Reportaje

Ford Conduce tu Vida: lo vivimos desde dentro

Diego De Arístegui

22/06/2016 - 17:34

Asistimos al curso Ford Conduce tu Vida y lo vivimos desde dentro. Una experiencia enriquecedora para ser conscientes de todo lo que supone ponerse al volante de un coche.

Ford Kuga Vignale: el tercer modelo de lujo

Asistimos al curso Ford Conduce tu Vida y lo vivimos desde dentro. Formamos parte de uno de los grupos de jóvenes conductores que se inscribieron en la iniciativa puesta en marcha por el fabricante estadounidense hace 10 años en Estados Unidos. Su llegada a España tuvo lugar en el año 2013, y desde entonces nuestro país es uno de los cuatro europeos que tiene la suerte de poder desempeñar estos cursos de conducción. 

En la edición de 2016, acudimos hasta el recinto ferial de Alcobendas donde Ford tenía preparado un nutrido menaje con diferentes zonas y circuitos en los que no sólo poner a prueba las habilidades de los presentes, sino también tratar de recrear una serie de situaciones en las que en función de la técnica de conducción por la que obtemos, garantizaremos más o menos nuestra seguridad. 


Tras registrarnos como miembros del curso Ford Conduce tu Vida estuvimos escuchando durante unos minutos un pequeño briefing sobre aquello que íbamos a encontrarnos unos minutos más tarde, así como la historia que rodea a esta gran iniciativa que busca ayudar a los conductores noveles a desenvolverse con mayor soltura y, sobre todo, más confianza en la carretera. 
Una vez concluida esta primera toma de contacto, nos dividieron en grupos de unas 8-9 personas y nos repartieron por los cuatro módulos de los que se componía el curso Ford Conduce tu Vida. Todos ellos con un fin absolutamente diferente pero igual de enriquecedores por su alto contenido práctico y su aplicación al día a día. 

Módulo 1 - Sobreviraje

Nuestra primera parada fue en el módulo de simulaciones. Este estaba compuesto por dos zonas. Por un lado, un área más lúdica compuesta por simuladores en las que podíamos configurar el nivel de ayudas que ofrecía nuestro coche y que podíamos variar según la experiencia que quisésemos experimentar. 


Por otro lado, la parte más didáctica se encontraba al otro lado, donde dos Ford Fiesta 1.0 Ecoboost nos esperaban con una sorpresa en sus neumáticos traseros. Se les había colocado una especie de barra alrededor de su superficie para provocar el sobreviraje. El circuito consistía en una pequeña recta a la que desembocaba una curva cerrada. El objetivo era tomarla con confianza para sentir cómo cedía el tren trasero, y de esta forma emplear el contravolante para evitar el poco ortodoxo 'trompo'. Varias vueltas al circuito, junto a las indicaciones de los monitores del RACE fueron suficientes para aprender a dominar las derrapadas. 

Módulo 2 - Frenada de Emergencia

El segundo módulo tenía como principal objetivo concienciar a los asistentes sobre qué técnica de frenado era la más eficiente en caso de emergencia. Una vez montados en nuestro coche, había que acelerar de manera fuerte para después pisar con fuerza tanto el embrague como el freno, y de esta forma ver el efecto del ABS en la frenada. 


Para los que tenían que esperar, Ford nos había preparado una actividad bastante entretenida. Una plataforma con diversos botones situados en posiciones estratégicas que se iluminaban aleatoriamente para que los pulsásemos y así pasar al siguiente. Fui uno de los que más puntuación consiguió, hasta que llegó el monitor del RACE y dejó mi ilusión completamente por los suelos. 

Módulo 3 - Distracciones al volante

La penúltima etapa del curso Ford Conduce tu Vida me llevó hasta el módulo de distracciones al volante, probablemente el módulo cuyo contenido más se preveía aunque el resultado posterior reflejó todo lo contrario. Por un lado estaba la parte sin coche, en la que nos ponían a chutar una balón de fútbol para medir la velocidad de nuestro disparo. A continuación había que repetir la misma maniobra con unas gafas que simulaban haber consumido alcohol y otras con el mismo cometido pero con las drogas como protagonista. 


En primer lugar, y sin querer parecerme a Cristiano Ronaldo, he de decir que fui el que consiguió la velocidad más alta con mi disparo sin ponerme las gafas rozando los 60 km/h. Le puse tanto entusiasmo que hasta mis pantalones lo notaron en forma de agujero. Cuando me puse las gafas de visión alcohólica, el resultado fue un chut al aire sin tocar un sólo centímetro el balón. Con las gafas de drogas la visión también era algo distorsionada pero era más sencillo dar al balón. Mi disparo no estuvo nada mal, que cada uno lo interprete como crea conveniente. 

No podía faltar una parte con conducción. En mi caso me monté en un Ford Ecosport y di un par de vueltas a un revirado circuito formado por conos. Tras familiarizarme con el trazado, mi monitor me dijo que sacará mi móvil y escribiese un whatsapp. Empecé a escribir a mi hermano y mientras él se preocupa por el poco sentido de mis palabras, yo experimentaba en primera persona todas las distracciones que aparecen cuando usamos el móvil al volante. 

Módulo 4 - Mecánica

Mi participación en el curso Ford Conduce tu Vida finalizó con el módulo de mecánica. En un principio parecía que estaba ante la misma clase que recibí en la autoescuela sobre dónde está cada cosa bajo el capó del coche. Al ver que el coche de muestra era el Ford Mustang, decidí ofrecerme voluntario para colocar bien el asiento, los retrovisores y cuantos elementos debía comprobar. Me quedé con ganas de escuchar el bramido de su motor, pero estaba para escuchar y aprender. 

Junto a esto, una demostración en vivo de cómo trabajan los sistemas de frenado de emergencia que incorporan los coches más nuevos. Con una pequeña aceleración y un obstáculo en el horizonte, tuve que mantener el pedal en el acelerador y cerrar los ojos para ver cómo el propio coche se detenía para no impactar con la protección. 

Y así transcurrió mi día en el curso Ford Conduce tu Vida. Algo más que un curso de conducción, ya que aprendí una serie de maniobras que en las autoescuelas no te enseñan y que pueden resolver un buen número de problemas que puedes encontrarte en cualquier momento. Tanto mi impresión como la de mis compañeros fue de satisfacción por haber tenido la ocasión de participar en una intensa y productiva jornada. 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Diego de Arístegui

Diego De Arístegui

Redactor MotoGP de AutoBild.es

Te cuento la actualidad del Mundial de MotoGP y también todo lo que rodea al mundo de las dos ruedas. Keep Calm and ¡GAS!

Buscador de coches