Patrocinado por:

Práctico

Cambia los filtros del polen y lucha contra la humedad

Vicente Cano

31/03/2014 - 10:00

Cambia los filtros del polen de tu coche y ahorra algo de dinero. Además, aprende algunos trucos para luchar contra la humedad y así evitar desagradables apariciones en tu vehículo.

La llegada de la primavera puede traer consigo desagradables apariciones dentro de tu vehículo, así que aquí tienes unos consejos para que tú mismo puedas cambiar el filtro del polen y, de paso, puedas hacer frente a la humedad... y combatir, aunque sea un poco, la alergia al polen. Por cierto, aquí te dejo más información sobre la alergia al polen, también conocida como alergia primaveral.

Además, al cambiar los filtros, podrás hacer frente a la humedad que se forma en los cristales, aunque esto depende principalmente de la región geográfica en la que te encuentres y de la temperatura. Cuanto más calor hace, mayor es su capacidad para contener pequeñas gotas de agua en suspensión y viceversa. Así, por ese motivo, la condensación aparece siempre en las zonas sobre las que el aire se enfría con rapidez, como el parabrisas y las ventanillas.

Además del cambio de filtros del polen, cuyo paso a paso puedes ver en la galería de este práctico, una primera medida para mitigar este fenómeno puede ser mantener estas superficies siempre lo más limpias posibles. El motivo es que las partículas de polvo actúan como el papel absorbente, al atraer hacia sí el agua y facilitar que se precipite en gotas cada vez de mayor tamaño.

Ajusta el climatizador

Si tus cristales se empañan en exceso puede deberse a una fuga en el radiador, cosa que se comprueba mirando debajo del capó con el motor encendido. Pero lo normal es que el vaho en las lunas del coche aparezca simplemente porque fuera hace frío y dentro hay más calor y humedad. Antes de limpiar la condensación con un paño -cosa que no sirve de nada- o peor, con la mano, prueba a usar el climatizador para modificar esas condiciones. Para ello, enciende la ventilación en frío o el aire acondicionado (sale mucho más seco que el del habitáculo), y orienta la luneta térmica. Si vives en una zona de clima árido, como el centro de la Península, también vale con un abrir un poco la ventanilla, siempre que el día esté despejado.

Prevención de la humedad

Antes de cambiar los filtros contra la humedad, puedes ahorrar tiempo y dinero también vigilando que no entre agua dentro del habitáculo o en otras partes del vehículo. Si hay agua en el coche, lo más probable es que la hayas introducido tú al entrar mojado. Evítalo en la medida de lo posible y usa una alfombrilla de plástico, al menos en los días de lluvia. Así, la humedad no impregnará el tejido que recubre el suelo. Si la cosa ha llegado a mayores por, por ejemplo, dejarte una ventanilla abierta en un día de tormenta, puedes emplear un secador para la tapicería de los asientos y un calefactor para retirar los restos de humedad del habitáculo.

prevención de la humedad

Vigila que no quede agua en los diferentes desagües que tiene el coche.

Limpia todos los rincones de los huecos del motor y no te olvides de aspirar los más cercanos a los conductos de ventilación, que es donde se acumula la humedad y puede terminar siendo enviada al interior del coche.

Cambio del filtro del polen

Además de todos los consejos de arriba, cambiar el filtro del polen regularmente, como mínimo una vez al año, resulta imprescindible. Se trata de un tamiz que, principalmente, impide la entrada de polen, ácaros y partículas contaminantes al habitáculo, pero de manera secundaria también evita la acumulación de polvo, que es sobre el que se forma el vaho que empaña los cristales.

El filtro del polen atrapa en su interior las partículas de hasta un micrón, entre las que se encuentran todos los tipos de polen, pero también el polvo y la inmensa mayoría de las bacterias. Cuando se satura, este tamiz reduce notablemente la ventilación y capacidad de renovación de aire del sistema de climatización. Pero lo peor es que cuando la suciedad empieza a acumularse en los conductos, también lo hace la humedad y, con ella, los cultivos de hongos y bacterias. Por eso en muchos coches huele tan mal nada más encender el aire acondicionado. Evítalo siguiendo estos pasos:

filtro coche

1. Busca ubicación del filtro de polen en el libro de mantenimiento: en cada coche, va en un sitio distinto. Como en el de la imagen, el más frecuente suele ser detrás de la guantera.

piezas coche cambio filtros

2. Retira todas las piezas que te estorben: quita toda la tornillería, carcasas de plástico y toberas de ventilación que no te permitan alcanzar el filtro del habitáculo con cierta comodidad.

filtro viejo coche

3. Retira el viejo filtro de polen; no lo arrojes a la basura normal. Debe reciclarse junto -como papel- y siempre sustituirse por uno específico del fabricante de tu coche o lo más probable es que ni entre en el hueco.

limpieza cambio filtros

4. Antes de montar el nuevo filtro del polen, pon el aire acondicionado en recirculación y vierte por completo el contenido de un aerosol desinfectante para limpiar el circuito.

Aquí tienes cómo cambiar los filtros del coche.

Lecturas recomendadas

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches