Skip to main content

Noticia

Las 7 razones por las que vibra el volante del coche

vibra el volante del coche

Si notas vibraciones en el volante cuando conduces es que algo pasa, pero ¿el qué? Las causas pueden ser muy variadas, y unas más graves que otras. Vamos a repasar cuáles pueden ser los motivos más habituales de ello.

¿Te vibra el volante del coche? Pues es que algo sucede. Pero tranquilo, que no tiene por qué ser nada grave. Descartando que sea el estado del firme lo que transmita irregularidades hasta tus manos -en ese caso, en un momento determinado desaparecerán cuando cambies de superficie-, las causas pueden ser muy diferentes. Vamos a repasar en este artículo las más comunes, así como la forma de solucionarlas.

No te pierdas: El test de dureza de amortiguadores más cachondo que has visto

1. Los neumáticos

La causa más común de la vibración del volante suele venir de los neumáticos. Ten en cuenta que son el único punto de contacto del coche con el suelo, con lo que cualquier irregularidad en ellos se transmite a tus manos a través de la dirección. Un desgaste desigual, un defecto causado por algún golpe o cualquier malformación puede producir un problema de este tipo. En cualquiera de estos casos debemos sustituir las ruedas, como mínimo, de ese eje -no vale solo con una-.

Por otra parte, si la vibración solo sucede a una velocidad determinada puede que el problema sea que los neumáticos se han desequilibrado. Haciendo el equilibrado, por tanto, sería subsanable el problema. Además, conviene también revisar los tornillos que fijan la llanta, no sea que alguno esté flojo y ésta se mueva indebidamente.

2. La dirección

Que el neumático pise el suelo de forma correcta es una de las principales consecuencias de tener la dirección correctamente alineada. Lo mismo sucede en el caso de la geometría de la suspensión. Si alguno de estos dos puntos falla, puede ser una de las razones por las que te vibra el volante del coche. Y no por esto en sí, sino porque entonces los neumáticos empezarán a desgastarse como no deben, siendo estos los que provoquen las vibraciones.

3. Los silentblocks

¿Qué son los silentblocks? Son una especie de tacos de goma que se sitúan en las partes del coche donde quedarían unidas piezas metálicas para evitar que estas choquen. No obstante, el paso de los kilómetros los desgasta. Si son especialmente de los que se sitúan en la dirección o en la suspensión, pueden dar lugar a temblores no deseados. En este caso, no quedará más remedio que sustituirlos.

4. Si vibra el volante del coche frenando...

Si vibra el volante del coche solamente en la fase de frenada, es muy probable que el problema lo tengamos o bien en las pastillas porque se hayan cristalizado o bien en los propios discos, que por la razón que sea se hayan deformado. Un cambio de forma en esta pieza, por muy ligero que sea, puede derivar en problemas en la fase de decelaración, además de provocar que las pastillas cojan vicio, perdiendo también eficacia.

5. Los amortiguadores

Unos amortiguadores en mal estado -y las copelas- también pueden provocar vibraciones. No obstante, si esta es la causa difícilmente la podrás identificar salvo si llevas el coche al taller, algo que por otra parte no deberías dejar de hacer en ningún caso.

6. Los palieres

Más que los palieres, son las juntas homocinéticas que los unen con los extremos las que pueden causar vibraciones al volante. Éstas pueden sufrir desgaste porque sus fuelles o guardapolvos son de goma. Al rajarse, su lubricación no será todo lo buena que debería, existiendo mayor rozamiento y provocando el temblor del volante.

7. Los rodamientos

Los rodamientos también pueden causar que vibre el volante de mi coche, aunque se trata de unas piezas que no dan la cara de forma continua. Incluso pueden hacerte pensar que, al ocurrir el temblor a veces solo al frenar, tengas un problema en el disco cuando no es así. Hay que hilar fino para detectarlo, y no se puede hacer de otra forma que observando si a la vibración le acompaña un zumbido, algo que por otra parte no siempre pasa.

Lecturas recomendadas

Y además