Prueba

Seat Ibiza Cupra 2013: ahora es más equilibrado

Emilio Salmoral

01/04/2013 - 12:17

El Seat Ibiza Cupra 2013 sigue manteniendo su motor 1.4 TSI de 180 CV, aunque ha disminuido su consumo medio hasta los 5,9 l/100 km. Está a la venta por unos interesantes 22.600 euros y es el rival al que tendrá que enfrentarse al nuevo Renault Clio RS, entre otros.

El Seat Ibiza Cupra 2013, con 180 CV, ya está a la venta en los concesionarios españoles. Como sabes, la denominación Cupra procede de la abreviatura de ‘Cup Racing’. La primera generación llegó en 1996 con una versión conmemorativa tras conseguir el Campeonato FIA en la categoría de 2.0 litros con el Seat Ibiza Kit Car: era un coche de motor atmosférico de 2,0 litros y tracción delantera. El segundo Seat Ibiza Cupra apareció en 2000 y llevaba el excelente motor de 1,8 litros turbo de cinco válvulas por cilindro que tantas alegrías les dio a los chicos del Grupo Volkswagen. Llegamos a 2009 y apareció la tercera familia del Cupra, con el motor 1.4 TSI fruto de las nuevas tendencias como el 'downsizing'. Ahora, después de unos cuatro años, llega el nuevo Seat Ibiza Cupra que adopta el 'restyling' que sufrió toda la gama en 2012.

Las mayores novedades del Seat Ibiza Cupra 2013 se centran en la carrocería. Este Ibiza aparece con un nuevo frontal en el que destaca una parrilla en tono negro más alargada y una llamativa entrada de aire inferior en el paragolpes. Además, este Seat apuesta por la iluminación diurna con tecnología LED, con la que se consigue una imagen más deportiva. En la zaga, el paragolpes trasero esconde un gran difusor pintado en negro mate y en el centro se encuentra la salida del tubo de escape. 

He podido probar el Ibiza Cupra 2013 durante una jornada de pruebas en Barcelona. Me hubiera gustado hacer más kilómetros pero no ha sido posible. No obstante, he percibido que es un coche más equilibrado que el modelo anterior. Se trata de un vehículo que puedes conducir con un agradable nivel de confort de suspensión y con un bajo nivel de rumorosidad. 

El motor de gasolina 1.4 TSI de 180 CV del nuevo Ibiza Cupra, que utiliza compresor y turbo, es una delicia en su funcionamiento. Tiene una entrega de potencia muy lineal, no tiene baches en su rendimiento y te permite circular con mucha suavidad incluso a muy bajas vueltas (ofrece 250 Nm de par máximo desde 2.000 a 4.500 rpm). Además, respecto al modelo anterior se ha mejorado la gestión electrónica y el consumo medio oficial ha bajado hasta los 5,9 l/100 km. Sin duda, es un buen dato para un coche de gasolina con este nivel de potencia.

De su comportamiento, me ha gustado mucho el nuevo tarado de la suspensión y la buena puesta a punto de la electrónica: el control de estabilidad solo actúa cuando es necesario. Además, me ha llamado la atención la opción del equipo de frenos deportivos con pinzas de cuatro pistones que te ofrece Seat por 1.035 euros. Si piensas hacer un uso intensivo de tu coche en circuito, sin duda, te recomiendo que los instales. Tienen una resistencia increíble a la fatiga.

Respecto al precio, el Seat Ibiza Cupra 2013 es 1.200 euros más barato que el modelo anterior y te saldrá por 22.600 euros. A este precio y, solo si te lo compras durante este mes de enero, cumples con el Plan PIVE y lo financias con Seat, puedes beneficiarte de un descuento de 5.000 euros. Por lo que, todo un Ibiza Cupra te costaría solo 17.600 euros. ¿Qué te parece?

