Skip to main content

Noticia

La Eurocámara quiere endurecer los controles de emisiones

La Eurocámara quiere endurecer los controles de emisiones

El Parlamento Europeo ha aprobado este martes una lista de recomendaciones para endurecer los controles de emisiones de vehículos nuevos y evitar así que se repitan situaciones como el escándalo de emisiones de Volkswagen. Entre las medidas propuestas, está la de sustituir los test de laboratorio por pruebas en condiciones reales de circulación.

Te interesa: Coche eléctrico o diésel, ¿cuál interesa más?

Ya sabíamos que Europa le ha declarado la guerra a los coches diésel, pues son muchas las ciudades que prohibirán o restringirán su utilización durante los próximos años, entre ellas, Madrid o París. Pero es que el pasado martes, el Parlamento Europeo aprobó una lista de recomendaciones con las que quieren endurecer los controles de emisiones de los vehículos nuevos, todo para evitar que se vuelvan a repetir situaciones como el escándalo de emisiones Volkswagen.

Aunque la comisión de investigación creada a raíz del ‘Dieselgate’ concluyó en febrero que la Comisión Europea conocía desde hace “más de una década” las diferencias de emisiones entre las pruebas de laboratorio y los ensayos en condiciones reales de circulación, la Eurocámara ha rechazado poner en marcha una agencia independiente que se encargue de detectar irregularidades. Esta era una de las recomendaciones de la comisión, pero en su lugar, los eurodiputados reclaman aprobar nuevas reglas a nivel europeo.

VÍDEO: 7 coches diésel que todavía podrás usar en 2020

Quieren que se realicen pruebas de emisiones en condiciones reales, que se realicen test que cubran un “amplio abanico” de situaciones, con diversas variaciones, de forma que permitan detectar la presencia de dispositivos ilegales destinados a alterar los resultados de los ensayos de homologación. Para ello, quieren aprobar nuevas normas para poner en marcha un sistema de supervisión comunitaria con “responsabilidades claramente definidas”. Además, apuestan por endurecer la vigilancia de los automóviles que ya están en circulación por nuestras carreteras.

La Eurocámara plantea un mecanismo que obligue a los países del bloque comunitario a examinar cada año al menos al 20% de los vehículos comercializados el ejercicio anterior. En caso de detectar que un fabricante ha falsificado los resultados, este podría enfrentarse a multas de hasta 30.000 euros por vehículo afectado. El borrador ha sido aprobado con 585 votos a favor y 77 en contra, ahora queda que el Consejo de la Unión Europea fije su postura para que comiencen las negociaciones.

Fuente: CarScoops, MIT TechnologyReview.

Lecturas recomendadas

Más de Especial escándalo Volkswagen