Cómo utilizar un kit antipinchazos

Cómo utilizar un kit antipinchazos

24/06/2016 - 13:29

Cada vez son menos los coches que salen a la calle con rueda de repuesto y más los que sustituyen este elemento por un kit antipinchazos. Sin entrar a valorar cuál de los dos elementos es más conveniente, te enseñamos cómo utilizar el kit por si te surge la emergencia.

Si tu coche no tiene rueda de repuesto, te vendrá bien tener claro cómo se utiliza un kit antipinchazos. Es más, es una información que deberían manejar todos los conductores porque, desde hace unos años, es más raro encontrar un coche que sí lleve rueda de repuesto y no tanto uno equipado con rueda de galleta o ni siquiera eso.

Entre los argumentos esgrimidos por los fabricantes para dejar este elemento fuera del equipamiento de serie están el aumento de peso y de consumo. Ahora bien, esto no significa que debas renunciar a viajar con una rueda de repuesto de idéntico tamaño a las que calzan los cuatro ejes de tu coche en el maletero. 

Cuando compras un coche, lo habitual es que te den tres opciones:

- Rueda de repuesto de tamaño normal (previo pago del importe adicional).

- Rueda de galleta. Se conoce con este nombre a las que tienen una limitación tanto en kilómetros como en velocidad y tienen un tamaño inferior a las otras cuatro.

- Kit antipinchazos.

Hoy nos vamos a centrar en este último elemento, porque aunque el vendedor te haya hablado de sus bondades, utilizar un kit antipinchazos no es tan fácil como parece.

Para en un lugar seguro

Se dice que, cuando notes que una rueda está perdiendo aire debes detener la marcha lo antes posible para evitar que la circulación sin apenas presión dañe la llanta y deje el neumático inservible.

Esta máxima es totalmente cierta, pero no lo es menos que no debes parar hasta que no encuentres un lugar seguro para hacerlo.

Una vez con el motor parado recuerda las tres letras que marcan tu modus operandi ante una emergencia: PAS, es decir, Proteger, Alertar y Socorrer. En este caso damos por hecho que no habrá heridos con lo que debes hacer es protegerte a tí y a los demás usuarios de la vía buscando siempre y lugar seguro y alertando de tu posición con los triángulos de seguridad. Recuerda no descender nunca del vehículo sin el chaleco reflectante puesto.

Valora la situación

Fuera del coche, presta atención al estado de la rueda y a las condiciones de la vía:

- Si la rueda afectada está demasiado expuesta al tráfico, llama a una grúa y no arriesgues tu integridad.

- Si es posible acceder a ella, saca el kit antipinchazos y ponte manos a la obra.

Cómo utilizar el kit antipinchazos

El kit antipinchazos se compone de dos elementos:

- Líquido o espuma que tapa el pinchazo

- Compresor, encargado de meter el líquido e inflar la rueda.

Lo primero que tienes que hacer es quitar el tapón de la válvula. Debajo, encontrarás el obús, que es la pieza que impide que se salga el aire. 

Si tienes un kit manual, sigue estos pasos:

- Abre el bote del líquido sellante. El kit incluye un tubo que tendrás que conectar al bote y a la válvula del neumático.

- Vuelca el bote para que el líquido caiga por la propia inercia y vacía todo su contenido en el interior de la rueda.

- Desconecta el tubo de la válvula, vuelve a poner el obús e infla la rueda con el compresor hasta unos 2,5 bares.

Si tu kit antipinchazos en automático:

- Abre el bote de líquido sellante y acóplalo al compresor de aire.

- Conecta el tubo del compresor a la válvula de la rueda y pon el compresor en funcionamiento: el propio compresor introducirá el líquido junto con el aire hasta alcanzar una presión de unos 2,5 bares.

En ambos casos es conveniente que pares pasados unos kilómetros para comprobar que el neumático no pierde presión. Llegado a tu destino, recuerda pasar lo antes posible por el taller para que arreglen el pinchazo.

En este vídeo, Toyota te enseña cómo utilizar el kit antipinchazos:

Más de Espacio Toyota