Skip to main content

Prueba

Prueba Mercedes Clase C 350e: el 'hippy' de una familia bien

Prueba Mercedes Clase C 350e
Nota

9

Si al confort típico de la Clase C le añadimos un sistema hibrido enchufable en combinación con un motor gasolina, el resultado son 280 CV de gratificantes sensaciones, aumentadas con un consumo más que razonable.

Por un lado quieres un coche lujoso, por otro, tu conciencia aprieta y últimamente te surgen dudas acerca del planeta que quieres dejar a los que vengan después. Pues quizá la solución la tengas más cerca de lo que crees, concretamente en esta prueba con el Mercedes Clase C 350e, la variante enchufable. Sí, lo has leído bien: se enchufa.

No te pierdas: Nuevo Mercedes Clase C 2018, en el Salón de Ginebra

Aunque tranquilo. También tiene motor de gasolina para que no tengas el radio de acción limitado, como has visto con el Nissan Leaf... Esta combinación me gusta especialmente y creo que puede tener mucha aceptación. Porque, para empezar, las sensaciones a bordo son muy buenas, tanto si hablamos de ausencias de ruidos y vibraciones, es decir, confort de conducción; como si pensamos en un cierto carácter deportivo.

Prestaciones de un deportivo eficiente

No tienes nada más que echarle un vistazo a las prestaciones. Mercedes declara un 0 a 100 km/h en menos de seis segundos, pero mi Driftbox marcó 6,9, lo que tampoco está nada mal. Porque a la fuerza de su motor de gasolina cuatro cilindros turbo con 211 CV se le suman los 82 del eléctrico, para ofrecer una fuerza conjunta de 279 CV. Y en los primeros momentos, cuando el motor de gasolina no tiene la fuerza del turbo, es cuando la ayuda del eléctrico se nota más, con una puesta en marcha fulgurante. Y lo dicho, sin que ruja aquello como un león enjaulado. 

Vídeo: aquí tienes nuestra prueba del Mercedes Clase C:

También las recuperaciones en marcha son muy destacables en esta berlina. Pasar de 60 a 100 en 3,6 segundos tampoco es baladí. Y con un par motor total de 600 Nm, notarás cómo su fuerza te deja pegado a los asientos. Por cierto, la rapidez y suavidad de reacciones de su cambio automático 7G-Tronic acompaña a esa agilidad y, por supuesto, a la comodidad general.

Cuenta con cuatro programas de conducción que varían el mapa de inyección del motor así como diferentes parámetros del chasis y que también existen en el resto de la gama, a saber: Comfort, Eco (que posee funcionamiento a vela, desacoplando el motor de combustión de la transmisión cuando es posible), Individual, Sport y Sport+. En los dos últimos programas solo dispondrás del modo Hybrid. Y es que, por su carácter híbrido enchufable, posee también cuatro modos de funcionamiento y que permite alternar entre los diferentes motores, usándolos según más convenga en cada momento. Y, aunque por defecto este Mercedes Clase C arranca en el modo Hybrid, lo suyo es cambiar al E-Mode y circular así hasta agotar la batería, cosa que pasará en torno a los 25 kilómetros, con unos cinco de variación según cómo trates el acelerador. Ten en cuenta que en este modo puedes circular hasta unos buenos 130 km/h, pero a esa velocidad no vas a llegar ni a 20 km.

Otra curiosidad de esta versión es el pedal acelerador háptico. Avisa con pequeños toques en el pie en dos circunstancias: para que se suelte este pedal y parar el motor de gasolina; y para avisar, en la posición E-Mode, del momento en el que se arranca el motor de combustión. 

Batería algo limitada, buen consumo medio

Una pena que solo tenga esa autonomía eléctrica pura, pero es que la batería es pequeña, de solo 6,2 kWh, aunque también se recarga en no mucho tiempo, en solo tres horas con un cable doméstico (8 Amperios). Este tiempo se reduce a la mitad con una instalación monofásica y 16 Amperios. Es decir, se puede cargar entre 100 y 240 V, pero no en instalación trifásica, aunque en la tapa de recarga ponga que soporta 400 V. Cuando baja del 10% de carga, se arranca el motor de combustión y podrás ver su funcionamiento en un potenciómetro ubicado bajo el reloj derecho del panel de instrumentos. Con todo, el consumo medio que me ha dado después de recorrer múltiples escenarios, ha sido de unos 6,0 litros, lo que no está nada mal para un coche como éste.

Vídeo: Probamos el nuevo Mercedes C350e:

Respecto al C 250, con 211 CV, el precio aumenta en casi 10.000 euros, así que tienes que estudiar muy bien el tipo de recorrido que vas a realizar y echar muchas cuentas.

Otra cosa es que busques el confort de esta marca, pero con mayor inmediatez de reacciones. Y de paso, si haces 20-25 km diarios, sí que puedes ahorrar bastante. ¿Tanto como para que te compense? Lo dicho, tendrás que tirar de calculadora... 

Conclusión

Para quien quiera disfrutar de la comodidad de un Clase C con un consumo más contenido y una utilización prioritaria en ciudad, puede que sea una muy buena opción. En el lado negativo se encuentra la poca autonomía de su batería, pero te servirá para moverte unos cuantos kilómetros a coste cero.

Conclusión

Lo mejor

Confort de conducción, empuje motor eléctrico, cambio automático 7G-Tronic, consumos

Lo peor

Batería pequeña, precio, equipamiento opcional

Lecturas recomendadas