Skip to main content

Prueba

Prueba en profundidad del Opel Adam 1.4 100 CV

Opel Adam dinámica delantera
Nota

6

Me subo durante una semana a la versión atmosférica del urbano alemán. Un urbano recomendable por su funcionalidad y por la viveza que transmite a los mandos.

El modelo más potente de la gama monta un 1.4 atmosférico de 100 CV que, aunque se puede decir que es correcto para su tamaño y peso, en realidad no pone el listón suficientemente alto. El motor es agradable por la finura en su funcionamiento e incluso por el sonido, pero no está a la altura tanto por prestaciones como la eficiencia en términos de consumo y emisiones.

Rivales como el Fiat 500 ofrecen opciones de baja cilindrada sobrealimentadas, como los motores TwinAir, que rebajan el gasto de combustible y de CO2, al tiempo que mejoran la respuesta cuando se pisa el acelerador desde la zona baja del cuentavueltas. El Opel Adam 1.4 100 CV es perezoso hasta que gira a muchas revoluciones, algo a lo que tampoco ayuda su caja de cambios de cinco velocidades y desarrollos un tanto largos. Me pregunto cómo le sentaría a este pequeño Opel el motor turbo del Corsa 1.4 T 120 CV. Probablemente haya que esperar poco tiempo para saberlo, ya que en Opel han anunciado que llegarán versiones downsizing a la gama Adam a medio plazo, y quizá una de ellas sea el propulsor que acabo de citar.

Por lo demás, me quedo con el chasis, que tiene una puesta a punto muy enfocada a todos aquellos que disfrutan conduciendo: tacto de suspensión más bien duro, dirección de rápida respuesta, batalla corta... un cóctel que no suele fallar nunca y que, desde luego, no lo hace en este Opel. La sensación de calidad que transmite su pisada me obliga a colocarlo más cerca del Mini que del Fiat 500. Si eliges la opción del chasis deportivo, le podrás sacar todo el jugo si te gusta conducir a ritmo ágil. Aunque esto último no me parece recomendable 100%, porque te limita bastante en el uso diario normal. Los badenes, guardias tumbados, etc... te obligan a pasar por encima muy despacio y aun así no puedes evitar rebotar dentro del coche como un muñeco de trapo debido a la firmeza y a los cortos recorridos de la amortiguación.

Llega el momento de despedirme de este Opel Adam 1.4 100 CV y lo hago tras una semana de buenas sensaciones. Un urbano recomendable por su funcionalidad y por la viveza que transmite a los mandos.

Conclusión

Lo mejor

El chasis tiene una puesta a punto muy enfocada a todos aquellos que disfrutan conduciendo.

Lo peor

El motor es agradable y su sonido gusta, pero su respuesta no está a la altura. Tampoco en eficiencia.

Lecturas recomendadas