Skip to main content

Reportaje

Motor

10 errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento que te pueden costar un serio disgusto

Errores cuando se conduce con lluvia y viento

Con la lluvia y el viento, aumentan los riesgos al volante. Por ello, ten en cuenta estos diez errores cuando se conduce con mal tiempo que te pueden costar un serio problema.

Parece que el invierno llega por fin. La Agencia Estatal de Meteorología anuncia la llegada de “Denise”, una borrasca que nos dejará lluvia, viento y tormentas en buena parte de España durante varios días. Momento propicio para recordar estos diez errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento que te pueden costar un serio disgusto.

Cuando llega el mal tiempo, muchos conductores suelen cometer algunos errores relacionados con la conducción y la preparación del coche para las condiciones invernales. 

A veces, podemos tener errores al volante que, en condiciones óptimas no tendrían consecuencias, pero si está lloviendo o las condiciones meteorológicas son adversas, pueden causar un serio problema. Por eso, conviene que prestes atención a estos diez errores perfectamente evitables. 

 

1. No revisar los neumáticos

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

Nunca nos cansaremos de repetir la importancia de los neumáticos, siendo una de las partes más importantes (si no la que más) de un vehículo, al ser la única conexión con el asfalto

Si no se revisa la goma, puede que se encuentre desgastada y, por lo tanto, pierda adherencia, sobre todo en mojado. La normativa establece que la profundidad del dibujo de la banda de rodadura no debe ser inferior a 1,6 milímetros. Un neumático desgastado aumenta enormemente el riesgo de aquaplanning y alarga la frenada de forma alarmante.

Te recordamos que puedes comprobar el desgaste de los neumáticos utilizando un medidor de profundidad o profundímetro. También puedes usar un remedio más casero, como una moneda de un euro: si el borde dorado no sobresale, significa que la profundidad es correcta. En cambio, si puede verse, entonces está por debajo de su límite. 

También se pueden localizar los testigos de desgaste repartidos por la banda de rodadura. Los fabricantes incluyen en el flanco del neumático una serie de indicadores, que pueden ser el propio logotipo de la marca o un triángulo o las siglas TWI (de Tread Wear Indicator). 

2. No comprobar el estado de las escobillas

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

Con lluvia, los limpiaparabrisas ayudan a retirar el agua y, por tanto, permitir la visibilidad. Si no está en buen estado, no hacen el correcto barrido y, en consecuencia, pueden empeorar la visibilidad: en vez de limpiar pueden ensuciar más.

Unas escobillas en condicionas óptimas suelen durar un año, aproximadamente. Es recomendable sustituirlas después del verano, ya que las altas temperaturas y la exposición prolongada al sol las deterioran. 

Igualmente, las escobillas se desgastan si no se usan durante un tiempo prolongado: la lámina de caucho se deforma, provocando problemas, como un barrido incorrecto, vibraciones o ruidos. 

3. No revisar el líquido limpiaparabrisas

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

Si importante es tener unas escobillas en buen estado, también lo es revisar el nivel del líquido limpiaparabrisas y rellenar el depósito si es necesario. 

Es recomendable utilizar el líquido para limpiar el parabrisas cuando caen las primeras gotas de lluvia, ya que se mezclan con la suciedad y no se limpia bien. 

De paso, aprovecha para comprobar los niveles del resto de líquidos: aceite, dirección asistida, frenos y anticongelante. 

4. No comprobar el funcionamiento del climatizador

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

Es importante comprobar el estado tanto del climatizador como del sistema para desempañar los cristales. Éstos se empañan cuando están fríos, debido al contraste con la temperatura del interior. 

Los vehículos modernos cuentan con un sistema automático contra el empañamiento, tanto del parabrisas como de la luna trasera. En caso contrario, se puede dirigir el aire acondicionado al máximo hacia los cristales.

5. No dar importancia a las luces

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

En esta época del año hay menos horas de luz, a lo que hay que añadir las lluvias propias del otoño. Esto hace que la visión no sea del todo buena, lo que obliga a revisar el estado de las luces y comprobar que no hay ninguna fundida y están niveladas. 

Te recordamos que, con lluvia, se deben llevar encendidas las luces de posición y cruce. Las de niebla sólo si la lluvia es intensa.

6. No verificar el estado de los frenos

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

Siempre hay que comprobar el estado de los frenos, haciendo hincapié en las pastillas y discos. 

Además, no olvides que, con la lluvia, la carretera está más resbaladiza, especialmente, cuando caen las primeras gotas. Por tanto, es obligatorio aumentar la distancia de seguridad

7. No tener en cuenta las condiciones climatológicas adversas 

Errores cuando se conduce con lluvia y viento

No se conduce igual con buen tiempo que con condiciones climatológicas adversas. En estos casos, es necesario reducir la velocidad, adaptándola a las condiciones de la vía y el tiempo

Igualmente, como hemos dicho en el punto anterior, hay que aumentar la distancia de seguridad respecto al vehículo que precede y evitar en todo momento las distracciones y adelantamientos. 

Cuando sopla el viento con especial fuerza, hay que sujetar el volante con firmeza y siempre con las dos manos. Siempre que sea posible, intenta no pasar por túneles y puentes. 

Por último, evita el efecto “pantalla”, una situación que ocurre a la hora de adelantar a un vehículo de gran volumen: se descontrola la dirección del coche y es importante corregirla.

8. Coger el vehículo sin consultar el tiempo

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

A veces, es mejor no usar el coche cuando llueve fuertemente o hay rachas de mucho viento. Lógicamente, no podemos ser adivinos, pero sí podemos consultar el tiempo antes de salir de casa.

Hoy en día, la tecnología permite conocer la previsión meteorológica con precisión, así como el estado del tráfico en tiempo real.

9. Pasar por charcos sin conocer su profundidad

Errores estúpidos cuando se conduce con lluvia y viento

Algunos conductores no lo saben, pero es mejor evitar pasar por charcos, ya que no sabemos qué profundidad tendrá y el riesgo de sufrir un aquaplaning es mayor. 

Si el charco es demasiado profundo, el neumático puede dejar de estar en contacto con el asfalto, perdiendo el control del vehículo.

10. No tener en cuenta a los usuarios más vulnerables de la vía

Errores cuando se conduce con lluvia y viento

Los usuarios más vulnerables son las motos, las bicicletas, los usuarios de patinetes eléctricos… y, sobre todo, los peatones. Hay que aumentar la distancia de seguridad con respecto a estos usuarios y reducir la velocidad. 

Recuerda: con condiciones meteorológicas adversas, prepara tu vehículo para todas estas situaciones y realiza una conducción responsable y respetuosa

Etiquetas:

seguridad

Y además