Skip to main content

Reportaje

Autobuses escolares: 10 reglas de oro para saber que tu hijo viaja seguro

Bus escolar

Llegó la hora de la vuelta al cole. Desde la Dirección General de Tráfico aseguran que el autobús es uno de los medios más seguros y más utilizados para llegar a los centros escolares e insisten en que los padres deben exigir que los vehículos que transportan a sus hijos cumplan la normativa. Ahora bien, ¿saben los padres cómo debe ser un autobús escolar que garantice que sus hijos viajan seguros?

Las 10 reglas que debe cumplir un bus escolar

Los expertos en seguridad vial del club automovilista, Eurosistema nos han explicado que las condiciones de seguridad que deben cumplir los autobuses de transporte escolar están recogidos en el Real Decreto 443/2001. De acuerdo con este texto legal hay 10 normas que todos los buses escolares deben cumplir.

1. Antigüedad de los vehículos.

La norma establece que solo podrán dedicarse a transporte escolar vehículos con un máximo de 10 años de antigüedad al inicio del curso escolar.

Como excepción, se admiten aquellos que al comienzo de las clases no hayan superado los 16 años, "siempre y cuando la empresa encargada del servicio acredite que el vehículo se venía dedicando con anterioridad a la realización de esta misma clase de transporte, o bien presente el certificado de desguace de otro vehículo que en el corriente curso escolar o en el anterior hubiese estado adscrito a una autorización de transporte regular de uso especial de escolares".

2. Características técnicas.

Los vehículos deben cumplir un listado de 31 características técnicas. Todas están recogidas en el artículo 4 del Decreto 443/2001 y hacen referencia a la ordenación de los dispositivos integrantes del habitáculo de uso, señalizaciones y elementos de emergencia y los sistemas de funcionamiento.

En la lista figuran algunos puntos importantes, como que en los autobuses fabricados a partir de 2006 todos los asientos deben contar con cinturones de seguridad; o que las puertas deben disponer de barras para facilitar las operaciones de subida y bajada.

Bus escolar

También es importante recordar que, por ley: "los niños comprendidos entre cinco y once años deberán utilizar cinturones de seguridad de tres puntos y que se deberá disponer de cojines elevadores de distintas alturas, en función de su edad y estatura, que permitan ajustar el cinturón a sus medidas". La norma establece a este respecto que "cuando no se cumplieran estas condiciones, los cinturones no podrán ser utilizados por niños de las edades indicadas".

3. Señalización

Todo bus escolar debe contar con total visibilidad la señal V-10 como distintivo indicativo de transporte de menores: un cartel con fondo amarillo reflectante y una silueta de dos niños en color negro.

Bus escolar

4. Inspección técnica

Por supuesto, todos los autobuses escolares deben tener superada favorablemente la ITV.

5. Conductor

El conductor debe contar con la licencia apropiada para vehículos de dicha categoría, es decir, permiso D de conducir y no deberá tener anotaciones en el registro de infractores.

Bus escolar

6. Acompañantes

El texto legal establece que en todos los autobuses escolares será obligatoria la presencia a bordo del vehículo durante la realización del transporte de, al menos, una persona mayor de edad.

Este acompañante debe conocer el funcionamiento de los sistemas de seguridad del autobús, y será quien se encargue de cuidar de los menores durante los traslados y las maniobras de subida y descenso.

Cuando en el vehículo viajen niños con necesidades especiales o más del 50% sea menor de 12 años, también deberán acompañarles hasta el recinto escolar.

7. Itinerario

Sobre el recorrido a realizar y la ubicación de las paradas de la ruta escolar, el Real Decreto establece que tanto el itinerario como las paradas "será comunicado, previamente, por el órgano que haya de otorgar la autorización al competente sobre la regulación del tráfico, de manera que dicho órgano valide que todas ellas contemplen las máximas condiciones de seguridad posibles".

En este sentido, lo ideal es que la parada se realice dentro del recinto escolar; si no es posible debe ser en un lugar que garantice la seguridad de los niños y siempre a la derecha en el sentido de la marcha.

En aquellos lugares en que no se pueda detener el bus escolar en el lado derecho, "se arbitrarán las señalizaciones y medidas pertinentes, incluso la presencia de un agente de la circulación".

8. Duración

El tiempo máximo de duración de un servicio no puede alcanzar una hora por cada sentido del viaje, salvo casos excepcionales y justificados.

Bus escolar

9. Seguros en vigor

El vehículo debe tener suscritos todos los seguros obligatorios para realizar dicho servicio de transporte.

10. La empresa es la responsable

La Entidad organizadora del transporte está obligada a exigir a la empresa que acredite cumplir con la autorización, la ITV y los seguros obligatorios.

La mayor parte de los accidentes se producen al subir y al bajar

Agrupabus, por su parte, ha comprobado que la mayor parte de los accidentes en ruta escolar se producen durante el ascenso y descenso de los niños.

"Este tipo de transporte por sus características es más lento, es responsabilidad de todos nosotros facilitarles en la medida de lo posible su función, por ejemplo, dejando libre sus paradas establecidas y permitiendo su incorporación de nuevo a la circulación tras una de ellas", explican sus expertos en seguridad vial.

Bus escolar

Concienciar a los pequeños

"Un transporte escolar seguro es aquel en el que, en su interior, además de toda la seguridad existente, los menores respetan las indicaciones del conductor y el acompañante, y permanecen sentados durante la marcha", insisten desde Agrupabus.

La empresa de transporte recuerda tres máximas que los padres deberían enseñar a sus hijos antes de subir al autobús escolar:

  1. No deben llevar objetos sueltos o pelotas, pues pueden salir rodando hasta los pies del conductor y provocar un accidente
  2. Uno de los momentos más críticos son las subidas en las paradas establecidas ya que los menores se impacientan por entrar al autocar. Los niños no deben acercarse hasta que esté completamente detenido y el acompañante indique que pueden subir.
  3. Lo mismo sucede a la hora de bajar. En este momento, es el acompañante quien controla que nadie se levante hasta que se hayan detenido por completo, pero los pequeños tienen que saber que en caso de frenazo o golpear con el bordillo de la acera, si van de pie podrían golpearse con los asientos o caer por las escaleras.

 

Y además