Noticia

Porsche culpa a Paul Walker

Porsche culpa a Paul Walker

Emilio Salmoral

11/18/2015 - 08:00

Hace casi dos meses que la hija de 16 años del fallecido actor demandó al fabricante alemán por los supuestos defectos de diseño del Carrera GT que, en su opinión, provocaron la muerte de su padre. Ahora ya tenemos una respuesta de los de Stuttgart: Porsche culpa a Paul Walker alegando que el accidente y el trágico desenlace fueron el resultado de su propia culpa, tanto por circular de forma temeraria como por el descuidado mantenimiento que había tenido el superdeportivo.

Hace casi dos meses que Medow Rain Walker, la hija de 16 años del fallecido actor, demandó a Porsche por los supuestos defectos de diseño del Carrera GT que, en su opinión, provocaron la muerte de su padre. Y ya tenemos la respuesta de los de Stuttgart: Porsche culpa a Paul Walker alegando que el accidente y el trágico desenlace fueron el resultado de su propia culpa, tanto por circular a más velocidad de la permitida como por el descuidado mantenimiento que había tenido el superdeportivo. Recordemos que Walker no conducía el coche en el momento del siniestro, lo llevaba su amigo y socio Roger Rodas, que desgraciadamente también perdió la vida.

No te pierdas: Lo que no sabes de Paul Walker

Antes de que Porsche culpara directamente a Paul Walker, la firma alemana se defendió de las acusaciones Medow Walker recordando las conclusiones de las investigaciones oficiales llevadas a cabo por las autoridades estadounidenses, que determinaron que el accidente se produjo por “conducción temeraria”. En el informe, aseguraban que el vehículo iba a 151 km/h en el momento del choque en un tramo con una limitación de 72 km/h.

La demanda de los Walker contra Porsche se basaba en que consideran que la firma alemana no desarrolló adecuadamente a este superdeportivo, que con su motor V10 atmosférico, es uno de los coches que mejor suenan del mundo. Concretamente, se referían a la ausencia de un control de estabilidad, pues recordemos que este modelo únicamente contaba con un control de tracción, un dispositivo que evita que las ruedas patinen cuando nos pasamos con el acelerador.

Pero el fabricante alemán indica que la causa está en el inadecuado mantenimiento que había tenido con anterioridad esa unidad concreta del Carrera GT, que como descubrieron los investigadores, tenía unos neumáticos con más de nueve años de antigüedad -si bien, hay que aclarar que Porsche no se refiere directamente a las ruedas viejas como una de las causas-.

Fuente: CarBuzz.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches