Skip to main content

Noticia

Uber ya no puede operar en Londres

uber
Uber ya no puede operar en Londres. El regulador de transportes británico le ha retirado la licencia, aunque el gigante americano aún puede apelar a la decisión.

Uber ya no puede operar en Londres. La compañía americana de alquiler de vehículos con conductor ha perdido la licencia que le permitía ejercer su actividad comercial en la capital inglesa, después de que el regulador de transportes británico se la haya retirado tras un período de prueba de dos meses que expiraba a finales de este mismo mes de noviembre.

No te pierdas: Los países donde Uber está prohibido

Sin embargo, esta decisión no es inamovible, ya que Uber tiene aún la posibilidad de apelar a la decisión e intentar revertirla por medio de algún acuerdo como ya hizo en 2017. El plazo para presentar su defensa es de 21 días, lo que significa que podrá seguir operando en Londres con total normalidad durante las próximas tres semanas.

Uber ya no puede operar en Londres

El organismo regulador, Transport for London (TfL) ha asegurado que la aplicación de transporte no es “correcta ni adecuada” para conservar su licencia, un veredicto similar al que tuvo lugar hace dos años cuando se le concedió un período de gracia de 15 meses para que solucionase algunos de sus problemas de seguridad, según el diario.

“La decisión de TfL de no revocar nuestra licencia para operar en Londres es extraordinaria y equivocada. Por ello vamos a apelar”, afirmó, para asegurar que “en los dos últimos años ha cambiado su modelo, estableciendo nuevos mejores estándares de seguridad”. Uber continúa diciendo que “solo hace dos meses que TfL nos consideró adecuados para seguir operando en Londres, y continuaremos trabajando para hacerlo en defensa de los 3,5 millones de pasajeros y 45.000 conductores profesionales que usan Uber en Londres. Por el momento, seguiremos operando con normalidad y haremos todo lo posible para solucionar esta situación”.

El período de 60 días de los que disponía Uber de forma excepcional para seguir trabajando en las mejoras necesarias, como la comprobación de antecedentes de los conductores o el seguimiento de los viajes en tiempo real. Sin embargo, los progresos realizados no han contentado al organismo regulador del transporte tras descubrir que se realizaron más de 14.000 viajes en los que el conductor no era el mismo que contrataba el cliente.

Al parecer, una de las mayores problemáticas que registra Uber, y que la propia aplicación recomienda comprobar a los usuarios que realicen un viaje con ellos, es que algunos de sus conductores han subcontratado sus vehículos, lo que lleva a que los clientes se monten con una persona que puede no estar asegurada, tener carné de conducir ni sus antecedentes criminales en regla.

 

Y además