Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Prueba de la Flowcamper Frieda Volt: una camper 100% eléctrica

Prueba de la Flowcamper Frieda Volt

A partir de una Volkswagen T5, la empresa Flowcamper Frieda Volt ha creado una camper totalmente eléctrica, y ya la hemos probado

La industria de las camper todavía está luchando con el tema de la electromovilidad. La empresa Flowcamper ha tomado la iniciativa y ha desarrollado ahora un concepto completamente nuevo para un e-camper que es realmente sostenible.

El CEO de Flowcamper, Martin Hemp de Hagen, no teme a la electrificación. Al contrario: recurre a ella para construir una autocaravana sostenible.

VIDEO

LA GUINDA DEL PASTEL Y ARRANCAMOS VIAJE || #unavidaenautocaravana

Junto con la empresa Naext de conversión eléctrica, cerca de Hamburgo, fabrica nuevas furgonetas eléctricas con el bonito nombre Frieda Volt a partir de Volkswagen T5 usadas.

La idea: en lugar de fabricar nuevos vehículos eléctricos, cuya producción cuesta mucha energía y recursos, las carrocerías existentes se reciclan, es decir, se procesan y reutilizan (incluidos los chasis, rodamientos, fundas de asientos y frenos).

 

La Frieda Volt es mucho más que una ‘furgo’ eléctrica

Sería demasiado reduccionista definirla como “una Bulli electrificada”, y es que en verdad se trata un concepto de furgoneta holísticamente sostenible. Esto también se aplica a su producción. Para todos los modelos, Flowcamper confía en proveedores regionales y materiales sostenibles como madera de abeto para la construcción de muebles, telas eco-tex, paneles de fieltro para las paredes o cubiertas de cuero artificial hechas con restos de manzanas.

Lo único que todavía quema Frieda Volt es el gas de la cocina. Bajo pedido, puedes pintar la Bulli con pintura ecológica a tu gusto y el inodoro es de compostaje seco.

Así se conduce la Frieda Volt: hasta 320 kilómetros sin repostar

Cuesta acostumbrarse, pero no está nada mal. El motor es silencioso y no usa el embrague para arrancar, solo cuando cambia a la siguiente marcha.

Flowcamper Frieda Volt en marcha

Has leído bien: está acoplado. Porque la caja de cambios (revisada) de la T5 también se conserva durante la conversión. Según el fabricante, la autonomía de la batería es de 300 a 320 kilómetros.

El concepto de carga es excepcional, ya que Frieda Volt debería poder cargarse en todos los enchufes comunes, y por lo tanto, también en un camping.

Interior de la Flowcamper Frieda Volt

Para garantizar que la red no se sobrecargue al acampar, el autobús tiene un limitador de corriente de carga. En nuestro viaje, el prototipo lamentablemente reveló algunos problemas iniciales, que Naext todavía está trabajando para solucionar.

La idea detrás de la Frieda Volt

Es tan simple como inteligente: el tanque, el motor de combustión y el escape ya no están. El nuevo motor eléctrico se instala en el mismo lugar y se acopla a la transmisión.

Motor de la Flowcamper Frieda Volt

El paquete de baterías de 70 kWh ahora está oculto donde solía estar depósito, por ejemplo. La empresa Naext ha desarrollado específicamente un sistema modular. 

¿Te planteas viajar a Alemania y convertir tu T5? Para ello, todos los vehículos básicos deben tener exactamente los mismos requisitos técnicos en cuanto tracción, transmisión, conexiones, etc. De modo que, mejor, consulta antes si el tuyo los cumple. 

Equipo de la Flowcamper Frieda Volt

Factores para decidir la compra

El concepto de Frieda Volt es ingenioso y ahorra mucha materia prima y CO2. Queda por ver cómo de bien funciona el “viejo nuevo” e-camper en la vida cotidiana y cuando se acampa. Porque ese es siempre el punto de conflicto cuando se trata de movilidad eléctrica.

Y además