Prueba del Seat Ibiza Cupra 2013 (Kike Ruiz)

Es como el mejor de los perfumes, la esencia deportiva servida en frasco pequeño, en una carrocería que supera los cuatro metros por muy poco. Vestido con una indumentaria muy acorde a su apellido, el Seat Ibiza Cupra ya te hace echar a volar tu imaginación al primer golpe de vista... Pareces pedir curvas y más curvas donde poder extraer lo mejor de un modelo que, por otra parte, no ha cambiado tanto con respecto a la anterior versión.

¿Cómo diferenciarlos? La cosa es sencilla, porque, como ves, el Ibiza Cupra 2013 se presenta con el restyling que exhibe el resto de la gama. Pero además de eso, hay otros detalles que lo delatan: fíjate en las cuatro aperturas que hay justo debajo de la parrilla. La zaga no ha cambiado casi nada, aunque luce una bandera ajedrezada que también se repite en el frontal y el interior.  Y ya está... poco más, aunque lo suficiente para ganar en atractivo. Con esa impronta, no tardo ni un minuto en ponerme a sus mandos.

En el interior del Seat Ibiza Cupra 2013 solo cambian los asientos (los que lleva esta unidad son unos bitono que cuestan 811 euros) y la pantalla de cinco pulgadas extraíble que hay sobre el salpicadero (Seat lo llama Portable System), y que incluye las funciones del navegador, el ordenador de viaje y varias opciones personalizables a modo de relojes. Giro la llave. El mismo bloque 1.4 TSI que monta el Volkswagen Polo GTI y que ya daba vida al anterior Cupra despierta de su letargo... y su sonido no me dice nada, la verdad. Del escape central no brota lo que se dice una melodía excesivamente sugerente.

Combinado con este bloque, Seat ha dispuesto, como única opción, el cambio DSG de doble embrague y siete velocidades que es una maravilla en cuanto a rapidez y gestión de marchas. Pero... ¿por qué no hay disponible un cambio manual para aquellos a los que todavía nos gusta hacer las cosas a la antigua usanza? Sea como fuere, los primeros metros con este Ibiza son tan suaves como agradables. Esa es una de las grandezas de este Cupra: que se puede deslizar cómodamente por ciudad a ritmos normales y sacar todo su nervio cuando hundes el pie en el acelerador. Y ahora sí que las pido: ¡curvas, quiero curvas! Necesito una carretera que ponga a prueba lo bien que está afinado el chasis del Ibiza Cupra. Es duro, pero quizá más permisivo con los baches, algo que agradecerá tu espalda.

Pongo la palanca en el carril secuencial para dirigir las marchas desde las levas (también lo puedes hacer desde la propia palanca), hundo el pie y ¡voilá! Los 180 CV me sacuden de golpe. En relaciones cortas parece mentira que un motor de solo 1.390 cc pueda tener tanta rabia escondida. ¡Cómo empuja! A mitad de régimen da lo mejor de sí para después ir desinflándose en la parte alta del cuentavueltas. Afronto la primera curva; freno a fondo y la zaga se mueve con un ligero baile... Giro y el morro obedece con precisión.

El Seat Ibiza Cupra 2013 apoya de una forma tan sencilla que parece retarme a ir un poco más allá... Pues vale. Decido buscarle las cosquillas en el siguiente giro. Idéntica operación... ¡Cómo frena! Giro y las ruedas ya me avisan de que estoy llegando a su máximo nivel de agarre. La zaga se insinúa más, parece cobrar vida y me obliga a corregir levemente con el volante antes de volver a acelerar a fondo. ¡Qué divertido! ¿A por la siguiente? El espíritu Cupra me ha conquistado por completo y ya no hay quien me pare... ¡Qué fácil es pasárselo en grande con este Ibiza Cupra! Sensaciones deportivas para todos. Eso sí que es democracia real...

Lecturas recomendadas

Todo sobre Seat

Seat Ibiza Ibiza Cupra

Acabados de Seat Ibiza Cupra 2013 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

8,5

Todo sobre Seat Ibiza

Buscador de coches