Skip to main content

Noticia

Motor

Prueba Mercedes S 680 Guard: ¡lujo anti granadas!

Mercedes S 680 Guard

El Mercedes S 680 Guard 4Matic cuesta casi medio millón de euros, pesa 4,5 toneladas y está blindado contra todo. Ya lo hemos conducido

Mercedes ha elegido un nuevo camino para la nueva edición del S-Guard. Si bien el predecesor era básicamente un Clase S blindado, el nuevo es justo lo contrario: un vehículo blindado con apariencia un Clase S. 

Incluso el caparazón está elaborado especialmente para el Guard, que incluye complejos mecanismos de protección, y se atornillan los elementos de la armadura de esta mole de casi medio millón de euros. 

Los paneles de un centímetro de espesor y los cristales multicapa con protección contra metralla garantizan que se logre la clasificación de protección VPAM VR10. Este es el nivel más alto en el sector civil: un automóvil clasificado de esta manera debe resistir ataques con granadas, así como disparos de rifles de asalto y rifles de francotirador. 

Interior S 680 Guard

El gas y el humo se mantienen en el exterior mediante un sistema de sobrepresión, alrededor de diez boquillas de agente extintor en los bajos sofocan los incendios. Todo el tren de rodaje, incluidos los frenos y la transmisión, también se ha adaptado al inmenso peso adicional.

La carrocería de clase S es en realidad solo camuflaje

La cubierta de la Clase S sobre toda la tecnología básicamente solo sirve como camuflaje para hacer que el vehículo sea lo más discreto posible y no llamar la atención en el convoy. Esto funciona de manera excelente, solo en una inspección más cercana se hacen evidentes las diferencias. 

Mercedes S 680 GUARD 4MATIC

Por ejemplo, los gruesos neumáticos Michelin Pax, que aún se pueden conducir durante unos 30 kilómetros incluso después de reventar. O los tiradores de la parte de atrás en lugar de los abrepuertas que se extienden eléctricamente.

Hay límites de equipamiento por razones de seguridad

A primera vista es, por tanto, un Mercedes Clase S completamente normal. La impresión cambia de repente cuando se abre la puerta. Cada puerta individual pesa alrededor de 200 kilogramos y aloja acumuladores de presión y compresores para la apertura de emergencia de las ventanas. 

Mercedes S 680 GUARD 4MATIC

Los actuadores ayudan a abrir y cerrar y aseguran que la puerta pesada permanezca en su posición incluso en una pendiente. Una revisión rápida en la parte trasera: el espacio y el lujo están al nivel de la serie larga de la la Clase S. 

Un refrigerador, asientos de masaje con calefacción y ventilación e infoentretenimiento trasero también se pueden encontrar en el Guard. Sin embargo, algunos extras como el techo de cristal o el control por gestos en el techo interior no están disponibles porque chocarían con el requisito de seguridad.

Mercedes S 680 Guard 4MATIC

Cambiamos a la parte delantera. Aquí también hay una atmósfera de auténtico Clase S. Con la diferencia de que en el túnel central se ubican los botones para intercomunicador y sistema de señalización, sirena, ventilación de emergencia y extintor. A pesar de los cristales gruesos, la vista exterior apenas se distorsiona. 

El consumo del V12 está a la par con el de un camión de su peso

El V12 biturbo de seis litros cobra vida con solo presionar un botón. Por lo demás, la unidad 612 CV solo se usa en el S-Maybach, pero la máquina es muy necesaria en el Guard. Porque el sedán blindado pesa 4,2 toneladas, tanto como un camión pequeño. El consumo de 19,5 litros cada 100 kilómetros según WLTP también está al nivel de un camión.

Mercedes S 680 Guard 4MATIC

Pero conducirlo es simplemente impresionante. Es notable la fuerza con la que el par de 830 Nm empuja al coloso de la tracción total hacia adelante. Antes de tomar una curva, los frenos comprimen el mega-Mercedes para que parezca arrancar la carrocería de los puntales. 

En curvas rápidas, toda la carga se inclina bruscamente y empuja las cuatro ruedas hacia afuera. El subviraje es bastante pronunciado. Truco: girar suavemente para que los neumáticos puedan aumentar el agarre. Los movimientos del conjunto hacen que la carrocería se balancee durante mucho tiempo, lo que recuerda a un yate en un mar suave.

Incluso con una rueda pinchada, casi no se nota ninguna diferencia al conducir. Para demostrarlo, los técnicos de Mercedes dejaron salir el aire del neumático delantero izquierdo y me enviaron de vuelta a la pista. De hecho, hasta 80 km/h apenas se nota la diferencia al conducir en línea recta. El giro en curvas se vuelve menos definido, pero sigue siendo fácil de controlar. Eso puede salvar vidas en caso de emergencia. 

Etiquetas:

Lujo Superlujo

Y además