Noticia

Las 5 averías de coche más frecuentes en verano

Las 5 averías de coche más frecuentes en verano
Noelia López

Hacemos un repaso a las cinco averías más frecuentes en verano y, de paso, te decimos lo que cuesta repararlas. Porque saber que los relacionados con el aire acondicionado son los fallos más comunes en período estival no es consuelo cuando toca pagar por él; pero sí ayuda prestar atención a los elementos que está comprobado más probabilidades tienen de ser sufrir avería durante estos meses.

No te pierdas: 10 síntomas en las bujías para detectar averías en el motor

Las averías de coche más frecuentes en verano son las relacionadas con el aire acondicionado, el termostato, la válvula EGR

Estas son, en buena parte, las culpables de que las solicitudes de presupuesto y reparación en talleres se hayan incrementado por encima del 200% en las últimas semanas, coincidienco con el ascenso de las temperaturas.

Los datos proceden de Autingo, plataforma online que calcula el valor las reparaciones  y permite reservar cita online en talleres de toda España. “El calor y los largos viajes son los principales enemigos para el coche en temporada estival. Los neumáticos se desgastan más, falla el aire acondicionado, se producen calentones del motor y fallos eléctricos, haciéndonos no disfrutar del viaje o en el peor de los casos dejarnos tirados en la carretera o provocarnos un accidente” señala Pedro Sanz, CEO y socio fundador de Autingo.

 

Pero, ¿cuáles son las principales averías que se detectan en estas fechas? Y lo más importante, ¿cuánto puede costarnos?

1. Aire Acondicionado

Según Autingo, entre las principales averías que aparecen con la llegada del calor están las relacionadas con el aire acondicionado.

Tras casi un año sin usarlo, es habitual hacer un mal y excesivo uso del climatizador. A veces será necesario llevar a cabo una simple recarga del aire acondicionado, pero un uso incorrecto puede llevar también a un desgaste de los conductos provocando una rotura de filtros o del compresor, en el caso más grave, cuyo recambio puede costar entre unos 600 y 800 euros.

No te pierdas: Siete ruidos que delatan que algo falla en tu coche

2. Termostato y Electroventilador

El motor es otro de los grandes afectados sufriendo los conocidos calentones (por cierto, toma nota de qué debes hacer si tu coche sufre un calentón).

Aquí podemos encontrarnos dos posibles responsables que son el termostato y el electroventilador. Ambos elementos se encargan de controlar la temperatura y de regular y controlar el flujo constante del líquido refrigerante del sistema de refrigeración del motor.

Una avería puede provocar un sobrecalentamiento del motor, algo menos común en invierno debido a las bajas temperaturas.

Si se rompe el termostato, el precio de la reparación ronda los 120 euros; si el proiblema está en el electroventilador, la factura suele estar entre 330 y 350 euros.

3. Válvula EGR

En verano aumenta la cantidad de partículas suspendidas en el aire que pueden acabar rompiendo la válvula por acumulación de residuos. El precio de reparación ronda los 350 euros.

4. Elevalunas

Los elevalunas pueden verse afectados en época estival al disparar su uso después de no haberse utilizado en invierno.

Normalmente la avería viene por rotura del motor que los hace subir y bajar, del cable que transmite ese movimiento o de la estructura por donde circula el cable y sostiene el cristal. Su reparación puede costarnos entre 200 y 250 euros.

5. Elementos de desgaste

Otros elementos pueden verse afectados en verano son la batería, los pinchazos y desgastes en neumáticos, entre otras. Para detectarlas y prevenir que se conviertan en algo grave, lo recomendable es realizar una revisión de puesta a punto antes de viajar.

Si el fallo es que la batería ha perdido la carga, te vendrá bien aprender a usar las pinzas:

 

Aunque ya lo hemos dicho muchas veces, no está de más recordar que muchas de estas averías se pueden evitar con un mantenimiento adecuado. Desde Autingo calculan que acudir al taller a realizar una sesión rutinaria de mantenimiento del vehículo puede costar entre los 190 y 283 euros, dependiendo del modelo y la antigüedad vehículo. 

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees