Skip to main content

Práctico

Las normas de tráfico que debes cumplir en los carriles especiales

¿A que no sabes circular por los carriles especiales?

En el regreso de Semana Santa seguro que te encuentras con alguno de ellos

Lo estudiaste antes de conseguir el permiso de conducir, pero quizá no los hayas usado nunca y la teoría ha caído en el olvido. Por eso, no está de más hacer un repaso a cómo circular por los carriles especiales.

Los carriles especiales se habilitan cuando las circunstancias del tráfico impiden que los coches circulen con fluidez. Hablamos de primeras horas de la mañana, operaciones salida y regreso de vacaciones, días festivos... Es decir, en días y horas en los que hay tantos coches en la carretera que el atasco es seguro. Su objetivo es descongestionar los 'tapones' de coches que se montan en puntos críticos de las carreteras. 

Las horas y carreteras que deberías evitar a la vuelta de Semana Santa

Como su nombre indica, son carriles especiales y eso significa que para que funcionen y para que quienes los usan lo hagan con seguridad es imprescindible respetar una serie de normas diferentes en cada tipo de carril. 

 

Vamos entonces a repasar cómo hay que circular por los carriles especiales.

Carriles en sentido contrario al habitual

Es frecuente encontrarlos en accesos a autovías y autopistas en días de gran afluencia de tráfico.

Por los carriles en sentido contrario solo pueden circular turismos sin remolque y motos. Para habilitarlos, los agentes de Tráfico de la Guardia Civil abren la mediana y delimitan un carril de la otra calzada con conos. De esta forma, la parte atascada de la vía tendrá de forma temporal un carril más de circulación.

La DGT recuerda que para poder tomar este carril especial hay que seguir las siguientes instrucciones:

- Llevar siempre encendidas las luces de cruce (de día y de noche).

- Mantener una velocidad media de entre 60 y 80 km/h.

En los carriles contiguos al habilitado en sentido contrario, también hay que llevar las luces cortas encendidas y solo hay un carril contiguo, entonces los conductores que lo usen deben circular también a un máximo de 80 km/h.

Como recomendación, Tráfico aconseja aumentar la distancia de seguridad con el coche que circula por delante ya que en un carril en sentido contrario delimitado por conos no existe vía de salida.

Carriles adicionales

Se habilitan en vías de una sola calzada y se consiguen 'empujando' a los coches desde el centro y hacia los arcenes. 

En estos casos, las normas excepcionales afectan a toda la vía y son las siguientes:

- Velocidad limitada entre 60 y 80 km/h.

- Luces de cruce encendidas de día y de noche.

Los vehículos autorizados para circular por carriles adicionales son: bicicletas, ciclomotores, vehículos especiales de hasta 3.500 kilos, vehículos de tracción animal. Los vehículos de tracción animal y las personas con movilidad reducida NO están autorizados para circular.

En este vídeo, puedes ver como utilizar los carriles adicionales:

Carriles reversibles

Tráfico los define como "la versión urbana del carril en sentido contrario".

Los carriles reversibles se habilitan en uno o en otro sentido de la circulación según las necesidades del tráfico. Se sabe cuál es la autorizada en cada momento por los semáforos cuadrados que se colocan tanto sobre el trozo de calzada reversible como en los anexos.

A simple vista se diferencian porque las marcas viales son distintas a las de los otros carriles: una línea discontínua doble a cada lado del carril y flechas de dos puntas.

En un carril reversible la norma establece:

- Llevar las luces de cruce encendidas siempre.

- Queda totalmente prohibido invadir el carril contrario.

- El límite de velocidad será el de la propia vía.

Lecturas recomendadas