Reportaje

Una escapada en un camión de los SWAT

Carlos López

20/08/2013 - 09:17

Ni pistolas, ni fusiles, ni granadas pueden detener al Pit Bull VX, el camión de los SWAT. Pero, ¿cómo se desenvuelve una mole de 7,5 toneladas entre el tráfico diario? ¡Lo comprobamos!.

El oscuro y agresivo camión de los SWAT no causa una primera impresión amigable. Sin embargo, solo los chicos malos deberán temer al Pit Bull VX. Los demás podrán acercarse, con permiso del fabricante Alpine Armoring, y como nuestros compañeros de AUTOBILD Alemania, incluso conducirlo por Estados Unidos.

Normalmente, solo verás al volante de este camión a las unidades especiales de táctica y armamento (SWAT). Para su protección, cuenta una estructura blindada y cristales antibala. Bajo la carrocería negra se esconde un Ford F-550 Pick-up, que antes de su preparación pesaba 3,5 toneladas. Después, arroja 7,5 sobre la báscula.

El camión de los SWAT, no te dejará indiferente

Este aporte radical de peso se hace patente en los largos recorridos de frenada que tiene el camión de los SWAT. No es dramático, pero ante un semáforo en rojo hay que tomárselo con mucha antelación. Potencia, tiene de sobra. Su turbodiésel V8 de 6,7 litros con 895 Nm de par le da fuerza de sobra, y sus 300 CV le permiten incluso rodar rápido. No hay datos oficiales del 0 a 100 km/h, pero la aceleración, tratándose de semejante monstruo, es aceptable. Hasta los 80 km/h se muestra muy enérgico, porque su transmisión automática de seis velocidades siempre cambia en el momento justo y la aguja del cuentarrevoluciones no decae. Aún más sorprendente es su radio de giro de nueve metros, que posibilita al Pit Bull VX circular incluso ágil por calles estrechas.

Disposición táctica de los agentes en el Pit Bull VX

Aunque se vende en todo el mundo a unidades especiales, en un país como Alemania no será muy fácil verlo. “Cuando lo presentamos en Chicago en 2011, unidades de Policía de todo el mundo lo recibieron con entusiasmo, sin embargo, el mercado alemán fue de los pocos reticentes: veían el vehículo demasiado agresivo”, dice el representante de Alpine Armoring, Axel Weisse. Y es que para la Policía alemana no es necesario un ‘look’ tan marcial, casi militar.

En otros países como Sudáfrica, Estados Unidos, México o Brasil es la respuesta idónea a la escalada de criminalidad y brutalidad vivida en los últimos años. Aunque la Policía alemana parece que está cambiando su forma de pensar, como demuestran los dos espectaculares camiones de que dispone ahora, muy del estilo del camión de los SWAT.

Lecturas recomendadas

Carlos López

Alumno Máster de Periodismo de Motor

Buscador de coches