Práctico

Todo lo que debes saber para financiar tu coche nuevo

Todo lo que debes saber para financiar tu coche nuevo
Noelia López

Por falta de liquidez o por conseguir un mayor descuento, financiar la compra de un coche gana ya 'por goleada' al pago al contado. Pero debes saber que este trámite conlleva la aceptación de un serie de condiciones que, entre otros aspectos a tener en cuenta, hacen que una vez terminado de pagar el supuesto descuento haya desaparecido. Para que no te pille de sorpresa, te contamos todo lo que debes saber si vas a financiar la compra de tu coche nuevo.

Te vamos a contar todo lo que debes saber si vas a financiar tu coche nuevo.

Nos metemos en este marrón (ya verás más adelante que entender y explicar las condiciones no siempre es fácil) porque en los tiempos que corren los pagos aplazados ganan por goleada a los que se hacen al contado. Y, ojo, no sólo porque con la archinombrada crisis sean pocas las familias que cuentan con liquidez suficiente para hacer frente al pago de los miles de euros que cuesta un coche nuevo a tocateja; sobre todo porque los vendedores se encargan de que creas que que la financiación es tu mejor opción.

Nos lleva esto a la primera pregunta...

¿Por qué los concesionarios se empeñan en que financies la compra?

Entendemos que los fabricantes se hayan puesto las pilas para ofrecer opciones a quienes no tienen dinero suficiente para afrontar la compra de un coche al contado (si no lo hicieran las matriculaciones caerían en picado, incluso si consiguieran que el Gobierno sacara adelante un Plan PIVE 9). Pero no tanto por qué aunque les digas que tienes dinero para abonar el total, insistan en que te conviene financiar la compra.

Rectifico. Lo entendemos después de echar cuentas y leer la letra pequeña.

Decidida la marca, el modelo, la versión, equipamiento, extras... el vendedor te dará siempre dos presupuestos: el precio del pago al contado y el financiado. El primero será siempre más caro que el segundo. 

Lo habitual es que los descuentos que ofrecen las marcas (empezando por los que anuncian a bombo y platillo en televisión) estén sujetos a financiación. 

Te pondré un ejemplo real.

Un coche (no diremos marca y modelo para no herir sensibilidades) al contado cuesta 22.600 euros. El vendedor ofrece varios opciones de financiación: con 36 cuotas, el precio se queda en 20.700 euros; si se abona en 48 mensualidades, el presupuesto es de 20.370 euros. 

El supuesto ahorro es de casi 22.000 euros con una financiación a 36 meses dando la máxima entrada que permite el concesionario (en este caso, 12.200 euros) y dejando 8.500 euros a abonar en 36 cuotas de 290,19 euros.

No saques la calculadora que te lo digo yo. Si multiplicas los 290,19 euros que el comprador pagará 36 veces y le sumas los 12.200 euros que ya ha abonado, el resultado te muestra que pagará por el coche 22.646,84 euros.

Conclusión: el descuento desaparece y encarece el precio con respecto a lo que pagaría al contado en casi 50 euros.

¿Interesa financiar la compra de un coche?

Pues fíjate que a pesar de la trampa que acabamos de desbaratar, hay una razón por la que sí te puede interesar financiar la compra de tu coche. Normlamente la financiación va ligada a una serie de servicios (extensión de garantía, mantenimiento...) que no vienen nada mal y que en caso de contratarlos aparte encarecerían el precio.

Volviendo a nuestro ejemplo real. El presupuesto indica que la financación se ofrece acompañada de una extensión de garantía valorada en 256,20 euros y una campaña de mantenimiento que cuesta 538,82 euros. Casi 800 euros en servicios que te llevas gratis si aceptas las financiación.

Lo que debes saber a la hora de financiar un coche

Decidida la compra y la financiación llega la parte más difícil: entender la letra pequeña del contrato. 

A continuación repasamos los términos que debes tener claros:

- TIN (Tipo de Interés Nominal). Es el porcentaje de intereses que tendrás que pagar a cambio de que te dejen el dinero. Se aplica en función de los tipos de interés fijados por el Banco Central Europeo (BCE). 

- Comisión de apertura o de estudio. Es el porcentaje que se aplica al formalizar el préstamo. 

- Comisión por amortización anticipada. Se refiere a la cantidad de dinero que cobra la financiera cada vez que el cliente amortiza parte del capital pendiente.

- Comisión de cancelación total. Es la comisión que la financiera aplica si el cliente cancela el préstamo anticipadamente. Se suele imponer para que el cliente no refinancie lo que debe del préstamo en otra entidad. 

- TAE (Tasa Anual Equivalente). Se obtiene de sumar el TIN más la comisión de apertura y la comisión de cancelación. Es el indicador que refleja la cantidad de intereses totales que se pagarán por el préstamo.

Además de los anteriores, es conveniente que sepas de qué te hablan cuando usan los términos entrada y reserva de dominio.

La entrada es lo que se paga al principio. Como el préstamo será la diferencia entre la entrada y lo que queda hasta llegar al valor final del coche, cuanto más alta sea la primera, mucho mejor.

Para saber cuánto está bien pagar de entrada se suele aplicar existe una famosa regla que se llama 20/4/10. Es muy fácil de entender: da el 20% del importe del coche como entrada, paga a un máximo de 4 años (48 cuotas) y que los gastos mensuales del coche no superen el 10% de tu sueldo.

Con ella, te asegurarás (más o menos) que siempre podrás asumir el pago.

La reserva de dominio es el as en la manga que se guarda la concesión para asegurarse que no venderás el coche antes de terminar de pagarlo o que si lo haces tengas que pagar una penalización.

Antes de seguir, echa un vistazo a este vídeo con cinco propuestas de compra por si no estás decidido:

Dónde y cómo financiar tu coche coche

Los préstamos destinados a la compra de un coche nuevo se pueden solicitar en el banco o en el concesionario. La recomendación de los expertos es aceptar la financiación que da la marca pues suele tener condiciones más ventajosas (además de que es más cómodo pues lo gestionan todo ellos), pero nunca está de más comparar.

Vayas donde vayas te pedirán bastante papeleo, sobre todo (y como es lógico) para asegurar que puedes asumir el pago de las cuotas. 

Esta es la documentación que tendrás que presentar:

- Documentación Nacional de Identidad (DNI), original y copia

- Copia de las dos últimas nóminas

- Cartilla del banco o algún recibo actual

- Permiso de circulación y ficha técnica si vas a entregar un vehículo

Además, y en función de las campañas de descuento a las que te puedas sumar te pedirán libro de familia o algún otro documento que acredite que cumples los requisitos para la aplicación de las bonificaciones.

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Lecturas recomendadas