Logo Autobild.es

Esta sería la mejor solución del coche eléctrico que, aunque ya hay pruebas satisfactorias, todavía está lejos

Carga inductiva, mejor solución del coche eléctrico

Es una de las soluciones para que el coche eléctrico sea definitivamente viable y acabar con los problemas relacionados con las recargas de baterías. Se trata de la carga inductiva, un sistema similar al que se utiliza con los smartphones.

Mientras el precio está bajando y ya se esperan modelos que bajen de los 20.000 euros (contando con ayudas públicas), el otro gran inconveniente del coche eléctrico sigue siendo la carga, tanto la infraestructura disponible como los tiempos requeridos para ‘repostar’ una batería.

En este sentido, hay numerosas empresas en todo el mundo estudiando diversas posibilidades para acabar con ese problema. En AutoBild, te hemos hablado de muchas de ellas, pero Bloomberg recoge la que sería la mejor solución del coche eléctrico. Se trata de la carga inductiva. El problema es que esta tecnología aún está muy lejos.

Podemos imaginar en el futuro carreteras convertidas en enormes plataformas de recarga. Suena a ciencia ficción, pero ya se han hecho pruebas y existen tramos cortos de carretera inductiva en diferentes zonas del planeta. 

De hecho, el año pasado, la compañía Electron condujo un Toyota RAV4 Plug-in Hybrid durante más de 100 horas sin agotar su batería de 18 kWh en una pista de prueba circular. Por tanto, la tecnología existe, pero no se va a generalizar a corto ni medio plazo.

Batería nuclear

Carga de baterías por inducción, la mejor solución del coche eléctrico

Carga inductiva, mejor solución del coche eléctrico

Una forma más probable de adoptar la carga inductiva a gran escala es en los aparcamientos. En lugar de conectar un cable en una estación de carga, simplemente conduciríamos a un lugar de estacionamiento designado y autorizaríamos la carga, quizá desde una app o desde algún botón de la pantalla táctil.

El proceso de carga por inducción no se diferencia mucho del que se realiza cuando se coloca un smartphone en una superficie de carga en un coche. Una corriente eléctrica enviada a través de una bobina incrustada en la superficie de la carretera crea un campo magnético que genera electricidad en una segunda bobina en el vehículo que se utiliza para recargar la batería. 

Hay barias barreras que impiden la adopción masiva de esta tecnología actualmente. Por un lado, está la velocidad lenta de la recarga. Según Bloomberg, muchos cargadores inalámbricos de coches eléctricos son igual de rápidos como un cargador de nivel 2, por lo que son mucho más lentos que los cargadores de CC, que son los que consiguen recuperar buena parte de la capacidad de las baterías en 15 minutos.

No obstante, la compañía estadounidense Hevo está trabajando en un cargador rápido inalámbrico de 300 kW que podría ofrecer unos tiempos e recarga similares a los de tipo CC.

Aumento de costes

Por otro lado, el coste de la infraestructura y el hardware adicional que requiere un coche eléctrico para realizar la carga inductiva son también un freno. En este momento ese hardware podría agregar unos 2.500 euros al precio de un nuevo EV, aunque se espera que el precio siga cayendo en los próximos años.

Así que la combinación del gasto adicional y la escasez de lugares donde la gente pueda utilizar la capacidad de carga hace que pocos fabricantes de automóvil han manifestado interés en esta nueva tecnología, salvo algunos chinos y Tesla, que el año pasado adquirió la compañía alemana de tecnología inalámbrica Wiferion.

BMW desarrolló una tecnología de carga inductiva en 2018 y la puso en práctica en Alemania, así como en California un año más tarde, que permitía recargar en 3,5 horas la batería de 9,2 kWh del BMW 530e.

En tercer lugar, está la falta de estandarización. Sin embargo, la Sociedad de Ingenieros de Automoción (SAE, por sus siglas en inglés) ya ha establecido un estándar para la carga inalámbrica en vehículos ligeros, incluidos los automóviles.

Esto significa que los proyectos de este tipo de infraestructura tienen ahora más probabilidades de obtener financiación que antes y los fabricantes pueden empezar a pensar en incluir la tecnología en nuestros próximos vehículos eléctricos e híbridos.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.