Skip to main content

Noticia

Motor

El problema del Adblue, ¿por qué está parando la producción? ¿cómo te puede afectar?

AdBlue

El Adblue es un compuesto que usan los vehículos diésel para rebajar los gases contaminantes derivados de la combustión del motor. Es un líquido incoloro, inodoro y no es inflamable ni tóxico porque está compuesto por agua desionizada con un 32,5% de urea. Lo que sí es es corrosivo porque tiene un PH de 9,5.

El cometido del Adblue es transformar las partículas de NOx que salen por el tubo de escape de un coche en una mezcla menos perjudicial para el medio ambiente, compuesta por nitrógeno y vapor de agua.

Son muchos los vehículos de gasóleo con Adblue. Se identifican porque en la boca de llenado del depósito de combustible llevan una segunda entrada para la recarga de Adblue. No es una operación que haya que realizar con frecuencia; de media, los depósitos tienen capacidad para 12-14 litros, cantidad suficiente para recorrer entre 6.000 y 8.000 km. 

Adblue, por qué lo necesita un coche diésel y cuánto cuesta

Cuando el depósito de Adblue está a punto de agotarse, el coche avisa con un testigo en el salpicadero. Repostar Adblue es sencillo, pero recuerda que debes protegerte con guantes y gafas ya es altamente corrosivo.

¿Por qué se está parando la producción de Adblue?

Hechas las presentaciones, vamos con lo que hoy nos afecta: la escasez de Adblue en el mercado europeo.

Son varios los productores de Adblue en Europa que anuncian paros en sus fábricas como consecuencia del incremento del precio gas. Duslo, que tiene la mayor planta de Adblue en Europa ha decidido reducir su nivel de producción; mientras que Yara, en Italia, anuncia un paro de cuatro semanas. También está modificando su producción la alemana SKW Piesteritz.

Adblue, por qué lo necesita un coche diésel y cuánto cuesta

En España, la planta más importante de Adblue es la de Fertiberia en Palos de la Frontera. Según recogen diferentes medios, ha tenido que parar su producción en octubre y así permanecerá durante, al menos, un mes.

Parar la producción de Adblue puede traer consigo un problema de desabastecimiento y un posible aumento de precios. En el peor de los casos, la falta de suministro puede suponer un grave problema para los vehículos diésel que no pueden seguir circulando sin este aditivo.

De momento, el problema del Adblue está lejos de las dimensiones que está alcanzando la falta de suministro de semiconductores; esperemos que se solucione y no llegue a tanto...

Y además