Logo Autobild.es

Prueba del nuevo Mercedes Clase G: ¿se puede mejorar un icono?

Prueba Clase G

Redacción AUTO BILD

La nueva Clase G de Mercedes se presenta con su típico aspecto angular, con una amplia gama de motores y aún mejores características de conducción. Lo probamos. 

Durante más de 40 años, el Mercedes Clase G ha sido el epítome alemán de un todoterreno. Concebido originalmente como un vehículo militar, desde 1979 se convirtió en un icono para los amantes de los terrenos difíciles. 

Diseño y versiones

Probablemente, esa sea la razón por la cual la última edición de este Mercedes se reconoce visualmente en todos sus detalles como un Clase G. Y no importa si estamos hablando del diésel, el gasolina, el AMG o la Clase G totalmente eléctrica. Sí, has leído bien:  el robusto G viene ahora en cuatro variantes de motor distintas.

El diésel G 450 d lleva un motor de seis cilindros en línea con una red eléctrica de 48 voltios y un generador de arranque integrado, que aumenta los 367 CV en modo boost en 20 CV y complementa el par máximo de 750 Nm con 200 adicionales según sea necesario. La distribución de potencia se realiza como siempre a través de una transmisión automática convertidora de par, que se extiende sobre nueve marchas y hace que las maniobras a baja velocidad en terreno accidentado sean absolutamente cómodas.

Para los conductores frecuentes, el suave y silencioso motor diésel seguramente será la primera opción. Incluso el tacaño podría entusiasmarse con él, y con su precio de algo más de 122.000 euros, el G 450 d es la entrada más “económica” a la gama. Además, el diésel, aunque nominalmente el más débil de la familia G, también se desempeña excepcionalmente bien en terrenos difíciles.

Como sus compañeros, viene de serie con una suspensión adaptativa que puede compensar mucho mejor las irregularidades del terreno que los amortiguadores pasivos. Sobre todo, las inclinaciones y balanceos son suavemente amortiguados y los movimientos de la carrocería se reducen notablemente. Para hacer que las excursiones fuera del camino sean fáciles incluso para los novatos en off-road, los desarrolladores han incluido tres programas de conducción todoterreno en el menú, además de los conocidos programas de conducción en carretera (Comfort, Sport, Eco e Individual).

Para cualquier tipo de terreno

El modo "Trail" ajusta la tracción, la suspensión y la dirección para una operación óptima en terrenos ligeros con superficies sueltas, "Sand" modifica las intervenciones del ESP para distribuir de manera óptima la potencia de tracción, especialmente durante maniobras dinámicas en superficies sueltas, y proporciona más seguridad al frenar y en curvas. Pero el programa de conducción más impresionante es "Rock", que, en terrenos difíciles, garantiza que los tres bloqueos se activen en el momento adecuado, lo que permite una capacidad de escalada del 100 por ciento y una estabilidad de hasta 35 grados.

 

Ya no se gestionan desde la consola central, sino mediante un centro de control ubicado en medio del salpicadero o a través de la nueva pantalla central, que ya se había visto en la Clase E (W 213). Sin embargo, en aquel momento, la pantalla aún no respondía al tacto. En cualquier caso, el manejo es intuitivo y no abruma al piloto ni siquiera en viajes exigentes sobre terrenos difíciles.

Con las nuevas pantallas, la última versión del sistema de infoentretenimiento MBUX también ha llegado a la Clase G, y así se pueden visualizar no solo los comandos de voz, sino también el ángulo de inclinación, la pendiente y los movimientos de balanceo en ambas pantallas, según se desee. De igual manera con las imágenes de las cámaras frontal o trasera, que son extremadamente útiles, especialmente en ascensos.

