Skip to main content

Práctico

Motor

Mantenimiento de un coche diésel, ¿qué necesita?

mantenimiento coche diesel

¿Cuál es el mantenimiento de un coche diésel? ¿Qué necesitan este tipo de motores para mantenerse al día? Aprende todo lo necesario con AUTO BILD. 

En esta nueva entrega de ‘Aprende con AUTO BILD’ vamos a conocer todo lo necesario acerca del mantenimiento de un coche diésel. ¿Qué necesita para mantenerse al día? ¿Qué es importante revisar? ¿A qué piezas y componentes debes prestar especial atención?

Un coche diésel destaca principalmente por su reducido consumo, sus bajos costes de utilización y su fiabilidad a la hora de acumular kilómetros. Sin embargo, también son conocidos por requerir de un mantenimiento algo más exhaustivo dada la cada vez mayor complejidad de su mecánica.

Sin embargo, para que puedas recorrer el mayor kilometraje posible con tu vehículo diésel, debes tener en cuenta una serie de elementos que son clave en el mantenimiento de un coche diésel. En AUTOBILD.ES te mostramos todo lo que tienes que saber para mantener al día un motor de gasóleo.

Mantenimiento de un coche diésel: el motor

Comenzamos por lo básico: el aceite y el filtro de aceite. Estos elementos son esenciales para cualquier motor de combustión, por lo que debes realizar los cambios respetando siempre los intervalos de tiempo y kilómetros recomendados por el fabricante. Utiliza aceites aprobados por la marca.

El siguiente punto es el filtro de aire. Su sustitución es casi tan importante como el aceite y su correspondiente filtro. Este componente es el encargado de limpiar de impurezas el aire que llega al interior del motor, permitiendo que ‘respire’ mejor.

Lo mismo ocurre con el filtro de combustible. Esta pieza se encarga de filtrar cualquier residuo que pueda haber en el gasoil. Recuerda que el diésel es, además, un carburante algo menos refinado que se mezcla con aceites, por lo que puede dejar posos y otros residuos en el sistema de combustible.

Periféricos del motor

Las bujías de precalentamiento o calentadores son también una parte importante del mantenimiento de un coche diésel. Estas bujías de incandescencia se encargan de calentar la cámara de combustión, facilitando el arranque en frío. 

Los motores diésel funcionan por compresión, por lo que no hay una chispa que facilite la puesta en marcha. Una vez arranca el motor, los gases de escape recirculan por el sistema y pasan por la válvula EGR, una pieza que requiere de cierto mantenimiento para evitar la acumulación de carbonilla.

El turbo es otra de las partes importantes que hay que revisar y cuidar en un coche diésel. Es el encargado de generar ese extra de potencia y par que caracteriza a este tipo de motores. Es aconsejable dejar que la temperatura baje tras un largo viaje, por lo que no debes parar el motor de golpe.

El caudalímetro se encarga de medir la cantidad de aire que entra en el sistema de admisión del motor. Es importante mantenerlo en buen estado y revisarlo periódicamente para detectar cualquier anomalía, como un exceso de humo, un ralentí irregular o la falta de potencia.

Tampoco puedes pasar por alto la carrea de distribución y la bomba de agua. Son componentes básicos del funcionamiento de cualquier motor de combustión interna, incluyendo a los diésel. Presta especial atención también a la correa de accesorios.

La correa de distribución se encarga de sincronizar el árbol de levas y las válvulas con el movimiento de los pistones, mientras que la bomba de agua es esencial para refrigerar el motor. Por último, la correa de accesorios acciona componentes como el alternador para recargar la batería.

No pases por alto

Otros elementos también esenciales en el mantenimiento de un coche diésel son los frenos (pastillas, discos y líquido), y el sistema de refrigeración

No te olvides de la suspensión, un componente que sufre bastante desgaste por la acumulación de uso y kilómetros, y presta especial atención al estado de los neumáticos, es la única pieza en contacto permanente con la carretera.

Y además