Noticia

Ford Edge ST, deportividad para el SUV grande

Ford Edge ST
Alex Morán

340 CV bajo el capó.

Dentro de Ford, Ford Performance es la crème de la crème, lo mejor que puede dar de si la marca del óvalo, algo que deja claro a distintos niveles, desde el Ford GT a las variantes RS, pasando por el formato de acceso, los ST. El fabricante acaba de desvelar su primer SUV en someterse al tratamiento, el Ford Edge ST, que continúa la línea deportiva en un nuevo formato.

VÍDEO: Ford Edge : seguimos probándolo, aquí tienes más datos

El Edge ha sido el todocamino de Ford que mejores ventas cosechó en Estados Unidos en 2017, por lo que se espera que esta nueva variante le dé un nuevo empujón. También se comercializa en Europa, pero está por verse si la versión con apellido ST llegará al Viejo Continente.

¿Qué tiene a su favor esta variante? Lo primero es un tratamiento estético específico que le aporta una imagen más dinámica. La parrilla es más ancha, lo que optimiza la ventilación; se alargan los faldones laterales, el difusor trasero aloja dos salidas de escape, la carrocería luce el típico color azul de Ford Performance y calza llantas de cinco radios dobles de 21 pulgadas.

El interior también cuenta con un acabado diferenciado, con asientos de tapicería mixta con tela en el centro y cuero en los laterales y el reposacabezas, además de con el logo ST en los respaldos. Tienen mayor apoyo lateral que los de serie, pero son menos deportivos que los de los compactos de la familia.

El elemento central, no obstante, de este Ford Edge ST es su apartado mecánico. Bajo el motor se encuentra un motor 2.7 V8 Ecoboost biturbo de 340 CV de potencia que se asocia con una caja de cambios automática de ocho velocidades y con un sistema de tracción integral. Además, monta una suspensión deportiva de tarado específico y de manera opcional se pueden montar frenos de mayor rendimiento.

Prueba del Ford Edge: la alternativa yanqui

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.