Noticia

Al Motorista Fantasma le saldría muy caro el seguro de la moto

Motorista Fantasma
Alex Morán

Encenderse en llamas cada dos por tres es sinónimo inevitable de tener que ampliar la póliza de coberturas del seguro.

Llega Halloween, tiempo de muertos, fantasmas, monstruos y miedo en general. Al sector de la automoción es una temática que no podría tocarle menos, aunque como apuntan desde Acierto.com, la cosa no es tan así: hay un personaje de ficción, capaz de infundir miedo en el corazón de sus enemigos que es todo un petrol head, aunque quizá sería más apropiado llamarlo ‘fire head’, el Motorista Fanstasma. El héroe, o anti-héroe, mejor dicho, de MARVEL reparte justicia a su manera a lomos de una moto, pero algo que no nos habíamos preguntado nunca es lo siguiente: ¿cuánto le costaría el seguro?

VÍDEO: Los superhéroes de Marvel y sus Harley

Como es de esperar, ya os podemos asegura que la póliza sería realmente cara y por razones no tan aparentes como las que cabría esperar. La primera si es obvia: con el peculiar hábito de estallar en llamas cada dos por tres, la montura tendría que tener cobertura de incendios, así que primer hándicap. La segunda, dedicándose a perseguir malosos y luchando contra ellos, sería obligatorio contratar la cobertura por daños provocados por terceros. Además, dejándola en cualquier sitio cuando hay que seguir la persecución o el combate a pie, tampoco sería muy inteligente descartar el seguro por robo.

Y, volviendo a un ámbito algo más terrenal, hay que fijarse en la propia montura. Tomando como referencia la película que protagonizó Nicolas Cage en 2007 (no entraremos a criticar su calidad), montaba una Harley-Davidson Panhead de la década de los 50. Con el tiempo que lleva e circulación podría ser considerada como una clásica… si no fuera por todas las salidas que lleva a cabo el anti-héroe, con las que supera el límite de 5.000 kilómetros anuales establecido para poder contratar este tipo de seguro. Así que no quedaría más remedio que optar por una póliza que rondaría los 300 euros anuales.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.