Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Renault Koleos 2020, un SUV que aspira a ser premium

Renault Koleos 2020 prueba
Nota

8

El rival con rombo para el Hyundai Santa Fe

Hoy pruebo otro miembro de la liga de los SUV, no tan conocido como los Skoda Kodiaq, Seat Tarraco o Hyundai Santa Fe, pero sin duda tan válido o más que aquellos. Se trata del Renault Koleos, que se acaba de renovar con un ligero restyling para su carrocería y el interior, así como en lo referido al chasis y la mecánica.  

Prueba Renault Koleos interior

El protagonista de esta prueba es el más alto de la gama y está equipado con un motor diésel Blue dCi de 190 CV y con la tracción integral 
All-Mode 4x4-i de la que luego te hablaré. A esto se suma que su acabado es también el más completo que puedes elegir, el Initiale Paris, en el que tendrás prácticamente de todo y muy pocas opciones. En este sentido, pocos coches de marcas generalistas ofrecen un equipamiento en el que no falten, por ejemplo, elementos como unas llantas de 19 pulgadas, un portón eléctrico con apertura automática al pasar el pie por debajo del paragolpes trasero o una pantalla central táctil de casi 9 pulgadas. 

Interior con más lujo

Tampoco su lujoso interior se queda corto. En esto el Renault Koleos ha mejorado. No sólo por el cuero que viene de serie, sino por la amplitud y el espacio del que dispondrás, incluso en una segunda fila a la que podrás añadir asientos calefactables (por sólo 300 euros merece la pena) o en la que podrás regular la inclinación de los respaldos, aunque no deslizar su banqueta. O un maletero que, con esos asientos abatidos, dispone de más de 1.700 litros de espacio para meter de todo. Y un detalle que me ha gustado especialmente del hueco de carga es que dispone de tiradores para abatir o levantar los asientos de forma eléctrica. Y esto sí que no es habitual en este segmento.

Lo mismo que el nivel de acabados y la calidad de los materiales a bordo, sin nada que envidiar a marcas alemanas de nivel tipo Volkswagen. Y es que este acabado de la marca francesa destaca por ofrecer lo mejor de lo mejor. 

Diésel sí, suave... también

También me ha sorprendido muy gratamente su mecánica diésel de cuatro cilindros y 190 CV, a pesar de que se muestre algo perezosa a la hora de sacar su fuerza en aceleración y recuperación. Y es que destaca sobre todo, y por eso me ha gustado tanto, por un suave y refinado rodar que te hará creer que bajo el capó llevas un motor de gasolina. Algo, por otro lado, imposible, ya que el Koleos 2020 sólo se suministra con este motor y con otro, también diésel, de 150 CV y tracción delantera. 

Renault Koleos trasera
Detrás, hay menos cambios estéticos

Aún así, sus prestaciones no son malas, más aún si piensas que traslada casi dos toneladas de peso (todo ese equipamiento y lujo pasa factura..), ya que, por ejemplo, tarda menos de 10 segundos en pasar de 0 a 100 km/h; y para recuperar de 60 a 100 km/h (como al adelantar en una vía secundaria), necesita poco más de cinco segundos. 

Me pongo en marcha con el nuevo Koleos

Una vez en marcha, queda claro que ese confort de rodadura se ha extendido a una amortiguación que intenta agradar a sus ocupantes, pero que no sujeta bien la carrocería si aumentas el ritmo y desaparecen las rectas. Además, es muy subvirador, y sus tres vueltas de volante de una dirección muy desmultiplicada, corroboran que su tipo de conducción tiene que ser reposado e intentando disfrutar de todo el confort que ofrece a bordo. 

Renault Koleos cambio
Caja de cambios automática

Por eso, tampoco resulta de lo más rápida, su caja de cambios automática de variador continuo. Es la misma que tenía el anterior Koleos, suave de funcionamiento, pero lenta en su respuesta, sobre todo, en las salidas de un semáforo, por ejemplo, o si, de repente, quieres realizar un adelantamiento. Por lo menos cuentas con levas tras el volante, que aminorarán tu desesperación en esos momentos puntuales de demanda rápida de potencia. 

¿Y cómo se mueve fuera del asfalto?

Respecto a su tracción total, cuenta con un interruptor que permite elegir entre circular sólo con tracción delantera (4x2), con tracción total automática de conexión imperceptible y prácticamente instantánea, o hacer solidario el eje delantero con el trasero y así hacer que el reparto de par entre ambos sea fijo al 50 % (sólo se puede activar por debajo de 40 km/h).

Si afrontas una zona de baja adherencia, funciona bien y te sacará del apuro, pero dudo que saques mucho este Renault al barro... y más si te digo que su distancia al suelo es de sólo 19 cm. Es decir, para un camino roto, bien; para trialeras, no tanto.

Con un consumo que ronda casi los 8 litros cada 100 km y un precio cercano a los 40.000 euros, es una opción muy razonable si buscas eso: un SUV, sobre todo, confortable. 

Conclusión

Lo mejor

Mejora en calidad de materiales y acabado interior

Lo peor

En tramos de curvas se muestra demasiado subvirador

Más:

SUV

Y además