Skip to main content

Noticia

Prueba del Abarth 595 EsseEsse. Rabia concentrada

Prueba Abarth EsseEsse

El especialista en preparaciones de Fiat, Abarth, celebra su 70 cumpleaños con el nuevo Abarth 595 EsseEsse. AUTOBILD ya se ha puesto al volante de este Fiat 500 hipervitaminado, para contarte nuestras sensaciones de primera mano. No te pierdas nuestra prueba del Abarth 595 EsseEsse.

El motor de gasolina de cuatro cilindros sobrealimentado (180 CV, 250 Nm) debajo del capó pide a gritos ir alto de vueltas, y es que por debajo de las 3.500 vueltas apenas notas su furia.

 

Modo Sport... deportivo de verdad

Si activa el modo Sport presionando un botón, el pequeño italiano tensa sus músculos. La dirección ahora es más dura y se vuelve razonablemente precisa, pero podría dar más información al conductor. Lo mejor es que ahora la respuesta del acelerador es notablemente más directa, y el escape deportivo aúlla con más ganas. Después de 6,7 segundos, el ardiente italiano alcanza los 100 km/h, y no para de acelerar hasta los 225 en una autovía alemana.

 

Pero son las carreteras de montaña repletas de curvas el hábitat natural para sacarle la quintaesencia a este Abarth. No importa cuán cerrados o abiertos sean los giros, que el 595 los gestiona con pasmosas serenidad y aplomo, transmitiendo una confianza total al conductor. Aquí tienen mucho que decir el diferencial de deslizamiento limitado y el ajuste firme de la suspensión.

 

Transmisión mejorable

Pero hubiéramos querido una caja de cambios más precisa con marchas más cortas y una sexta. Eso habría exprimido aún más al 1.4 litros, porque la quinta marcha es una relación demasiado larga.

Prueba Abarth EsseEsse

Los frenos son unos discos Brembo con cuatro pistones, los delanteros perforados. Hacen su trabajo correctamente y mantienen su eficacia incluso después de frenadas repetidas.  La posición del asiento en los asientos deportivos de serie podría ser un poco más baja.

En el interior, hay muchos guiños a la competición: pedales de aluminio,  carbono en el volante y en las carcasas de los asientos. Pero aparte de esto, es el plástico duro el que predomina en el ambiente. El manejo de los elementos de control es de entrada algo confuso, por la profusión de botones.

La pantalla de infoentretenimiento de 7 pulgadas se puede sincronizar con tu 'smartphone' a través de AppleCar Play y Android Auto. Porque tradición no significa que no pueda estar a la ultima. 

 

VÍDEO: 70 años de Abarth

 

 

Y además