Skip to main content

Práctico

Motor

¿Puedes fiarte del margen de error de un velocímetro? ¡Lo comprobamos!

Velocímetro de un coche.

¿Puedes fiarte del margen de error de un velocímetro? ¿De cuánto es? Lo comprobamos en esta nueva entrega de 'Aprende con AUTO BILD'... contra muchos bulos.

Cuando estaba en la autoescuela, hace más de 20 años, el propio profesor nos decía que 140 km/h de velocímetro, como lo que ves en la foto principal, era perfectamente válido para circular por autovía o autopista, porque los -pocos- radares que había entonces dispersos por ahí "no saltaban hasta los 141 km/h". Y que, en el fondo, eso estaba bien, "porque era una velocidad adecuada" y luego estaban "los márgenes de error"... 

Antes de rasgarte las vestiduras, ten en cuenta esto: era una época en la que los aforos máximos de las discotecas apenas se controlaban, se fumaba en los bares... Y en materia de tráfico, no existía el permiso por puntos, no había ningún tipo de restricción en España para circular con vehículos a motor por el centro de las grandes capitales, nadie hablaba de 'pacificar el tráfico' reduciendo los límites en el ámbito urbano, había multas que no llegaban a casa jamás si cometías la infracción en otro municipio y pasarte mucho de la raya con el acelerador no era delito -aunque fuera del todo reprobable también entonces desde el punto de vista de la seguridad vial-. 

Así son los radares láser:

¿Increíble, verdad? Todo era más permisivo, pero lo cierto es que el número de fallecidos al año por accidente de tráfico superaba los 4.000 y parte del exceso de confianza se debía también a que todo el mundo confiaba en esa supuesta gran diferencia entre lo que marcaba la aguja del salpicadero y la velocidad real a la que uno se desplazaba. "Siempre indica un poco de más", se solía decir. Pero ¿había algo de verdad en aquello? ¿Era todo un bulo? 

Pues bien, parece que aquí también se cumple aquello de que en toda leyenda urbana siempre hay algo de verdad. Y esta creencia entre velocímetro y realidad tiene un origen relativamente cierto, que de nuevo, nos remite a los avances en materia de tecnología y seguridad, tanto por parte de los fabricantes de vehículos como de la Administración.

Velocímetros menos precisos 

Los antiguos velocímetros mecánicos constaban de una esfera y una aguja, un cuentakilómetros y un cable que iba haciendo girar el conjunto a un ritmo variable, en función de la velocidad de giro de las ruedas. 

Márgenes de error en velocímetros y radares
Márgenes de error en velocímetros y radares

Con el tiempo, además de ir aumentando los desajustes, la aguja solía 'bailar' cada vez más, especialmente a bajas velocidades, por lo que el conductor podía estar circulando a 50 km/h y la aguja oscilar varias veces por segundo entre los valores de 40 y 60 km/h, lo que significaba que facilmente ¡había errores de más de 20 km/h

En otras ocasiones, este elemento saltaba a cero por que la conexión del cable con el resto del conjunto del tacómetro fallaba. Y en los casos más extremos, el cable se rompía o se gripaba alguno de los rotores intermedios y el resultado volvía a ser el mismo: una falta absoluta de información. 

Velocímetros actuales

Sin embargo, los coches actuales han ido afinando mucho todas las informaciones que aportan en el cuadro de mandos y el velocímetro no ha sido una excepción. 

Así, lo normal es que no haya tanto desfase entre los datos reales y los indicados, con lo que es mucho más fácil afinar, y no superar las máximas -ni circular por debajo de las mínimas- establecidas en cada momento, de forma genérica por la vía en cuestión y de manera particular en un tramo o punto concreto. 

Además, estos avances en tecnología y la conectividad, han permitido que, al ser mucho más riguroso con la velocidad propia, el coche sea capaz de: 

  • Mantener una velocidad constante, mediante un control de crucero. 
  • Impedir que rebases los límites, con el limitador de velocidad. 
  • Avisar si los sobrepasas los límites, gracias a los diferentes sistemas implicados. 

Nuestra prueba

Así, volvemos a nuestra pregunta inicial: ¿puedes fiarte del margen de error de un velocímetro? ¿De cuánto es? Lo comprobamos en un sencillo experimento. 

Márgenes de error en velocímetros y radares

Con unos cuantos coches nuevos de pruebas, conectamos el control de crucero a distintas velocidades (50, 80 100, 120 km/h...), para que en todo momento nos movamos a un ritmo constante. Y por último, en cada una de ellas, tomamos nota de la información que nos da un navegador con GPS externo, con el fin de comparar cuánto de rápidos o de lentos hemos sido en el experimento. 

Márgenes de error en velocímetros y radares

Los resultados evidencian que los coches actuales dan muchísimo más en el clavo que los antiguos con un margen de error. Y tras nuestra pequeña prueba, constatamos que hay un desfase de hasta 5 km/h. Como mucho. 

¿Y los radares?  

Si se trata de desmontar si hay márgenes para la multa o no, has de tener en cuenta la calibración de los radares en función de sus tipos, que vienen a continuación.  

Según la Orden Ministerial ITC/3123/ 2010, que regula el control metrológico de los instrumentos destinados a medir velocidad, ha de aplicarse un margen de error a las velocidades captadas por los cinemómetros.  

Además: Nuevo revés para la DGT por no aplicar correctamente el margen de sus radares

El índice máximo de error admisible varía en función de los radares, y son estos, según publica la DGT

  • Radares fijos: el margen de error es de 5 km/h -es decir, que si un radar nos sanciona hasta 100 kilómetros por hora, deberían descontarse 5 km/h a la velocidad captada- o 5% en mediciones superiores a 100 km/h. 
Márgenes de error en velocímetros y radares
  • Radares móviles: 7 km/h o 7% en mediciones superiores a 100 km/h.
  • Radares de tramo y helicóptero Pegasus: 10% 

Por eso, aunque conduzcas un vehículo de gran precisión en el tacómetro, Automovilistas Europeos Asociados vuelve a recordar -lleva años haciéndolo en su web- que los ajustes han de producirse después de que 'salten' estos radares. Y, si acaso, tramitar la sanción correspondiente. 

 

Y además