Skip to main content

Comparativa

Motor

Comparativa SUV compactos: Nissan Juke, Hyundai Kona, VW T-Cross y Jeep Renegade

Comparativa Nissan Juke, Hyundai Kona, Jeep Renegade y VW T-Cross

Enfrentamiento a cuatro bandas en el entorno de los 4 metros: el nuevo Nissan Juke se enfrenta a Hyundai Kona, Volkswagen T-Cross y Jeep Renegade. ¿Cuál es el más grande entre estos pequeños SUV?

Una solución de lo más inteligente para quienes buscan un todocamino compacto se materializa en el Nissan Juke. Aúna imagen de SUV con dimensiones compactas en un concepto de lo más útil para conducir todos los días. Si a todo esto se le suma tracción delantera, el cambio manual y sus 117 caballos de potencia, la factura sube hasta los 20.850 euros. Pero, ¿es una buena opción frente a sus rivales? Comparamos al Nissan Juke con el Hyundai Kona, el VW T-Cross y el Jeep Renegade.

El Nissan Juke es una propuesta simpática, que han seguido otros fabricantes. Por ejemplo, Jeep con el Renegade. Este pequeño cowboy cuenta con 120 CV, cambio manual de seis velocidades y tracción delantera, y su precio es de 21.750 euros.

El Hyundai Kona exhibe la misma potencia. Y también renuncia a la tracción integral y el cambio automático, con lo que su factura se queda en unos interesantes 19.740 euros.

Comparativa Nissan Juke, Hyundai Kona, Jeep Renegade y VW T-Cross

El último en discordia, el VW T-Cross, que parte de 22.390 euros como precio de acceso al motor de 115 CV. Por ese precio, ofrece cambio manual y tracción delantera.

Se trata, pues, de cuatro propuestas que renuncian a la conducción offroad, y que prefieren el asfalto y la funcionalidad. El Nissan Juke ha sido el último en llegar, pero... ¿podrá imponerse a sus rivales? La respuesta, en las siguientes líneas.

JEEP RENEGADE 1.0 T-GDI 

El último de una estirpe con algo de integridad. Así podríamos describir al pequeño Jeep. Aunque en esencia es muy similar a su primo el Fiat 500X, el Renegade tiene, al menos, un aspecto exterior bastante más rudo y campero. 

Su carrocería de 1,70 m de altura con la imagen característica de Jeep, ofrece mucho espacio interior y una buena visibilidad para el conductor y todo el pasaje, aunque esas líneas tan cuadradas le pasan factura desde un punto de vista aerodinámico.

Jeep Renegade

Y es que su consumo medio se eleva hasta los 8,3 l/100 km, y a poco que toma velocidad aparecen ruidos procedentes del viento chocando con su carrocería. Al mismo tiempo, en su espartano interior, todo comienza a vibrar: desde la gruesa palanca del cambio hasta el abultado volante, pasando por el enorme sujetamanos de techo del acompañante. Si a eso se le une dirección que no transmite muy bien lo que pasa bajo las ruedas delanteras, una transmisión áspera y un tren de rodaje nada dócil, las manos tienen mucho trabajo por delante. 

Por menos de 22.000 euros hay mucho mundo Jeep, dos años de garantía y, al menos, una sensación de aventura y libertad.

Nissan Juke DIG-T 117 CV

Nissan ha afilado estéticamente al Juke,  pero permanece fiel al estilo original. Con un diseño de SUV coupé, los ocupantes pueden sentarse en el interior a un nivel más bajo, con lo que se respira cierto espíritu deportivo. Eso sí, en la fila trasera las estrecheces son obvias y para los adultos esa zona no es muy apta. Además, han ahorrado también en espacio de carga, con un volumen máximo de 1.088 litros.

Nissan Juke

A nivel dinámico, en cambio, el Juke se muestra muy ágil. Sus 117 CV lo dan todo y cubre el 0-100 km/h en 11 segundos, aunque el motor no dé mucho más de sí. En cualquier caso, este tricilíndrico con turbo tiene un funcionamiento de lo más silencioso.

El tren de rodaje merece un comentario aparte. Su suspensión es muy rígida, lo que proporciona una sensación de conducción tranquila, pero en cuanto atraviesa un bache, reacciona de forma exagerada. El cambio, por su parte, muestra desarrollos muy largos. El precio del Juke 1.0 DIG-T 117 parte de 20.850 euros, con tres años de garantía. Por el momento, solo está disponible con este motor. Quien quiera cambio automático, tendrá que pagar un extra que dependerá del acabado elegido.

Hyundai Kona 1.0 TGDI

Hyundai ha hecho bien sus deberes. El Kona cuenta con muy buenos atributos, que harán sentirse satisfecho a todo aquel que lo adquiera. Para empezar, tiene un buen aspecto, con una imagen moderna y desenfadada a pesar de no contar con un diseño radical. Con un precio de partida de menos de 20.000 euros, acceder a él es muy fácil. Y, además, cuenta con una garantía de cinco años.

Hyundai Kona

¿Y por qué no gana entonces? Porque hay detalles en los que no es tan bueno. Para empezar, cuenta con un motor tricilíndrico que, aunque exhibe un muy buen comportamiento, es muy ruidoso. El espacio en los asientos delanteros es bueno, pero detrás, para los pasajeros, ya no tanto. Y eso es debido a la posición más baja de los asientos, que obliga incluso a que los pasajeros más altos vayan casi agachados, en vez de relajados. 

En cuanto a la suspensión del Hyundai Kona es cómoda y filtra razonablemente bien las irregularidades de la carretera. Los materiales utilizados podrían ser de mejor calidad, pero el diseño del puesto de conducción es sencillo y agradable. A los asientos delantero les falta sujeción en los costados. Quedan estas tareas pendientes.

VOLKSWAGEN T-CROSS 1.0 TSI

Un coche de lo más razonable. El VW T-Cross no gana esta comparativa porque sí, sino porque cuenta con muchas virtudes y pocos puntos flacos. Con su 4,11 metros, el T-Cross ofrece el habitáculo más espacioso; solo el Renegade, 13 cm más largo, es igual de generoso en ese aspecto y tiene la misma capacidad de maletero. 

El motor 1.0 tricilíndrico de 115 CV es el que más temperamento tiene y mayor elasticidad. Además, se conforma con 6,4 l/100 km de consumo medio. En cuanto a la frenada, está al mismo nivel que el Kona o el Juke.

VW T-Cross

En lo que sí destaca es en el apartado de chasis y manejabilidad. El T-Cross, que se fabrica aquí, en España, en la planta de Landaben (Navarra), tiene unas suspensiones que se tragan todo sin rechistar a pesar de su batalla de 2,55 metros. Su dirección resulta lo suficientemente precisa como para hacer de la conducción un placer, y su cambio es una delicia.

Si hay que sacarle un pero es referido a la posición de sus asientos, alta y muy recta. Y al precio, pues el T-Cross está disponible desde 22.390 euros en esta versión de 115 CV, y solo ofrece dos años de garantía. En este capítulo, VW podría ser más razonable y aprender de los coreanos.

Y además