El AMG G 63 es el más deportivo

Lo descrito se aplica sin duda a todas las demás motorizaciones. El G 500 con su motor de seis cilindros de gasolina de 449 CV, que también está acoplado a una arquitectura de 48 voltios y, al igual que su colega diésel, puede aumentar en 20 CV y 200 Nm hasta alcanzar los 560 CV durante el impulso. La cúspide de potencia en los motores de combustión la representa el AMG G 63 con su robusto V8 biturbo, 558 CV y unos contundentes 850 Nm. Aquí también un generador de arranque proporciona, si es necesario, 20 CV y 200 Newton metro adicionales.

A esto se suma una suspensión deportiva adaptativa con compensación hidráulica de inclinación, ajustable en tres niveles, que mantiene el paquete de potencia en equilibrio absoluto incluso en terrenos con grava rápida. Esto, a su vez, reduce considerablemente los movimientos de la carrocería del imponente G, que tiene una altura de 1,98 metros, y garantiza un excelente comportamiento en curvas. Todo ello está acompañado por un rugido malévolo de los escapes laterales, que distinguen al AMG desde siempre.

El G 580 electrifica la Clase G

Pero hay un cuarto jugador nuevo: el G 580 con tecnología EQ. Se trata de la variante completamente eléctrica del icónico todoterreno, que no solo es idéntico a los hermanos de combustión, sino que no se queda atrás en sus virtudes. Esto se aplica tanto a la conducción en carretera como fuera de ella.

Hay que admitir que, en algunos aspectos, incluso supera a los de combustión. La razón son los cuatro motores síncronos cercanos a las ruedas, que pueden transmitir su potencia individualmente controlada a cada una a través de dos velocidades. Junto con la reductora, el G 580 es capaz de dar la vuelta sobre sí mismo con la llamada “maniobra G” en terrenos sueltos. Basta con pulsar un botón, mantener el volante en posición recta, tirar de las paletas de recuperación para determinar la dirección de giro y pisar el acelerador con decisión.

Similar es la función G-Steering, con la que se puede girar la zaga como en un drift controlado para rodear un obstáculo con un giro de casi 180 grados. Para esto también se debe presionar el botón correspondiente, girar el volante en dirección de giro y pisar el acelerador. Y algo más facilita al conductor en el G eléctrico la conducción todoterreno: con la ayuda de la función de rampa electrónica con tres niveles de velocidad, que también se pueden controlar a través de las paletas de recuperación en el volante, el vehículo eléctrico asegura una tracción casi ideal, especialmente en terrenos difíciles.

Cockpit Clase G

Hasta 473 kilómetros de autonomía

El G 580 utiliza, por supuesto, todas las configuraciones de conducción descritas anteriormente para los de combustión. Naturalmente, se ha asegurado de que la batería, que se encuentra en lugar de los peldaños del chasis entre los ejes, no se dañe en tales circunstancias. El paquete de baterías de 117 kWh, que debería llevar al eléctrico, que pesa 3,5 toneladas, hasta 473 kilómetros según WLTP, está protegido por una placa de fibra de carbono de tres capas con un núcleo de madera, que pesa solo 57 kilogramos.

Además, la batería de tres capas y todos los demás componentes están tan bien protegidos que el G 580 tiene una capacidad de vadeo de 850 milímetros. Eso son 150 milímetros más de los que permiten los de combustión al pasar por el agua. 

Clase G detalles

En cuanto al peso, el G más grande no se hace incómodo ni en la carretera ni fuera de ella. Por lo tanto, el gigante eléctrico también se puede conducir de manera relajada o deportiva en la carretera. Si se desea, incluso se puede dar al vehículo un sonido de rugido G-ROAR en el modo de conducción más deportivo, lo que resulta sorprendentemente auténtico. Y es así porque adapta los movimientos del pedal del acelerador y los convierte en tonos.

Conclusión

La Clase G fascina una vez más en su nueva versión con sus capacidades todoterreno y su comportamiento en carretera. La motorización no importa. Lo que sí importa es el precio. Para muchos sigue siendo utópico.

Valoración

Nota9

Lo mejor

Comportamiento en asfalto y offroad, equipamiento, tecnollogía, acabados, diseño. 

Lo peor

Su precio solo está al alcance de unos pocos.

Etiquetas: Todoterreno

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.