,2 mg de alcohol por litro de aire, esto es, ocho veces más de lo permitido.

Límite para conductores profesionales: 0,15 mg/litro

El máximo de alcohol permitido para conductores profesionales es de 0,15 miligramos por litro de aire expirado. Es decir, el conductor que prestaba servicio con su ambulancia multiplicaba por el límite legal.

El conductor de la ambulancia es vecino de El Palmar (Cádiz) y tiene 42 años. Ahora tendrá que presentarse ante el juez para juicio rápido en el que se le acusa de un delito contra la seguridad vial

Al superar los 0,60 mg/litro, el infractor se enfrenta a penas que pueden llegar a prisión de tres a seis meses, multa de seis a 12 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y en cualquier caso con privación del derecho a conducir por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. Es muy posible que también haya sanción por parte de la empresa de ambulancias.

Ante el estado de este conductor, la Guardia Civil tuvo que pedir la colaboración de una segunda ambulancia que trasladara a los heridos del accidente de Alcantarilla.

Dos casos en pocas horas

La Guardia Civil de Murcia ha vivido dos casos de altas tasas de alcohol en pocas horas.

El jueves 24 de octubre se produjeron los hechos que acabamos de relatar con un conductor de ambulancia, solo unas horas después de que agentes del destacamento de Lorca (Murcia) interceptaran al conductor de un camión articulado de 40 toneladas que circulaba con una tasa de alcohol 10 veces la permitida. Como en el caso de la ambulancia, el vehículo de gran tonelaje fue inmovilizado a la espera de que otro conductor con los permisos necesarios acudiera al lugar de los hechos. Este infractor también se enfrenta a un delito de tráfico.

Y además