Skip to main content

Noticia

Tecnología

KV-2, el tanque que consiguió parar al ejército nazi

KV-2, el tanque que consiguió parar al ejército nazi

La increíble historia del KV-2, el tanque que consiguió parar al ejército nazi, te dejará helado. Su nombre rinde homenaje al héroe de guerra y político Kliment Voroshilov. Este impresionante tanque ha conseguido labrarse un lugar en la historia bélica. ¿Quieres conocer al KV-2?

No te pierdas: El camuflaje digital que está revolucionando los tanques

La increíble historia del KV-2, el tanque que consiguió parar al ejército nazi, te dejará sin palabras. En 1941 el KV-2 batió récords. En 24 horas acabó con los vehículos soviéticos. Este impresionante tanque tenía capacidad para seis tripulantes. Las siglas de su nombre significan: Kliment Voroshilov 2, en honor al héroe de guerra y político. ¿El objetivo de este tanque? Romper las defensas terrestres con su obús modificado M-10. Este arma es capaz de disparar municióna más de 436 metros por segundo

El tanque que paró al ejército nazi

Este tanque se ha labrado un lugar en la historia bélica. Raseiniai se convirtió en su combate más relevante. El 22 de junio de 1941 fue la fecha más importante para esta bestia. El KV-2 se fue haciendo con el poder. El 23 de junio, el ejército soviético se quedó toda la noche sobre el río Dubissa con multitud de soldados en su interior. A la mañana siguiente, abrió fuego contra el ejército alemán.

Vídeo: El brutal tanque mitad camión, mitad anfibio

Los combates se fueron sucediendo y el tanque KV-2 seguía alzándose con la victoria. Las leyendas que le rodan son numerosas pero en uno de los días clave, consiguió disparar sobre los cañones alemanes. Los alemanes, a los pocos días, trazaron un plan. En seis disparos paralizaron la torre y en las 24 horas siguientes, se pudieron acercar al vehículo soviético. 

Una vez que los alemanes supieron que el tanque había perdido, entraron en su interior y vieron a seis soldados muertos. El ejército alemán enterró a estos soldados con honores. En 1965, estos cuerpos se cambiaron al cementerio de Raseiniai. Además, en su memoria se construyó un monumento. 

Fuente: Gizmodo

Lecturas recomendadas