Noticia

F1

Los patrocinadores más polémicos de la F1

Los patrocinadores más polémicos de la F1

Rodrigo Fersainz

18/04/2014 - 10:39

La vuelta de Martini a la competición ha levantado las pasiones de los románticos, pero también el debate sobre los patrocinadores más polémicos de la F1: el alcohol y el tabaco. Y no vale todo...

Pregunta maliciosa -y real- que les hice a unos amigos mientras
veíamos juntos el GP de Bahrein 2014: "¿Qué os sugiere la pegatina
lateral de ese Williams?". "Mmm... ¿con limón?", bromeó una de las
comensales. Esta respuesta pulverizó en un momento todas las
prohibiciones del Gobierno local en materia de publicidad de
alcohol, y fue un triunfo para la compañía de bebidas espirituosas
que ha pintado los coches y los uniformes de Massa y Bottas con sus
rayas azules y rojas sobre fondo blanco. Por si fuera poco, esa
decoración es ya tan conocida en el automovilismo como la pequeña
-y efectiva- palabra usada en Bahrein -Racing-, y que veremos en
más de un GP esta temporada. De hecho, históricamente se han
camuflado con ella otras firmas como Rothmans, en aquellos países
donde la publicidad del tabaco estaba prohibida. El alcohol y el
tabaco en los últimos años han sido los patrocinadores más
polémicos de la F1
. Pero eso no siempre fue
así... 

El Brabham de Reutemann, en el GP de España 1976, con la
decoración de Martini.

 Actualmente, la Formula One Management (FOM) no tiene
normas específicas respecto a estos sponsors, sino que se adapta a
cada uno de los países organizadores. Es por ello que la
desaparición progresiva de las tabacaleras y las empresas de
bebidas alcohólicas en la F1 ha ido casi al mismo ritmo que en los
Estados anfitriones de cada carrera del Gran Circo. 

Martini se camufló de esta manera e el pasado GP de Bahrein
2014.

Los países musulmanes, como Bahrein, mantienen una política de
tolerancia cero. Y claro, mientras paguen el canon para organizar
un Gran Premio, Ecclestone no pone problema alguno en que los
patrocinadores tengan que buscarse la vida o en que, en el podio,
por ejemplo, no se brinde (como ha sucedido durante años) o se haga
hoy con una bebida cero-cero que se pueda descorchar -y agitar-
como el champán. ¿Y Force India? La firma de cervezas (Kingfisher)
que luce la escudería es la única que se salva este año... ¡porque
también es una aerolínea!

 

La publicidad de cerveza en Force India es la única que no hay
que ocultar en 2014 en los países que prohíban anunciar alcohol.
 

Ya no valen otros trucos como lanzar una marca de ropa que se
llame Marlboro, poner un código de barras bajo un logotipo blanco y
rojo (véase el caso de Ferrari), escribir McLaren en los coches de
Woking con el mismo tipo de letra que los de las cajetillas (como
se hizo durante los años 90), dejar un sospechoso camello sobre
fondo amarillo (como en los Williams de hace dos décadas), colar el
logo de Mild Seven sin estas dos palabras (como en los Renault F1
Team de Alonso en 2005 y 2006)...

Los patrocinadores más polémicos de la F1 han
empleado todo tipo de soportes...

De hecho, en los últimos tiempos, las restricciones al tabaco
han sido mucho más duras que las del alcohol. En Europa, se fue
adoptando esta política poco a poco, hasta que la UE elaboró sus
propias reglas y este tipo de patrocinadores -omnipresentes antaño-
fueron perdiendo presencia directa en los circuitos. En América fue
sucediendo otro tanto, aunque no sea bajo un paraguas común, sino
estado por estado. Nuestro país ha pasado de organizar el GP
Marlboro de España con logos de Philip Morris hasta en las gradas a
prohibir toda referencia a productos para el fumador. En los cortes
publicitarios de TV, sí se pueden ver hoy anuncios de cervezas que
han recuperado su nombre original pero han añadido a su logo una
minúscula palabra mágica: 'sin'. Quien hace la ley...

