Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Nissan Navara 2019: solo lo detendrán tus miedos

Prueba Nissan Navara 2019
Nota

8

Ni las rocas, ni la playa, ni los ríos... al Navara no le da miedo nada. ¿Y a ti?

Prueba del Nissan Navara 2019. La duodécima generación pick up japonés, que se fabrica en la planta de Nissan en Barcelona para Europa –se produce también China, México, Tailandia y Argentina–, ha recibido una ligera actualización que, sobre todo, se pone de manifiesto en lo que esconde debajo de la carrocería, pues a nivel estético los cambios afectan a la parrilla delantera, con la inclusión del color negro –que le aporta más elegancia– y el cambio de diseño en las llantas, que, además, ahora son de 17'' en vez de 16'' en los niveles más básicos.

Prueba Nissan Navara 2019

En este sentido, son tres los ámbitos de mejora del Nissan Navara 2019. En primer lugar, en lo que al tren de rodaje se refiere. El nuevo Navara es ahora más robusto si cabe, y al mismo tiempo más confortable. Esto es posible principalmente a los trabajos llevados a cabo en las suspensiones, tanto delante como sobre todo atrás. Y es que el eje posterior del Navara 2019 incorpora la segunda generación de la suspensión multilink, lo que es supone una gran ventaja en cuanto a confort se refiere frente al esquema de ballestas, típico del segmento de los pick up, sin por ello perder un ápice de control sobre el vehículo. Además, a ello se une la elevación de 25 mm de la suspensión trasera, así como la inclusión de un muelle bifase, lo que redunda en la presencia del pick up nipón.

El tren delantero del Nissan Navara 2019, por su parte, ha recibido unas modificaciones que permiten reducir el esfuerzo de la dirección, de modo que resulten más fáciles las maniobras a baja velocidad.

También se ha aumentado el tamaño de los discos de freno, pasando delante de 296 a 320 mm, mientras que los traseros son ahora también discos de 308 mm, y sustituyen a los de tambor de la versión anterior. Esto redunda en que el Navara necesita menos distancia para frenar, así como una mejora en la resistencia del pedal de freno.

El segundo apartado de mejora del Nissan Navara 2019 es el referido a la tecnología, no sólo en lo referente a la conectividad, con el nuevo sistema NissanConnect con la tecnología Alliance In-Vehicle Connectivity (A-IVC), todo ello controlado a través de la nueva pantalla táctil de 8'', que incluye mapas 3D de TomTom, Google Street View y Google Satellite

El tercer y último ámbito de mejora del Nissan Navara 2019 es el de la eficiencia. Y es que ahora está disponible con el motor biturbo –antes turbocompresor simple– con dos potencias: 163 CV y 190 CV. En este sentido, se ha mejorado el sistema de refrigeración por agua, y se ha incluido filtro de partículas DPF y reducción catalítica selectiva (SCR), con la consiguiente reducción de emisiones de NOx. Asimismo, el nuevo Navara 2019 presenta una nueva transmisión manual de 6 velocidades, refinada, mejor sincronizada y con menos vibraciones.

No te pierdas: Mitsubishi Montero o Nissan Navara, ¿cuál es más poderoso fuera del asfalto?

Hasta aquí todas las novedades sobre el papel; es hora de comprobarlo en la práctica. Para ello, nos hemos desplazado hasta la siempre desafiante Islandia para poner a prueba el Nissan Navara 2019. En este vídeo puedes ver cómo se comporta el Nissan Navara 2019 por el desafiante terreno de Islandia:

VÍDEO: Prueba del Nissan Navara 2019 en Islandia

Antes de sacarle el jugo al Navara en una espectacular prueba, testamos la variante King Cab (2+2 con mayor superficie de bañera), precisamente para comprobar las mejoras realizadas sobre el sistema de suspensiones. Para ello, los responsables de Nissan colocaron una enorme bala de paja de unos 500 kg, y hacer un recorrido por terreno accidentado. Más que las sensaciones al volante, lo más revelador fue observar a la unidad de Navara que circulaba delante de mí, y lo bien que copiaba el tren trasero las irregularidades de la pista, lo que pone de manifiesto las ventajas del sistema de suspensiones multilink.

Nissan Navara 2019 con interior de turismo

Tras ello me puse al volante de una novísima unidad del Nissan Navara 2019 con el motor 2.3 dCi de 190 CV, y que cumple con la normativa Euro 6D-Temp. Nada más acceder al interior del Navara, lo primero que me llama la atención es que su puesto de conducción ha abandonado el aire de vehículo comercial ligero que destilaba la anterior generación para contar ahora con cockpit de turismo.

