Noticia

Wheelsandmore ha tuneado un rarísimo Bentley Continental 24

Bentley Continental 24 Wheelsandmore
Alex Morán

Para añadirle 54 CV.

Un Bentley Continental no es, pese a su lujo y precio muy alto, un modelo muy exclusivo, cualquiera con la cifra adecuada en la cuenta corriente puede hacerse con uno. Sin embargo, el Bentley Continental 24 es harina de otro costal. Se trata de una edición especial limitada de la berlina de la que solo se fabricaron 24 unidades con motivo de la vuelta el año pasado de Bentley a las 24 Horas de Nürburgring. Dada su rareza, cualquiera pensaría que, ya sea por coleccionismo o por especulación para venderlo, sus dueños lo mantendrían totalmente de serie, pero uno de ellos se lo ha llevado a Wheelsandmore para tunearlo.

VÍDEO: Bentley Continental GT, míralo en acción y conoce sus claves

En concreto se trata de la unidad 13 de 24 que ha recibido como principal novedad una potenciación que ha llevado su motor 6.0 W12 biturbo de los 700 CV originales hasta los 754. Este aumento de 54 CV se debe a una revisión de la centralita y a varias modificaciones realizadas en el sistema de escape.

Cinco datos que debes saber del Bentley Continental GT

No ha parado ahí la cosa ya que además el Bentley Continental 24 cuenta ahora con un sistema de suspensión neumática que se puede gestionar desde el interior del vehículo, luce un color negro de carrocería sobre el que contrastan en rojo en los faldones laterales el nombre de la serie limitada y monta unas llantas de 21 pulgadas envueltas en neumáticos Pirelli de alto rendimiento de dimensiones 275/35, aunque de manera opcional se pueden elegir unas llantas de 22 con gomas Continental 285/30.

Antes de terminar no podemos si no lanzaros una pregunta: ¿es buena idea que se realice preparaciones sobre ediciones tan limitadas y exclusivas de coches ya de por sí especiales? ¿Supone un valor añadido o rebaja su pedigrí?

Todo sobre el Bentley Continental

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.