Logo Autobild.es

El increíble tuneo de Banksy con un Dacia Spring

Banksy Dacia Spring

De eléctrico barato a obra de valor incalculable.

Aunque estemos a finales de mayo, todavía seguimos descubriendo bromas que el mundo de la automoción llevó a cabo para celebrar el April Fools’ anglosajón, que vendría a ser el equivalente al Día de los Inocentes que se celebra en España. La última tiene que ver con Banksy, un Dacia Spring y su origen es nada menos que el de los compañeros de Top Gear.

El pasado 1 de abril, lo que debería haber dado pistas a los lectores sobre la naturaleza de los hechos, en el medio se hacían eco de una peculiar noticia: el dueño de un concesionario de coches en Grimsby, Reino Unido se encontró con la sorpresa de que un ejemplar del Dacia que tenía expuesto había sido pintado por el famoso (y desconocido) artista.

 

Siguiendo su característico y reconocible estilo, Banksy habría elegido un peculiar diseño con el que tunear el pequeño eléctrico, la también reconocible estampa de The Stig, el piloto enmascarado que lleva décadas participando en el programa del motor.

Estaba presente en la zaga del modelo, concretamente en el portón trasero, e iba acompañada del nombre del piloto, por si había algún tipo de duda.

La obra habría llamado la atención de la gente, que se habría acercado en masa al concesionario para tener la oportunidad de verla. Se le habría puesto el nombre de ‘Hope Springs Eternal’ e incluso críticos habrían dado su veredicto, señalando que tendría algún mensaje político oculto.

Obviamente, la obra de Banksy cambiaba por completo el estatus del Spring, que pasaba de ser el coche eléctrico más barato del mercado a convertirse en una pieza de coleccionista, que podría alcanzar un precio inusitado si se subastara.   

El dueño del concesionario habría declarado: “Me quedé absolutamente atónito cuando abrí esta mañana. Atónito. Un Banksy, un Banksy de verdad. En mi concesionario. Increíble. No había estado tan sorprendido desde que entró esa lechuza.

Banksy Dacia Spring

“Tan pronto como se corrió la voz, tuvimos gente haciendo cola alrededor de la manzana para verlo. Mientras tanto, me aseguré de que la fila pasara por nuestro Duster y Jogger, por supuesto. También nos deshicimos de todos nuestros folletos”, añadía.

Pero todo lo bueno tiene su contraparte mala y es que el revuelo y la atención generados por el Spring de Bansky también habría atraído la mirada de los amigos de lo ajeno que, sabiendo que es una obra que podría revalorizarse, habrían intentado robarlo en más de una ocasión.

Ante tal situación, el dueño del concesionario habría contactado con las autoridades locales para asegurar la protección del coche, ahora reconvertido en una obra de arte.

De hecho, éste tuvo ideas bastante peregrinas sobre lo que hacer con él: “Creo que podría aplastarlo. Como esa cosa que Banksy pasó por la trituradora hace unos años. Subió de valor, ¿no?”. Y es que hay quien no desaprovecha la oportunidad de hacer negocio cuando se le presenta a las puertas de su casa.

Lógicamente, todo esto fue una broma, pero bastante graciosa e interesante que estamos seguro de que más de uno se llegó a creer en su día.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.