Sea como fuere, los productos que protagonizan estas páginas
siempre estuvieron presentes en la sociedad de la primera mitad del
siglo XX como signo de prestigio, sofisticación y estatus, por lo
que en el automovilismo (un deporte en el que al principio solo
corría gente pudiente) encajaban bien. En F1, se asociaron pronto
al público y a los pilotos, pese a que hasta los 70, los monoplazas
estaban prácticamente desnudos de publicidad y el tabaco y el
alcohol no eran una excepción. Otra cosa es que en los circuitos sí
empezara a haber una presencia creciente de estas marcas, ahora
proscritas.    

Cuando en la década actual las normas fueron más duras, la F1 se
resintió mucho. Sin embargo, en vista de la crisis de pegatinas que
están teniendo hoy los equipos, ¿volverán algún día los
patrocinadores más polémicos de la F1
?

Años 70

 El alcohol y tabaco empezaron a estar muy presentes en la
F1. Aquí, intento chapuza del equipo Ligier para tapar 'Gitanes',
prohibido en el GP de Alemania de 1977.

La marca de las cajetillas rojiblancas de Philip Morris
destacaba en los míticos duelos entre Ferrari y McLaren de la
época. Aquí, Lauda (izda.) y Hunt.

Años 80

El Honda de Villeneuve con Lucky Strike se defiende del Ferrari
('rojo Marlboro') de Michael Schumacher.

El caso de Ferrari

La escudería de Maranello ha sido una de las grandes
perjudicadas con la estampida de las marcas de alcohol y tabaco.
Mientras que en 2006 (arriba) lució sin problemas el logo de la
famosa marca italiana de bebidas nada menos que en Bahrein, en 2008
dejó solo los colores para Turquía.

Logo tapado de Martini. 

En 2010, abandonó el rojo anaranjado de Marlboro ante la
ausencia de Philip Morris como anunciante 'explícito'.Sin embargo,
nada más arrancar la temporada, fueron obligados a retirar también
el 'código de barras' (abajo) de sus coches y sustituirlo por un
nuevo logo de la 'Scuderia', que aún perdura.

Logo de 'Scuderia Ferrari' de comienzos de 2010.

Logo renovado en 2010 que sigue vigente en la
actualidad. 
 
 

Fumadores ilustres

 
 
Cuando el deporte estaba menos profesionalizado, no soprendía
ver a un piloto así.
 
 
 
 
Rindt falleció horas después de esta foto... pero por
accidente, el 6 de septiembre del 70.
 
 
Lauda coqueteó con la muerte en 1976, solo que nada tuvo que
ver con el tabaco que consumía: sobrevivió por poco al incendio de
Nürburgring.
 
 
Hunt era famoso por sus juergas y adicciones, pero, para
quienes le rodeaban, el tabaco era una de las 'menos graves'.
 El inglés murió de un infarto a los 45 años. 
 
 
 
El padre de Nico Rosberg, Keke Rosberg -campeón del Mundo de
F1 en 1982-, nunca ocultó su adicción a la nicotina. Aquí luce
patrocinio y humareda en 1985.
 
 
 
 
De ser algo social y deportivamente aceptado, el tabaco ha
pasado a estar muy mal visto en las carreras (o a considerarse tan
'nocivo' ¡como los perros y los niños! -el cartel de arriba procede
de los tests de Barcelona de 2013-). En el GP de Brasil de 2006
(abajo), el Ministerio de Sanidad ya colocó varios letreros
'antivicio'.
 

 
 
 

El alcohol y las celebraciones

 
 
Lo que apenas ha cambiado con los años es que los pilotos
brinden con alcohol, e incluso peguen un trago (como Alonso en
2006, más abajo).
 
 

 
Senna (en una pose -seguramente- poco favorecida) celebra su
triunfo en la Fórmula 3 británica de 1983, con dos botellas de
champán. Saltaría a la F1 en 1984.
 
 
 
Allí donde su publicidad estaba prohibida, o bien no había
botellas en el podio o estas contenían otros productos de
graduación cero. Sin embargo, algunas bebidas 'sin' también han
sido polémicas: el Red Bull (omnipresente hoy) que bebe Ecclestone
estuvo vetado en algunos GP por su alto contenido en cafeína.
 
 

Algo tan 'sano' como el zumo de naranja 'incendió' las 500
Millas de Indianápolis 1993: Fittipaldi celebró su victoria con él,
en vez de con la típica botella de leche.  
 
 
Además, podría interesarte:
 
 
 
 

Lecturas recomendadas

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches