Skip to main content

Prueba

He probado el Audi Q5 más barato, cuatro razones para comprarlo y una para pensarlo

Audi Q5
Nota

9

Porque a veces pagar menos no es renunciar a mucho más

Prueba del Audi Q5 2.0 TDI, la versión más barata que puedes comprar en 2018 del SUV alemán. ¿Es necesario gastar un pastón en equipamiento? ¿O se puede tener un gran coche con un ahorro considerable?. Es lo que quería saber con este test y después de probar a fondo este Q5 la conclusión es clara: merece la pena. ¿Por qué? Aquí van las cuatro razones para adquirirlo… y una para pensarlo.

 

1. Calidad de acabado como en resto de la gama

Da igual que te compres el Audi Q5 2.0 TDI 150 CV o el de motor 3.0 TDI 286 CV más caro de la gama actual (62.870 euros). El nivel de acabado es premium, tanto en calidad de los materiales como en ajustes o tacto de la superficies. En este apartado Audi dio un paso al frente hace años y ahora se encuentra claramente por encima de un BMW X3. Por eso, aunque te gastes “solo” los 41.290 euros euros que cuesta este Q5 150 4x2 dispones de los niveles de calidad del más caro. Por otro lado, la amplitud de su habitáculo y los 550 litros de maletero se mantienen sea cual sea la versión.

 

2. Prestaciones del motor suficientes para la mayoría de los conductores

Está claro que si amas la gasolina y te encanta estirar el cuentavueltas por encima de 5.000 revoluciones, este no es tu coche. Ni este ni ningún diésel. Pero, seamos sensatos, la mayoría de los conductores transita tranquilo a 2.000 vueltas y ve difícil pasar el velocímetro por encima de los 120 km/h. En esas circunstancias, incluso exigiendo en una recuperación a plena carga, el Q5 2.0 TDI tiene fuerza (y sobre todo par) suficiente. El cambio manual de seis velocidades está bien escalona y aunque su tacto ese demasiado duro dosifica bien la fuerza. La aceleración 0-100 km/h es de 9,7 segundos y la velocidad punta alcanza los 206 km/h,

 

3. El consumo en conducción normal es contenido

Si con un 2.0 TFSI bajo el capó de un Audi Q5 es fácil que el gasto se vaya por encima de los 8 litros, en este TDI 150 hacer medias de 6,0 l/100 km no resulta nada complicado., Eso significa un considerable ahorro en la gasolinera, además de incrementar la autonomía hasta poder superar los 1.000 kilómetros sin repostar. En contra, que es un motor demasiado ruidoso para su categoría premium.

4. Lo más importante viene de serie

Es cierto que en catálogo de opciones de Audi tienes un listado de elementos muy atractivos, tanto desde el punto de vista del confort como del de la conectividad. Pero repaso lo que trae de serie el Audi Q5 2.0 TDI 150 y me encuentro con climatizador automático, portón con apertura eléctrica, ocho airbags, detector de fatiga, control de presión de los neumáticos, freno de mano eléctrico, control de estabilidad ESP, llantas de aleación de 17 pulgadas, barras longitudinales en el techo, luneta trasera calefactable, respaldo trasero con partición 60/40 y volante de cuero multifiunción. Es cierto que podría incluir de fábrica el sensor de lluvia y luces (por ejemplo), pero para ser una versión de entrada a la gama no está tan “pelado” como por ejemplo el Mercedes GLC más barato.

 

5. Pero si te mueves por climas hostiles…

… y a menudo conduces sobre carreteras mojadas, barro o incluso nieve, entonces vas a echar en falta dos elementos cruciales: la tracción Quattro y el cambio automático. He probado el sistema Quattro en otras carrocerías de Audi y funciona tan eficiente como sencillo, mientras la transmisión automática DSG ayuda a salir de situaciones complicadas (y te ofrece un plus de confort si no eres de los que gustan de manejar una palanca manual).Por eso, si estás en este grupo, te tocará rascar más el bolsillo de lo que cuesta el Q5 2.0 TDI 150 caballos.

Todo sobre Audi

Conclusión

Lo mejor

Relación calidad-precio, acabados y ajustes de primera

Lo peor

El motor en frío ofrece demasiadas vibaraciones, tacto del cambio duro

Y además