Prueba Nissan Navara 2019

Al arrancar, también se notan los trabajos de refinamiento: pocas vibraciones y poco sonido a petroleta. La ruta se inicia por carretera. Las primeras sensaciones no pueden ser mejores, pues lo cierto es que a pesar que se circula a una altura mayor que en un coche, realmente parece que conduces un turismo, por la facilidad en las maniobras, lo 'poco' pesada que se siente la dirección y, sobre todo, porque el poderoso motor que se esconde bajo el capó, hace que te olvides desde los primeros segundos que estás al volante de una mole de más de 3.200 kilos. Tanto, que son mis miedos a llevarme de recuerdo una 'receta' islandesa con unos cuantos ceros, lo que me hace refrenarme, máxime después del briefing de la organización, que nos advirtió a los periodistas acreditados de la suma atención que debíamos poner sobre la velocidad –límite de 90 km/h en carretera–, pues los coches patrulla de la policía islandesa incorporan radares en el paragolpes y las cazan al vuelo... Menos mal que para ello existe el cruise control, ese bendito invento.

Prueba offroad del Nissan Navara

Las carreteras en Islandia están muy bien –por sus espectaculares paisajes y ese halo de misterio, misticismo y encanto volcánico–, pero no es el terreno natural del Navara 2019. Por eso, me emociono cuando dejo atrás el asfalto y me adentro en pista. Si por carretera los paisajes son espectaculares, cuando abandonas lo negro, el corazón se te encoge y se te pone piel de gallina. Mires hacia donde mires descubres un trozo de naturaleza que jamás de los jamases encontrarás en España salvo quizás en Lanzarote, pero sin tanto verde... y sin glaciares.

Prueba Nissan Navara 2019 Auto Bild

Porque después de ver unas cuantas cascadas –que demuestran que el líquido elemento no es un problema en esa isla–, lo que realmente quiero ver son lenguas de glaciar. El camino es pedregoso, algunas veces con curvas cerradas, donde me vengo arriba para ver qué tal baila el tren trasero. Por mucho que le quieras buscar las cosquillas, el control de estabilidad del Navara 2019 sin ser muy intrusivo, te mantiene a raya. 

Un camino se desvía a mano derecha. La advertencia es clara: solo con vehículos 4x4. El camino se complica por momentos: más estrecho, más piedras y una subida ciega. Tras superarla, hay un buen desfiladero hacia rocas y más rocas. Para el Navara esto es pan comido, tanto que ni siquiera es necesario activar la tracción integral ni mucho menos la reductora.

Al fondo se ve la lengua de un glaciar, pero no un glaciar cualquiera: se trata del Gigjökull, aquel cuyo manto helado reposa sobre el Eyjafjallajökull, el volcán que erupcionó en 2010 y cuya estela de cenizas provocó la cancelación de miles y miles de vuelos en todo el mundo. Vale la pena, pues, acceder a la lengua, aunque eso suponga vadear varias veces un río glaciar –¿la pena? es un gustazo– y poner a prueba las capacidades offroad del Navara 2019.

Prueba Nissan Navara 2019

Para regresar a la senda, y por precaución, sí activé la tracción integral, más que nada porque la subida, empinada y rocosa, son palabras mayores, pero nada del otro mundo para el Navara.

Con el Nissan Navara por la playa 

Por la tarde, me esperaba lo mejor: prueba offroad extremo. Y para ello, nada mejor que primero hacer varios cientos de metros por un río glaciar. Aunque el agua llegaba en algunos momentos casi a la altura de las ventanas de las puertas, en ningún momento demostró el Navara 2019 ni fatiga, ni falta de fuerza ni nada por el estilo. El Navara superaba el recorrido con facilidad, sin prisa pero sin pausa.

Prueba Nissan Navara 2019 Auto Bild

Y eso que lo mejor estaba aún por llegar: la playa. La costa sur de Islandia tiene la particularidad de que, además, en ciertas partes se solapa con la desembocadura de varios ríos glaciares, que arrastran rocas, restos de morrena y, sobre todo, mucha ceniza, que tiñe las dunas de un característico color gris oscuro y convierte la ya de por sí complicada conducción sobre arena, en una mezcla cuando menos interesante. 

Bajamos la presión de los neumáticos, activamos la reductora (low) y que comience el rock & roll. Y este es del bueno. Sobre todo cuando llegamos al borde del mar, con una playa solitaria, fantasmal, mística, fría, gris... pero sobre todo propicia para poner la guinda a esta prueba del Nissan Navara 2019. 

Con las limitaciones de velocidad que impone la reductora (no más de 50-60 km/h) el cabra tampoco se puede hacer mucho, pero sí darle alegría al tren trasero a base de hacer 'ocho', y cambios de apoyo bruscos, sin olvidar lo emocionante que es circular sobre el agua del mar en la orilla.

La guinda: recorrer pistas flanqueadas por lava solidificada hasta llegar a una zona geotérmica. La pista es divertida, pero se nota que el Navara está diseñado para llevar carga en la bañera, porque al ir vacía, la zaga se mueve como un péndulo. Nada grave; basta con bajar el ritmo. Nada, absolutamente nada frena al Navara.

El nuevo Nissan Navara 2019 ya está a la venta en España por un precio desde 30.764,02 euros para la variante doble cabina con el motor 2.3 dCi de 160 CV asociado al cambio manual de 6 velocidades y acabado Visia.

Conclusión

Lo mejor

Su dinamismo de marcha en cualquier terreno, y su gran capacidad offroad.

Lo peor

Espacio para las piernas en las plazas traseras si van adultos de más de 1,80 metros delante.

Y además