Prueba

Citroën DS5 Hybrid4: un híbrido... híbrido

David López

21/05/2012 - 10:40

El Citroën DS5 Hybrid4 mide 24 centímetros menos y se basa en la plataforma II del C4, así que no busques la comparación con el C5. Un modelo muy exclusivo... que pagarás caro.

El Citroën DS5 Hybrid4 no es una berlina, ni un cinco puertas típico. Ni siquiera un familiar. Y mucho menos un 4x4. Pero tiene un poco de todo. Hoy a estos conceptos los llaman ‘crossover’ porque son una mezcla de varios estilos. Pero muchas veces lo único que tienes son ‘engendros’ que no acaban de ir bien. Con esta duda me monto por primera vez. Lo que más llama la atención es conducir un Citroën híbrido con un sistema tan peculiar: el motor eléctrico de 37 CV se une a un propulsor diésel de 163.

¿Te suena? Busca el Peugeot 508 RHX y el Peugeot 3008 Hybrid4 y te encontrarás la misma receta: un motor de bajo consumo y otro eléctrico que te permite moverte sin lanzar emisiones a la atmósfera. El motor del DS5 Hybrid4 se coloca entre las ruedas traseras (también las baterías) y puede trabajar junto con el motor térmico para convertir a este ‘crossover’ en un modelo de tracción integral. Lo mejor es que lo consigue sin necesidad de acoplar el tren delantero y el trasero: cada motor trabaja de manera sincronizada y así te ahorras el eje de transmisión.

Para poder funcionar como 4x4 se ha acoplado un alternador muy potente (8 kW), que recibe energía del motor 2.0 HDI y la pasa a las ruedas traseras aunque la batería no tenga carga. Aparte, también tienes los inevitables modos Auto, Sport (logra los 200 CV) y el ZEV (‘zero emission vehicle’). Este último es interesante porque te permite circular hasta cuatro kilómetros a una velocidad máxima de 60 km/h. La teoría del DS5 Hybrid4 suena bien. Ahora le toca el turno a la práctica: al presionar el botón de arranque, un indicador avisa de que el coche está ‘Ready’ y al pisar el acelerador se mueve en silencio. Luego, cuando necesita más potencia, el motor de gasóleo entra en funcionamiento ahorrándose el trance de poner en movimiento sus 1,7 toneladas. Lo único que notarás es el ‘toco-toco’ de los diésel.

El consumo logrado no es tan optimista como el oficial, pero no está nada mal, ya que el funcionamiento ZEV tiene bastante protagonismo; por ejemplo, al salir de los semáforos o al circular con tráfico denso. A la hora de regenerar la batería se recarga al soltar el acelerador (retiene mucho) o al frenar. Donde mejor he notado al Citroën DS5 híbrido ha sido en zonas con el asfalto en buen estado.

En conjunto el 2.0 HDI-motor eléctrico es satisfactorio, aunque todavía estoy buscando en esta prueba los 200 CV que anuncia. Sí es cierto que en Sport me muestra una cara más alegre. ¿Y no hay pegas en el Citroën DS5 Hybrid4? La que siempre aparece cuando pruebo un cambio CMP: ¡el propio CMP! Aunque me ha dado la impresión de ser algo más suave, es lento y brusco; te puede dejar tirado al entrar en una rotonda o al incorporarte al carril izquierdo de la autopista. Eso por no mencionar que te tendrás que olvidar de aparcar en situaciones en las que es necesaria más precisión: el coche te exige que lo muevas a golpe de gas, lo que te garantiza unos gloriosos aparcamientos de oído...

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Todo sobre DS

DS DS5 DS5

Acabados de DS DS5 2012 más populares:

Ver todos los acabados
Todo sobre DS DS5

Buscador de coches