Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Pasaporte de baterías, el elemento que puede ser el problema del futuro para el coche eléctrico

221 aniversario de las baterías

El nuevo pasaporte de baterías, que define la procedencia de los materiales con los que se fabrica, puede convertirse en un futuro problema para el coche eléctrico.

El mercado del vehículo eléctrico está viviendo demasiados cambios en un plazo de tiempo muy corto. Esto supone nuevos desafíos para los fabricantes de automóviles que viven una época marcada por la inflación y la escasez de materiales para la fabricación de coches, como son los ya conocidos microchips.

A estos se pueden sumar nuevos retos y dificultades para la industria automotriz global en su apuesta hacia el coche eléctrico como única solución de movilidad del futuro. El siguiente gran desafío parece estar relacionado con el pasaporte de baterías, un elemento que puede ser el problema del futuro para el coche eléctrico.

La batería que pone patas arriba el coche eléctrico, carga en 72 segundos y tiene 10 veces más autonomía

Pasaporte de baterías, el elemento que puede ser el problema del futuro para el coche eléctrico

Según informan desde Business Insider, este pasaporte para baterías eléctricas es “una nueva forma de documentar la procedencia y el destino de todos los componentes de una batería”. 

Es una iniciativa de la Global Battery Alliance, una asociación público-privada formada en el Furo Económico Mundial de 2017 compuesta por grupos de interés públicos y empresas automovilísticas, fabricantes de baterías y empresas mineras.

La primera vez que se habló del pasaporte de baterías fue en 2020 y la alianza tiene previsto lanzar una prueba de concepto a principios del próximo año para comprobar su viabilidad.

Con este pasaporte, se espera “trazar el recorrido de una batería desde la extracción de la materia prima, pasando por el procesamiento y la fabricación de las celdas, hasta el reciclaje o el aprovechamiento de la segunda vida útil, para ayudar a los fabricantes de baterías a las empresas automovilísticas a cumplir los objetivos de producción y las directrices de sostenibilidad”.

En el pasaporte se incluirán tres ramas de información principales: datos técnicos sobre la batería, que incluye el historial de fabricación y los materiales reciclados; el seguimiento de los materiales utilizados en la misma y los indicadores de sostenibilidad de la batería, que están relacionados con su huella de carbono y cualquier problema de derechos humanos.

Algunos expertos afirman que el pasaporte de baterías, aunque no sea un requisito obligatorio para los fabricantes de coches eléctricos y baterías, podría ser un elemento clave para distinguirse de la competencia.

Etiquetas:

batería

Y además