Skip to main content

Prueba

Prueba Subaru Outback 2.5 GLP, máxima polivalencia

Prueba Subaru Outback GLP 2.5
Nota

8

Un todocamino de verdad

Etiqueta ECO. Autonomía superior a los 1.000 kilómetros. Reducción de las emisiones nocivas. Tres ventajas a sumar a un coche que siempre ha brillado por su polivalencia, un Subaru Outback que ahora maximiza esa virtud con la llegada de esta versión adaptada a los nuevos tiempos. Prueba del Subaru Outback Bi-Fuel, que complementa su conocido motor 2.5 gasolina de 175 CV con un depósito de GLP de 60 litros cuya instalación implica un desembolso extra de 1.750 euros… 

¿Compensa comprar un GLP?

…que se compensan gracias a que con él he llegado a recorrer 300 kilómetros con un coste un 35% menor que si fuera en modo gasolina. Es decir, el coste extra se recupera en pocos viajes largos y el agrado de conducción es idéntico a un gasolina ‘normal’. Ya no se nota el sonido metálico de los primeros GLP y la única diferencia es el indicador a la izquierda del volante sobre el estado de carga del depósito de gas. Cuando este se acaba, sin que tengas que hacer nada entra en marcha la gasolina. Un coche híbrido diferente.

Prueba Subaru Outback GLP 2.5
Salpicadero más moderno y de buena impresión visual

¿Cómo funciona?

Para que un coche de gasolina pueda funcionar con GLP (gas licuado de petróleo) de realiza una adaptación que consiste en la instalación de un equipo de almacenamiento y alimentación que se conecta al motor. Una vez hecha, el coche pasa a ser bi-fuel y puede funcionar con GLP o gasolina, aunque privilegia la primera fuente. Así se consiguen varias ventajas: mayor autonomía y etiqueta ECO por sus bajas emisiones que te permite más libertad de movimiento en las grandes ciudades.

Prueba Subaru Outback GLP 2.5
El maletero se mantiene en 512 litros

Dos cualidades a sumar a las que siempre ha tenido el Outback, un todocamino con tracción total, mayor altura libre al suelo y cambio automático para permitirse serias escapadas fuera del asfalto, además de mantener un confort notable en viajes largos. Después de 600 kilómetros a sus mandos, me ha gustado la sensación de solidez que transmite un conjunto que ha mejorado por dentro en términos de calidad de materiales y acabados. 

Mucho mejor por dentro

Monta una  tela especial en material hidrófugo para repeler suciedad y eso le da una apariencia visual muy atractiva. La enorme pantalla central agrupa casi todas las funciones de infoentretemiento y el cuadro de mandos da la bienvenida al mundo digital, aunque con dos grandes relojes de fácil lectura. La postura al volante es correcta, aunque la banqueta me parece un poco corta y detrás puedes montar a tres adultos sin problemas de altura o anchura. Además, esta versión cuenta con acabado Black Edition que se diferencia por las costuras verdes de los asientos, salpicadero, reposabrazos y palanca, color de las molduras que cambia de plata negro, iluminación del interior que cambia de azul a blanco y varios toques negros en el exterior (parrilla, faldón lateral y retrovisores)

Prueba Subaru Outback GLP 2.5
El logo Bi-Fuel te pone sobre la pista de su motor

 

Y su motor bóxer, a lo suyo

El motor bóxer (como no podría ser de otra forma en la marca japonesa) es un 2,5 litros atmosférico, que rinde 175 caballos y se asocia a un cambio CVT de variador continuo. Entre la potencia de forma lineal, sin pegarte la cabeza al asiento cuando aceleras (aquí se notan los 1.700 kilos de peso) y sin sufrir vacíos de fuerza. Lo que menos me ha gustado es el cambio CVT, que ha reducido el resbalamiento pero sigue siento más lento y brisco que un doble embrague tipo los DSG de VW. El consumo también se va algo por encima de la cifra oficial de 8,6 l/100 km, pues durante mi prueba por todo tipo de trazados y carga se fue a los 9,5. Un valor, en todo caso, contenido para su tamaño y prestaciones.

Prueba Subaru Outback GLP 2.5
Dotado de tracción integral, permite aventuras camperas

A cargar se ha dicho

Ya sea tres adultos, que se sorprenderán por la buena cota de altura o ya sea llenar los 512 litros, porque no pierde maletero pese a la instalación del depósito del GLP, en el Subaru Outback puedes llevar de todo y a todos. Por carretera seca o mojada, gracias al plus de seguridad de la tracción integral que a veces no se nota hasta que de verdad la necesitas como en esta prueba Durante una tormenta de granizo, donde mientras otros coches tenían que parar, el Outback avanzaba sin perder la trayectoria

Precio del Outback GLP

Pues estamos hablando de 38.350 euros (precio con el descuento de campaña de Subaru incluido) en esta versión Executive Plus S que viene cargada de equipamiento. ¿Es mucho? ¿Es poco? Pues son 1.750 euros que un gasolina y esa diferencia se compensa en pocos viajes (por ejemplo puedes ir de Madrid a Zaragoza por un 35% menos de lo que te costaría con un gasolina). Y su equipamiento de serie resulta notable, con siete airbags, faros adaptativos LED, cámara frontal y lateral, avisador de cambio de carril o sistema de audio con 12 altavoces Harman/Kardon de serie.

Conclusión

Lo mejor

Aumento de autonomía, polivalencia, incluye etiqueta ECO

Lo peor

El cambio automático tiene una respuesta más lenta que un doble embrague

Y además

Más de Coches híbridos