Skip to main content

Noticia

Motor

Prueba del Peugeot 308 SW: mucho más que bonito

Prueba del Peugeot 308 SW

Con un diseño propio y expresivo, el Peugeot 308 SW quiere ser bello entre los pragmáticos familiares. Pero,  ¿también es práctico? Lo probamos

El Peugeot 308 SW HDi 130  viene con un motor diésel y 130 CV. Sin embargo, no queda mucho del pragmatismo del pasado. 

Diseño

Con líneas dinámicas y una parte trasera perfectamente integrada con luces horizontales, este Peugeot parece hecho de una sola pieza.

VIDEO

VÍDEO: Peugeot 308 SW 2021, el familiar ya esta aquí y lo puedes ver en movimiento

El frental, con los faros estrechos y la gran “boca de dragón” exuda confianza en sí mismo. En comparación con el sedán, el SW ha crecido 27 centímetros y, dependiendo de la posición del asiento trasero -desafortunadamente solo de dos partes-, tiene una capacidad de entre 608 y 1634 litros. Eso es decente, pero solo promedio en esta clase. La carga útil es relativamente baja:  450 kilogramos.

En la fila dos, la línea del techo inclinado se venga cuando entras: tienes que inclinar mucho la cabeza. Una vez sentado, la comodidad de los asientos en la parte trasera está bien, en la parte delantera los grandes y bien formados asientos GT te miman bastante, aunque los costados suaves no ofrecen el soporte lateral que prometen. En cualquier caso, el 308 no es un coche para la conducción deportiva. 

Malas noticias: no habrá un nuevo Peugeot 308 GTi

Toma un tiempo acostumbrarse a los instrumentos sobre el volante. Los más altos tienen dificultades para encontrar la posición de asiento correcta.

Motor

El diésel de 1.5 litros tiene un enfoque tranquilo. En combinación con el equipamiento GT, está disponible de serie una transmisión automática de ocho velocidades de Aisin. Un equipo convincente. El cuatro cilindros ya entrega sus 300 Nm a solo 1.750 revoluciones al cigüeñal, el atento automático prioriza las marchas altas para mantener a el ruido a raya.

308 cockpit

Comportamiento

La conducción es agradable por el cómodo chasis, que solo se aturulla un poco en baches cortos, y la dirección tiene un buen tacto, aunque algo carente de retroalimentación. 

En la prueba, que incluyó autovías, 5,5 litros fueron suficientes, y moviéndose tranquilamente por la carreteras rurales se queda poco más de cuatro. Con una autonomía de 960 kilómetros, puedes cubrir sin escalas cualquier viaje que te propongas. 

Y además