Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Skoda Karoq Sportline 2.0 TSI 4x4 DSG: su agilidad te sorprenderá

Prueba Skoda Karoq
Si buscas un SUV compacto dinámico y de calidad, no pierdas de vista este Skoda Karoq con el acabado Sportline

Desde luego, en el mercado hay multitud de SUV para elegir. Es la parte positiva de esta fiebre que sigue a una temperatura elevada. La parte negativa: cuando hay tanto donde escoger, nos podemos equivocar más fácilmente al haber más morralla.

Si quieres acertar, aquí tienes un buen candidato: el Skoda Karoq, un SUV compacto de mucha calidad y que en esta versión, además, equipa un motor de gasolina de casi 190 CV, cambio automático DSG y tracción 4x4; o sea, prácticamente todo lo que le puedes pedir a un buen todocamino. Bueno, también le puedes pedir que afronte los obstáculos más agrestes como si nada, pero es quizá en esto donde nuestro protagonista puntúe más bajo. 

Prueba Skoda Karoq

Y es que, además, esta unidad cuenta con el acabado Sportline, el más dinámico de los cuatro disponibles. Esta versión se diferencia del resto de la gama por llevar pintado el reborde inferior frontal en el mismo tono de la carrocería e incluir dos pequeñas aletas de plástico visto a cada extremo, así como unos faldones más agresivos. En el interior se exhiben paneles en símil de fibra de carbono sobre las puertas, pedales con acabado en acero inoxidable y un paquete LED que incluye iluminación ambiental personalizable.

Prueba Skoda Karoq

Para entrar o ponerlo en marcha, no tienes que sacar la llave del bolso o del bolsillo, gentileza del completo equipamiento con el que este Karoq cuenta. Pulsas el botón de arranque y un ligero ronroneo de su mecánica de dos litros comienza a inundar el habitáculo de una forma sutil y sin indicios del poderío que luego demuestra en marcha.

Y es que este propulsor es muy ágil y la entrega de sus 190 CV se nota desde la parte baja del cuentavueltas, ya que logra mover con mucha soltura la tonelada y media que pesa este Karoq. Además, su rápido cambio automático DSG de siete velocidades ayuda a un fugaz aumento de la velocidad tanto en aceleraciones como en recuperaciones. 

Prueba Skoda Karoq

La comodidad a bordo es muy alta, tanto a nivel sonoro como de amortiguación. El chasis sujeta la carrocería en virajes como si de un turismo se tratara y esto te permitirá elevar mucho el ritmo. También mima al conductor, y por eso ofrece también de serie el sistema que varía la respuesta del coche (Driving Mode Select) con un simple botón. Además, al tratarse de la versión 4x4 (reparte automáticamente el par entre los dos ejes), añade un modo
off road, que te resultará más útil, sobre todo, cuando el asfalto pierda su adherencia. Pero si sales mucho de él, mejor elige la versión Scout. 

Conclusión

Lo mejor

Asociado al motor 2.0 de 190 CV garantiza una deportividad y seguridad en sus reacciones avalada por un chasis sobresaliente

Lo peor

Puede resultar algo caro, pero cuenta con un equipamiento de serie al que no le falta nada

Y además