Noticia

Probamos el coche que se mueve con aire comprimido de PSA

Probamos el coche que se mueve con aire comprimido de PSA

Noelia López

20/07/2014 - 11:07

PSA ha desarrollado un sistema novedoso: ¡el coche se mueve con aire comprimido! Una tecnología barata y más eficiente de lo que parece. AUTOBILD.ES la ha probado.

Olvida todo lo que has visto hasta ahora de baterías y motores eléctricos. Esto es nuevo, es sorprendente y lo mejor de todo, no es ciencia ficción, es real, se mueve y funciona. Hablamos del coche que se mueve con aire comprimido desarrollado por PSA.

La tecnología Hybrid Air del grupo PSA puede dar un golpetazo encima de la mesa de los híbridos, eléctricos y coches eco-friendly en general. ¿Pero de qué va? El sistema es complejo, sobre el papel es fácil de asimilar, pero su funcionamiento es algo complicado.

El coche se mueve por aire comprimido, concretamente por nitrógeno que se comprime mediante aceite en una cámara de alta presión situada bajo los asientos. ¡Una locura! Este depósito funciona como las baterías de un coche eléctrico: cuando necesitas potencia, el aceite empuja el aire, comprimiéndolo y creando energía suficiente como para que un motor hidráulico la gestione y gracias a una nueva caja de cambios sin embrague envíe la potencia a las ruedas delanteras. Cuando sueltas el acelerador ocurre a la inversa: el motor hidráulico funciona como bomba de aire, llenando de nuevo la cámara para que el proceso vuelva a comenzar. Así, una y otra vez. 

Pensado para ciudad

La autonomía del coche que se mueve con aire comprimido es muy limitada: de semáforo a semáforo. La ventaja es que tan rápido como se vacía el depósito de aire, este se vuelve a llenar.

A sus mandos es silencioso, pero notas que hay algo funcionando ahí abajo. La conducción es un juego constante de eficiencia para intentar circular el mayor tiempo posible con el motor apagado. Durante mi recorrido de 20 minutos por París, conseguí que el 65 por ciento del tiempo el motor de gasolina estuviese apagado.

Una de las ventajas es el coste: 1.500 euros extra respecto a la versión de gasolina, con un consumo de 2,9 l/100 km. Los ingenieros esperan que vea la luz en 2017. Por ahora, toca esperar...

Las claves del coche de aire comprimido:

Nueva caja de cambios. Es una caja automática de engranajes epicicloidales, sin embrague. Se encarga de enviar la potencia del motor hidráulico a las ruedas. Tiene un funcionamiento muy suave y agradable, una compañera perfecta en ciudad.

Depósito de aceite. Es donde se almacena el aceite que entra y sale de la cámara de alta presión. Se encuentra bajo el maletero, por detrás del depósito de gasolina. No resta espacio en el habitáculo.


 El aceite es el encargado de comprimir el aire dentro de cámara de alta presión, pero cuando está llena de aire, el aceite tiene que guardarse en algún sitio: en este depósito trasero. Mediante conductos que lo comunican con la cámara de alta presión, el aceite va y viene de manera constante, según lo que requiera el sistema.

Cámara a alta presión. Es la protagonista absoluta del sistema Hybrid Air. Es en esta cámara donde el aire se comprime a una presión de hasta 400 bares. La energía producida es la que el motor hidráulico más tarde convierte en la potencia necesaria para mover las ruedas. Está fabricado en materiales reciclables y todo el sistema apenas suma cien kilos de peso extra respecto a la versión con motor de combustión en la que se basa.

En esta cámara se produce la compresión del aire. Podríamos compararlo con las baterías de un vehículo eléctrico. Cuando está cargada al máximo significa que en su interior sólo hay aire. Al acelerar, el aceite llega desde el depósito trasero y comienza a comprimirlo. El aire sale a alta presión por el otro extremo hacia el motor hidráulico. Cuando hemos utilizado todo el aire, en el interior tan sólo hay aceite. Al levantar el pie del acelerador, el motor actúa como bomba de aire para volver a llenarlo mientras que el aceite vuelve al depósito trasero. Y así constantemente de semáforo a semáforo.

Motor de combustión. Uno de los pocos elementos mecánicos que se conservan de la versión de gasolina equivalente. Se trata del motor 1.2 litros tricilíndrico sobrealimentado que ofrece 82 CV y 118 Nm de par.


El motor de combustión entra en acción constantemente, debido a la corta autonomía del sistema hidráulico, por lo que es de agradecer especialmente que su puesta en marcha no sea para nada ruidosa ni brusca.

Motor hidráulico. Es el encargado de transformar el aire comprimido que sale de la cámara de alta presión en energía. También se convierte en una bomba de aire al levantar el pie del acelerador.

Su misión es transformar la energía que se genera por la presión en la cámara en potencia para mover las ruedas con la ayuda de la transmisión automática. Consigue un rendimiento de 30 kW, unos 40 CV y, al levantar el pedal del acelerador, funciona como una bomba para volver a rellenar la cámara de aire.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches