Skip to main content

Noticia

El timo del agua y el aceite: así pueden engañarte si estás vendiendo tu coche usado

Aceite sintético

El 'malo' no siempre es el que vende

Cuando se trata de la venta de coches usados, estamos acostumbrados a hablar de engaños en los que el comprador es la víctima y el vendedor el verdugo. Pero no siempre es así: la estafa del agua y el aceite es un claro ejemplo.

Hay ocasiones en las que el malo no es el que vende, sino el que compra.

La que hoy te contamos es una estafa que el comprador hace al vendedor. No es nueva, pero no por eso ha caído en desuso y al parecer sigue siendo una de las tácticas más empleadas por quienes buscan aprovecharse de la buena voluntad de otras personas para ganar dinero de manera ilícita.

Así es la estafa del agua y el aceite

La estafa vendedores de coches que hemos bautizado como el timo del agua y el aceite que, a grandes rasgos consiste en hacer creer al vendedor que el vehículo que ha entregado está averiado.

Para hacer más creíble el engaño, el modus operandi de los estafadores pasa por añadir agua al depósito de aceite del coche. Según cuenta la Policía, a veces no esperan a llevarse el coche sino que utilizan un momento de despiste mientras el vendedor muestra el vehículo para añadir agua al depósito.

Y es aquí cuando comienza la estafa. Encontrado el fallo, los estafadores que se hacen pasar además por expertos en mecánica piden el reembolso del dinero y le explican al propietario que la que tiene su coche es una avería de las gordas. Pero se ofrecen a hacerle un favor: le compran el vehículo por un precio ridículo (unos 300 euros).

Como decimos la estafa del agua en el aceite es un clásico del mercado segunda mano. Aquí te dejo un reportaje que hace tiempo emitió La Sexta sobre el tema:

 

Lecturas recomendadas