Noticia

Competición

Desde el corazón de Toyota Motorsport. Objetivo: Le Mans

Rodrigo Fersainz

Para los responsables del corazón de Toyota Motorsport ha pasado una eternidad desde que dominaron Mundial de Rallys y pruebas de Fórmula 1 y resistencia. Ahora el objetivo inmediato son las 24 Horas de Le Mans 2013. AUTO BILD te lo cuenta desde su cuartel general, en Alemania.

"La memoria es débil, pequeño saltamontes”, le digo a mi hermano en tono pretendidamente sosegado cuando me pregunta por mi reciente viaje a Alemania... y cuando se extraña de que Toyota tenga un pasado deportivo tan brillante. “Ah, es verdad; Carlos Sainz corrió con ellos”, añade para arreglarlo, como para salir de ese jardín -zen- en el que se ha metido. Pero el centro de Toyota Motorsport GmbH (TMG) de Colonia, Alemania, ha gestado muchos, muchísimos más éxitos que los del piloto español y su copi Luis Moya... Así que guardo la katana, me armo de paciencia y le cuento esta historia que empiezo por el final: las 24 Horas de Le Mans, su gran objetivo para este mes de junio.

Entrada TMC

Entrada al corazón de Toyota Motorsport en Colonia, Alemania. Fotos: AUTO BILD y fabricante.

El año pasado, fui testigo a pie de pista de cómo sus coches azules y blancos fueron la sensación en el debut en la prueba de la tecnología híbrida, de la que Toyota es paradigma gracias a modelos de calle, sobre todo, el Prius. Sin embargo, pese a poner a los Audi contra las cuerdas en la primera mitad de la carrera, los híbridos de los aros se acabaron llevando un primero y segundo de impresión en la categoría reina, LMP1. El año pasado, Toyota no ganó las 24 Horas de Le Mans 2012, pero se estrenó con victoria en las pruebas de resistencia previas. Y por contra, este año no han tenido tanto éxito hasta ahora en pretemporada, así que a lo mejor, si se cumple esa regla de tres...

Camión Equipo Toyota Denso Le Mans

Camión del equipo Toyota que irá a Le Mans.

A medida que recorro una mínima parte de los 30.000 metros cuadrados de los que consta el Centro de Toyota Motorsport (TMG), tengo más claro que van a por todas y que conocen La Sarthe, aunque ha llovido mucho desde que participaran en las 24 H de Le Mans con los GT-One a finales de los 90. Dejo ahora mi intuición femenina y echo un vistazo a las piezas que están diseñando y construyendo: chasis, motores, transmisiones, carrocerías, componentes electrónicos... Cuando voy a sacar la cámara sin pensarlo mucho, uno de los 250 trabajadores que se dejan ver por allí en ese momento extiende la mano abierta a la velocidad de un samurai: “Mejor las fotos por ese lado”.

Varias unidades del Toyota GT-One de resistencia para las pruebas de finales de los 90.

Es lógico: en una fábrica normal de coches de calle que ya estén en el mercado, ningún elemento tiene secretos para la competencia, que ya se encarga de comprar, desmontar y analizar los productos de otros. Pero aquí, cualquier cosa puede ser una solución mágica para lograr un bólido imbatible.

Es por eso que, desoyendo la frase “Never give up” (Nunca te rindas) que aparece junto a un retrato de Ove Andersson (expiloto y exjefe de Equipo del Toyota Team Europe de Rallys y F1), mil veces atribuida a tantas figuras del automovilismo, sí que desisto de tener esa foto y me concentro en otras que hay de éxitos deportivos. Hay vitrinas repletas de trofeos del WRC y de la Fórmula 1, que acaparan todo mi interés... hasta que alguien enciende las luces de la galería de al lado.

Trofeos centro toyota motorsport

Vitrina de trofeos de F1 en el centro TMG.

¡Zas! Es allí donde aparecen las verdaderas joyas del tesoro: varias unidades de Toyota Celica y Corolla WRC con pedigrí, los GT-One de Le Mans y su exclusivísima versión homologada para la calle, y todos los monoplazas de F1 que participaron desde 2002 a 2009.

Carlos Sainz y el Mundial de Rallys. ¿Te acuerdas?

Bajo el túnel de viento, hay unidades auténticas de los Toyota Celica que protagonizaron momentos legendarios en el WRC. Algunos como los de debajo de estas líneas, aún tenían 'heridas de guerra' en faros e interiores... 

Toyota Celica WRC

Los Toyota han escrito páginas memorables en el WRC. Aquí, bajo el túnel de viento del Centro de Toyota Motorsport, en Colonia (Alemania).

Toyota Celica Carlos Sainz

Este Toyota Celica aupó a Carlos Sainz y a Luis Moya a su primer Mundial de Rallys, en 1990.

Toyota Celica Carlos Sainz Kankkunen

Con esta generación del Celica se coronaron Carlos Sainz (1992), Juha Kankkkunen (1993) y Didier Auriol (1994).

Toyota Corolla Carlos Sainz

En la temporada 1998, Carlos Sainz y Luis Moya se disponían a cruzar la meta del Rally de Gran Bretaña en primera posición con esta unidad de Toyota Corolla. Sin embargo, su tercer Campeonato del Mundo se les iba a escapar para siempre a tan solo 700 m del final, cuando el motor dijo basta en el peor momento. El título fue para Tommi Mäkinen.

Conclusión

Es una lástima que todo lo que se encuentra en Toyota Motorsport no esté en un museo abierto al público, para que el aficionado a la marca y a la competición (binomio difícil de separar) pueda disfrutar de todo lo que aquí se sirve en tabla de madera, al más exquisito estilo de la cocina ‘racing’ japonesa: chasis, carrocerías, motores, bólidos completos y originales (no ‘show- cars’)...

Pero, claro, competición también significa secreto y confidencialidad. Aunque, según nuestra entrevista a Rob Leupen (director del centro TMG), "Toyota no volverá a la F1", hay que reconocer que han hecho sus deberes en ‘hibridación’. Y, para alegría de todos, los ‘exámenes’ de junio (en Le Mans) están al caer... Y desde allí te volverá a informar en directo AUTO BILD.

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Lecturas recomendadas