Logo Autobild.es

El plan de una marca americana de coches para revolucionar el coche eléctrico

Chevrolet

Arriesgar para ganar.

Desde que comenzara esta nueva era de los coches eléctricos, estos están posiblemente en su peor momento. Tras un inicio lento, poco a poco prácticamente todas las marcas del mercado empezaron a lanzar sus primeros modelos y actualmente muchos fabricantes tienen gamas amplísimas. 

Sin embargo, las ventas de vehículos de cero emisiones despegaron de manera lenta y, como ha podido comprobarse después, solo empezaron a coger ritmo por las ayudas estatales a la compra. Una vez terminadas éstas, han empezado no solo a mantenerse, si no además a descender.

 

Se ha podido ver en muchos mercados, lo que ha llevado a una situación de incertidumbre que ha derivado en que muchas compañías se hayan replanteado su hoja de ruta eléctrica, retrasándola y anunciando nuevos planes en los que van a largar la vida de sus modelos de combustión y van a otorgar mayor protagonismo al paso intermedio que son los coches híbridos enchufables.

En esta tesitura, que no es precisamente buena, hay una marca que quiere ir a contracorriente para ganar cuota de mercado y posicionarse como referente entre los coches eléctricos: Chevrolet.

Los compañeros de Business Insider pudieron sentarse con Steve Majoros, responsable de marketing de Chevrolet, durante el evento de presentación estadounidense de los Chevrolet Equinox EV y Silverado EV, para hablar respecto a la postura de su compañía en el campo de los eléctricos.

Considera que la situación actual del mercado de los coches de cero emisiones es buena para el enfoque que tiene Chevrolet de cara a su modo de conseguir ventas.

La firma suele seguir la estrategia de ‘inundar la zona’, es decir, llenar el mercado con muchos modelos que cubran las necesidades de un público muy diverso en la mayoría de los segmentos posibles, de manera que cada conductor pueda encontrar en la gama de Chevrolet una alternativa que se ajuste a lo que busca.

Es algo que ha hecho tradicionalmente en el mercado de combustión y es una técnica que no le ha resultado mal, puesto que por norma general ocupa la tercera posición en Estados Unidos, solo por detrás de Ford y de Toyota. Así que espera que funcione también en el incipiente mercado de eléctricos.

“Creo que en realidad beneficia a Chevrolet”, señala en referencia al mercado y a cómo los principales interesados en los EV son clientes frugales y prácticos, que son el perfil de quienes suelen adquirir un Chevy.

La clave para Majoros es que el potencial comprador tenga delante el nuevo producto, motivo por el que cree que es interesante el hecho de que los primeros usuarios de sus eléctricos sean los propios trabajadores de la marca y los concesionarios. 

“Estamos hablando con muchos de los primeros compradores del Blazer EV, y muchos de ellos son empleados del concesionario. Echan el primer vistazo a estos coches, los prueban y se dan cuenta de que son muy buenos”, explica.

Y es que muchos de ellos, además, consideran que tener un eléctrico es la mejor manera de comprender este tipo de automóviles para luego vendérselos al público. Sin embargo, es este paso el que es ligeramente complicado.

Majoros está de acuerdo en que dar el salto de la combustión a la electricidad le cuesta a la mayoría de la gente, algo que se debe a una multitud de factores tales como los cambios de hábito que hay que adquirir para tener uno o los altos costes iniciales que hay que realizar en el cambio (no solo el coche, si no, por ejemplo, también el coste del cargador).

A pesar de ello, considera que en su oferta cuentan con opciones que pueden animar a muchos a pasarse a su primer eléctrico, como es el Equinox, que en Estados Unidos tiene un precio de partida de 43.295 dólares para una autonomía ligeramente superior a 500 km.

Estamos en el precipicio de este cambio para muchos clientes. Cada año, o incluso cada mes, más gente tiene coches eléctricos, habla de ellos con sus amigos o compañeros de trabajo... todos esos factores suman para una marca como Chevrolet”, señala.

Puede que esté en lo cierto en el hecho de que estar presente en el momento en el que un conductor cambie su vehículo térmico por su primer eléctrico puede ser algo positivo para la marca, creando una fidelidad en el comienzo de una nueva etapa.

Sin embargo, a pesar de esta postura respecto a los coches de baterías, Majoros es plenamente consciente de que los automóviles de combustión interna (ICE) todavía tiene un papel muy importante que desempeñar, algo que es cierto en Europa, pero todavía más en unos Estados Unidos en los que las distancia a cubrir son incluso más grandes.

Comenta que los concesionarios de Chevrolet “tienen la tranquilidad de contar con una base bastante buena y estable de productos con motor de combustión interna. No vamos a ninguna parte en ese espacio”.

Chevrolet

Chevrolet

Modelo a la venta:

Chevrolet Corvette

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.