Logo Autobild.es

Esta es la "gamberrada" de un Policía Municipal antes de jubilarse

coche radar Guardia Civil

Ha ocurrido en Vitoria, donde un veterano agente de la Policía Municipal que estaba a punto de jubilarse ha multado a más de 200 conductores en 48 horas. Las denuncias son legales y el cuerpo policial no puede hacer nada contra el agente porque lleva días jubilado.

¿Qué harías si hoy fuera tu último día de trabajo antes de la jubilación? ¿Celebrarlo con los compañeros de trabajo? ¿Despedirte de ellos? Esas serían respuestas normales en la mayoría de trabajadores, pero para este agente de la Policía Municipal de Vitoria despedirse del cuerpo era una ocasión especial, y qué mejor forma de celebrarlo que multando a más de 200 conductores.

Ha ocurrido en Vitoria, donde uno de los miembros más veteranos de la Policía Municipal decidió hacer lo que en el Ayuntamiento han calificado como una “gamberrada”. El agente, del que no ha transcendido la identidad, decidió usar el único radar móvil del que dispone la localidad y dar caza a 205 conductores que circulaban por encima del límite de velocidad.

Esto no debería resultar extraño, ya que las autoridades están para hacer cumplir la ley. Lo que hace singular a este hecho es que las multas se interpusieran en 48 horas y utilizando el radar en lugares no autorizados por el consistorio, algo que el agente llevó a cabo por iniciativa propia y sin que se conozca el verdadero motivo de esta decisión.

El agente ocultó el radar en varios lugares y cazó a 205 conductores que circulaban con exceso de velocidad

El Ayuntamiento de Vitoria tiene varios lugares señalizados en los que la Policía puede instalar el radar móvil para controlar la velocidad. Esto es el resultado de un reglamento vigente desde el año 2013 en el que se obliga a los agentes a usar siempre los mismos lugares para que los vecinos no puedan denunciar intención recaudatoria.

Estrenan un nuevo radar para poner multas desde el aire que “es nuevo y no se ha usado antes en ningún sitio”

Sin embargo, el agente decidió saltarse esta norma y tomó el radar móvil, instalado en un Ford Focus de segunda generación, para tratar de cazar a conductores que infringieran los límites de velocidad.

El Policía ocultó el vehículo en diferentes puntos del municipio, escondido de la vista de los conductores con la intención de detectar a aquellos que infringieran las normas de circulación. La indignación de los vecinos es aún mayor poque el vehículo se colocó en los alrededores de los polígonos industriales Ali Gobeo y Júndiz, por lo que la mayoría de sancionados son trabajadores.

Además, las denuncias son legales, por lo que no existe la posibilidad de reclamarlas y los conductores sancionados deberán hacer frente al pago de la multa que hayan recibido después de la “gamberrada” del agente de la Policía Municipal.

Por si esto no fuera suficiente, el cuerpo policial no puede abrir una investigación o sancionar al agente por su conducta, ya que lleva varios días jubilado. Todavía no está claro el motivo por el que el agente decidió tomarse la justicia por su cuenta y realizar una campaña de control de velocidad tan agresiva contra sus vecinos.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.