Noticia

El verdadero efecto nocivo de los badenes

El verdadero efecto nocivo de los badenes

Aarón Pérez

12/12/2016 - 09:00

El verdadero efecto de los badenes es el incremento de las emisiones contaminantes de los vehículos. A esta conclusión es a la que ha llegado el National Institute for Health and Care Excellence (NICE) en su último estudio. Y es que resulta contradictorio que muchas ciudades se planteen la prohibición de los diésel para siempre, pero no la eliminación o sustitución de este mecanismo para aminorar la velocidad de los coches.

No te pierdas: El badén 'camuflado', aceptado por la Unión Europea

El verdadero efecto de los badenes es el incremento de las emisiones contaminantes de los vehículos. A esta conclusión es a la que ha llegado el National Institute for Health and Care Excellence (NICE) en su último estudio. Y es que resulta contradictorio que muchas ciudades se planteen la prohibición de los diésel para siempre, pero no la eliminación o sustitución de este mecanismo para aminorar la velocidad de los coches.

El incremento de las emisiones se debe a los constantes cambios de velocidad a los que sometemos a los vehículos para sortear los badenes, unas herramientas que, además, daña seriamente la mecánica de nuestros coches, así como aumentar el desgaste de los frenos y los neumáticos. El estudio “Air pollution, outdoor air quality and health” del NICE ha conseguido determinar que es más sencillo ayudar a los conductores a mantener una velocidad más constante en un flujo de tráfico fluido.

“La conducción fluida reduce las emisiones contaminantes y minora la producción de partículas. Una conducción de constantes arranques y paradas provoca también la emisión de partículas de pastillas de freno y neumáticos”, aseguró Ralph Bagge, directivo del NICE, durante una entrevista.

Un experimento llevado a cabo por la institución británica en una calle de Londres ha tratado de esclarecer algunas conclusiones preliminares, ya que el estudio definitivo no se publicará hasta mediados del año 2017. En una calle al norte de Londres, con resaltos convencionales y limitada a 20 millas por hora (32 km/h), un coche de gasolina emite un 60% más de óxido de nitrógeno, un 60% más de CO2 y un 47% más de partículas, que en una calle similar equipada con un badén alternativo denominado ‘road cushion’ (cojín de carretera).

Este tipo de badenes o ‘cojines’ son más anchos y planos que un resalto convencional, no son tan perjudiciales para la mecánica de nuestro vehículo y ya los podemos encontrar instalados en algunas calles de España. Éstos son más caros al mismo tiempo, pero también más respetuosos con el medioambiente y los vehículos, además de mejorar la seguridad vial al no tener que frenar casi por completo para que los vehículos los superen, evitando retenciones y frenadas bruscas.

Fuente: Telegraph

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Aarón Pérez

Aarón Pérez

Colaborador

Apasionado de los coches desde que tengo memoria. Colaborador en Auto Bild.

Buscador de coches